Una bala fría mató a mujer mientras dormía

1086 Tmb (22)
17 de noviembre, 2013 - 1:07 pm
Redacción Diario Qué Pasa

1086 Tmb%20%2822%29

Ivón Mendoza Polanco (48) estaba durmiendo en compañía de su esposo, cuando en la madrugada de este sábado, una bala perdida traspasó el techo de zinc de su vivienda y se alojó en su pecho. Minutos después comenzó a sentir un fuerte dolor que alertó a su pareja y la trasladó a un centro asistencial, donde falleció horas después. El hecho se registró en el barrio Las Trinitarias, parroquia Francisco Eugenio Bustamante.

Maracaibo — Angustia, desespero e indignación se vivió a las 2:00 de la madrugada del sábado al oeste de Maracaibo, cuando una bala perdida acabó con los sueños de Ivón Mendoza Polanco, de 48 años de edad. El hecho se registró en la calle 99F, con avenida 84H, del barrio Las Trinitarias, de la parroquia Francisco Eugenio Bustamante.

Ivón se encontraba durmiendo en compañía de su esposo Benjamín, cuando en horas de la madrugada una bala perdida en un ángulo de 60°, traspasó el techo de zinc de su vivienda y se alojó en su pecho.  Minutos después comenzó a sentir un fuerte dolor en el pecho que alertó a su pareja para trasladarla a un centro asistencial.

Andrea Ospino, hija de la víctima, narró desde la morgue forense de LUZ, los últimos minutos de su madre: «Mi padre la escuchó quejándose, ella decía que le dolía mucho el pecho, pensamos que se trataba de una crisis hipertensiva, ella cenó arepa con mortadela».

Allegados indicaron que Ivón botaba un poco de sangre del pecho y antes de ser traslada a un centro asistencial, vomitó sangre. 

«Me ahogo, no me dejen morir»

Esas fueron las últimas palabras de Ivón mientras era trasladada al Hospital Universitario de Maracaibo (HUM), donde los médicos también consideraban que los síntomas respondían a un ataque hipertensivo.

«Cuando llegamos, la estabilizaron, posteriormente se percataron que tenía un agujero en su pecho y que el dolor, la sangre y el ahogo es que mi mamá tenía una bala», explicó Ospino entre lágrimas.

Ivón falleció horas después de su ingreso, cerca de las 5:00 de la mañana del sábado. Se conoció que tenía 17 años viviendo en el sector, era madre de dos hijas: Andrea y Ana Esther Ospino, y era la tercera de diez hermanos.

Bala podría provenir de una miniteca

A las afueras de su residencia en el barrio Las Trinitarias, habitantes de la zona indicaron que durante la madrugada no se escuchó ningún tipo de detonación. Al parecer, la bala que le causó la muerte a Ivón, pudo provenir de una miniteca que se efectuaba en un barrio aledaño.

«Cuando se hacen minitecas por el sector acostumbran a efectuar disparos al aire, la bala que se introdujo en el pecho de Ivón pudo provenir de un barrio cercano. Además, queda cerca la granja del Cicpc que es utilizada por sus funcionarios como polígono», aseguró un vecino quien prefirió resguardar su identidad.

Exigen mayor seguridad

Vecinos del sector denunciaron que se han presentado hechos similares y que algunos vecinos se han visto afectados con balas perdidas, por lo que exigen mayor presencia de las autoridades policiales en la zona.

En 2012, un vecino del sector se encontraba en su habitación y cuando se sentó en la cama, una bala perdida rozó sus pies. Afortunadamente, las heridas no fueron mayores.

«Los fines de semana las balas provienen de otros barrios; mis hijos no duermen tranquilos. En nuestra vivienda han entrado más de tres», aseguró Roselyn Pérez.

1086 Tmb%20%2823%29

Fotos: Rafael Parra

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente