Por rabia mató a un soldador e hirió a un amigo

13 de octubre, 2015 - 4:25 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Luis Alberto Gutiérrez (32), conocido como «El Palomo»

Fotos: Edwin Urdaneta

El victimario apuntó incluso a una comisión policial del CPBEZ y estos lo detuvieron en la escena del crimen. Mueve sus influencias para salir libre

Sur del Lago
— Un sujeto encolerizado que pensó lo iban a atracar, asesinó a tiros a un soldador e hirió de dos balazos a un amigo, cuando accidentalmente chocaron en la vía Santa Bárbara-El Vigía, la noche del domingo.

Datos aportados por la policía refieren que Juan Manuel Parra Montero, de 35 años, conocido como «Jaimito» arremetió a tiros contra el par de motorizados, que instantes antes, rozaron su camioneta Ford Ranger, color blanco, placa 37S-SAN —remolcando una lancha—, y estos, al verse agredidos lo siguieron y le dieron golpes a la puerta del piloto. El sujeto, al ver la arremetida, pensó que se trataba de un atraco y los abaleó a quemarropa.

El primero en caer sin vida en el lugar fue Luis Alberto Gutiérrez Chávez, conocido como El Palomo (32) quien recibió un balazo que le perforó el corazón y el pulmón. El acompañante herido, identificado como Néstor Luis Portillo (29), recibió un impacto en el hombro derecho y se salvó porque corrió y se escudó con la mujer del agresor, al tiempo que imploraba piedad por su vida.

De inmediato Portillo fue trasladado hasta la emergencia del Hospital Santa Bárbara por allegados. Está fuera de peligro. Mientras que la policía del  Zulia, que observó la acción y que incluso fueron apuntados por Parra Montero, arrestó al victimario y el caso pasó a orden de la Fiscalía 16ta. del Ministerio Público. Se dice que el agresor usa sus influencias para salir en libertad a como dé lugar bajo fianza, alegando que trató de defenderse en el atraco.

El infortunado al momento de los disparos era copiloto. Se desplazaba en una motocicleta TX, color azul con negro, placa AG1C04G. El mismo residía en la avenida 17 del sector Ciro Morales, parroquia Santa Bárbara y dejó dos hijos. Familiares y allegados alegaron que el las victimas eran personas trabajadoras que disfrutaban de un asado y una noche de copas que terminó con olor a plomo y sangre.

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente