Murió indigente arrollado por una gandola mientras pedía limosna

1488 23AAA
9 de enero, 2015 - 2:01 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Foto: Carmen Salazar

El hombre había sido arrollado en tres oportunidades, estaba entregado al mundo del alcohol y las drogas.

San Francisco — Los días de indigencia acabaron para José Hilario Basabe González (52), quien la mañana de ayer murió al ser arrollado por una gandola tipo chuto, placas A50A00, en el semáforo ubicado en la intersección de la calle 171 de la urbanización La Coromoto y la vía que conduce a La Cañada.

El suceso se registró a las 11:20 de la mañana. Basabe tenía su pierna derecha amputada y desde hace muchos años se asentaba en las calles más concurridas de San Francisco para pedir limosna en su maltrecha silla de ruedas.

Ayer, no fue la excepción, pero al parecer su imprudencia, producto de la ingesta de alcohol y drogas lo llevaron a la muerte. Según un testigo, la gandola venía en sentido La Coromoto hacia La Cañada, su conductor esperaba el cambio de luz para poder cruzar, incluso intercambió algunas palabras con Basabe, a quien también conocían como «El Mocho», pero este al momento de colocarse la señal  en verde trató de pasar a la otra acera, pensando que el  chofer del vehículo de carga pesada se percataría de su intensión, pero este arrancó y las morochas del camión tumbaron al minusválido dejándolo casi irreconocible.

El hombre al sentir el estruendo se bajó del camión y al ver la escena cayó en una crisis nerviosa. Los agentes del Cuerpo de Policía Bolivariana del Estado Zulia (CPBEZ) lo detuvieron de inmediato, pero los testigos de la zona salieron en su defensa y recogieron firmas sosteniendo que el hoy occiso tuvo la culpa de la tragedia. Yaneth Basabe, hermana de la víctima, lamentó lo sucedido, pero comentó que no era la primera vez que ocurría algo dramático con su familiar, puesto que este desde muy joven se había lanzado al mundo de los vicios e incluso tenía problemas psicológicos.

«Nosotros lo internábamos en casas de ayuda para indigentes y de allí se escapaba. Fue arrollado tres veces», dijo la mujer. Era el sexto de 10 hermanos y dejó dos hijos en la orfandad.

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente