Padre del escolta asesinado: «Mi hijo no era un robacarros»

1231 23AAA
22 de abril, 2014 - 3:29 pm
Redacción Diario Qué Pasa

El progenitor del hoy occiso dijo entre lágrimas que su hijo no era ningún delincuente. Será enterrado hoy.

Maracaibo
— En medio del dolor y la desgracia de perder a su único hijo, Guillermo Morales, padre de Ériko Alonso Morales Portillo, el escolta que fue asesinado el pasado domingo de tres disparos luego de que se negara a entregar su motocicleta y una pistola; el progenitor del hoy occiso describió a su hijo como un hombre deportista, decente, decidido, sin miedo a nada ni a nadie.

«Él (Ériko) no se dejó robar de nadie, se le fue encima a los hombres que le querían robar el arma que tenía, ellos eran tres y pudieron más que él, por eso lo mataron», dijo Morales.

Morales Portillo era escolta de las hijas del dueño de la Clínica Paraíso desde hace dos años. «Ériko se ganó la confianza de toda la familia, por eso siempre le daban la responsabilidad de cuidar a las hijas del dueño de la clínica», agregó el progenitor.

Los actos fúnebres se realizaron en su casa, ubicada en la urbanización La Paz, I etapa casa 96J-38. Hoy a las diez de la mañana será el entierro de Ériko Morales, en el cementerio Corazón de Jesús.

«Mi hijo no era un delincuente»

Pese a un acta emitida por el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) donde se afirma que Morales Portillo fue presentando el 23 de junio de 2006 ante el Juzgado Noveno de Control del estado Zulia por ser acusado de robo agravado de vehículos y resistencia a la autoridad. Guillermo Morales, padre del hoy occiso, negó está información: «Mi hijo no era ningún ‹robacarros›, él era un muchacho decente que no tenía enemigos, no sabemos de dónde sacaron esa información algunos medios de comunicación».

1231 24Foto%20Principal%20%281%29%20copy

1231 24Foto%20Principal%20%282%29%20copy

Fotos: Alfredo Chinaleong

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente