Gobierno habla de intento de fuga y familiares denuncian que fue una protesta

Balacera en el penal de Guanare dejó saldo de 55 reos muertos

balacera
7 de mayo, 2020 - 3:32 pm
J. Herrera Lobo / Agencias

Portuguesa- Una situación irregular en el Centro Penitenciario de Los Llanos (Cepella), en Guanare, originó lo que fue catalogado como «una masacre» por organizaciones de defensa de los Derechos Humanos.

Medios locales informaron que el hecho se produjo en las puertas del penal, el pasado 1 de mayo, a la 1:00 de la tarde, cuando un nutrido grupo de reclusos intento evadirse a plena luz del día y por la entrada principal.

Lea también: Se fugaron 17 presos del Cicpc San Juan, en Barquisimeto

masacre

Balacera en la puerta

Reportes de periodistas en Guanare, autoridades de rescate, bomberos y cuerpos de seguridad confirmaban el fallecimiento de 47 fallecidos, 75 heridos; 39 de ellos fallecieron de manera casi inmediata dentro del Cepella mientras que 8 perdieron la vida en el hospital de Miguel Oraá de Guanare donde fueron trasladados en patrullas, buses y algunas ambulancias.

Esta es la cifra extraoficial hasta horas del mediodía del 6 de mayo, y no se descarta que pueda aumentar en los próximos días.

Hambre

«Desde que no hay visitas por la cuarentena estamos pasando hambre porque el pase de paquetes no es igual. El viernes los guardias comenzaron con un aplique con la paquetería y un grupo de presos comenzó a protestar; a formar lío porque los guardias dejaban pasar un paquete y el otro se lo quedaban ellos.

Las mujeres afuera estaban haciendo cola desde las 10 de la mañana para ingresar la comida y eran la 12:30 del mediodía y habían pasado muy pocas y fue ahí cuando comenzó el alboroto»; relató alias «Carotica» uno de los reos del Cepella a medios locales sobre lo ocurrido minutos antes de la masacre.

Y continúa, «Carotica» quien detalla que los reos que se encuentran en el área «administrativa» junto a los «manchados» (presos que están castigados por el líder negativo de la cárcel y viviendo en condiciones deplorables) iniciaron la protesta contra los GNB cerca del comando castrense del Cepella.

«Cuando comenzó la protesta para que dejaran pasar los paquetes de comida completa, los guardias empezaron a apuntarnos y a amenazarnos. Eso alborotó todo y en un instante comenzó la plomazón» narra el presidiario que tiene un año recluido allí.

Así mismo, medios locales reseñaron que Marlin Hernández y Jessica Jiménez, esposas de dos privados de libertad sobrevivientes de la masacre, se encontraban el 1° de mayo frente al portón principal de la cárcel para hacer entrega de paquetes. Ambas aseguraron que los reos fueron brutalmente masacrados por los militares, cuando éstos reclamaban el retraso en la entrega de bolsas con comida.

 

«Ellos tenían su manifestación pidiendo el pase de comida …; no se sabe bien porqué los funcionarios frenaron el pase de comida. Muchos de los presos dicen que los militares apartaban la comida y algunos se quedaban con los paquetes y otros los dejaban pasar al penal y eso fue lo que desató toda esta sangre.

Los presos tenían varios días viendo este problema porque la comida no llegaba completa» expresó Hernández.

Detallaron que en instantes, un gran número de militares comenzaron a retirarlas a ella de la cerca perimetral.

«Nosotras también empezamos a reclamar que no nos alejaran del penal y lo poco que pudimos ver desde lejos fue cuando, en pleno tiroteo, comenzaron a entrar los guardias disparando hacia dentro. Luego de que finalizaron los disparos, comenzaron a llegar buses, Cicpc, patrullas y más guardias». dijo Hernández.

balacera

Otras versiones

Según la versión de la GNB, los custodios les dispararon a los presos cuando estos intentaron fugarse, pero que uno de los agentes intentó calmar la situación hablándoles por megáfono. Y en ese momento ya había varias decenas de muertos en el suelo. En ese momento comenzó una refriega, en la que los reos usaron armas de fuego y blancas, así como objetos punzantes y una granada para el escape. En estas acciones resultó gravemente herido el director de la cárcel, Carlos Toro, apuñalado en la espalda y en la región occipital, quien intentó mediar entre las partes.

Varela
La ministra para el Servicio Penitenciario, Iris Varela, aseguró a Últimas Noticias que el incidente se debió a un intento de fuga e informó de la apertura de una investigación para esclarecer los hechos, sin ofrecer un balance de víctimas mortales o heridos.

De acuerdo con la ministra Varela, manejan la versión de que los privados de libertad fueron conminados por un pran y su banda a irrumpir con fuerza hacia el portón de la salida. «Fueron amenazados con armas de fuego a que se fueran y asaltaron a los puestos de seguridad de la cárcel”, dijo.

La ministra no confirmó la cifra de muertos y heridos, pues prefiere esperar que concluyan las indagatorias para ofrecer un balance. Aún no se ha determinado cuál fue el detonante de este hecho.

Por su parte, la diputada de la AN, María Martínez, (PJ, Portuguesa) miembro de la subcomisión de Defensa de Derechos Humanos, se apersonó hasta el hospital de Guanare y de la cárcel para registrar los relatos de las víctimas y familiares además de denunciar que dentro del Cepella la mayor cantidad de presos «masacrados son los que estaban desarmados», por consiguiente se desprende de esta declaración que habían reos armados.

La diputada, contradice a la ministra; y considera lo ocurrido como una «masacre».

Foto: Agencia

Palabras clave
, , ,

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente