Matan de una puñalada en el pecho a joven politólogo

1361 23AAA
31 de agosto, 2014 - 1:52 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Miguel Eduardo Insignares Corrales (21), fue interceptado por dos «choros» cuando caminaba con una amiga en el centro de la ciudad.

Maracaibo — Eran las 3:00 de la tarde de este sábado cuando Miguel Eduardo Insignares Corrales salió de su trabajo en la calle 72, con avenida 10, al norte de Maracaibo.

Un par de horas más tarde, el muchacho junto a una amiga —a quien acompañó para que no se fuera sola―, caminaron hasta la avenida 4, para montarse en un carrito por puesto de Bella Vista, que los dejaría en el casco central de Maracaibo.

Al bajarse de la unidad de transporte público el joven de 21 años y su acompañante caminaron hasta la avenida Libertador, donde tomarían otro carro hasta sus respectivos hogares.

Protegió a su amiga

Ya eran aproximadamente las 7:00 de la noche, cuando un par de maleantes, le salieron al paso con sendas navajas para despojarlos de sus pertenencias. Sin embargo, Insignares tuvo, para ese momento, un instinto sobreprotector con su amiga y le gritó «¡corre!, ¡corre!», quedando a merced de los delincuentes.

A sus verdugos no les tembló el pulso para decidir liquidarlo de inmediato. Uno de ellos, brioso tomó el arma blanca y lo asesinó. Una puñalada encestada en el pecho bastó para quitarle la vida al infortunado.

Tras cometer el crimen, los hampones lo despojaron de su celular y billetera, y corrieron a escabullirse entre los tarantines, que en la mayoría de los casos les sirven de guarida o refugio, cuando andan «cazando» víctimas.

Se desangró

El cuerpo del muchacho quedó entre la oscuridad tétrica de la zona y un charco de sangre.

Varios «carretilleros» pasaron por el sitio, al verlo lo montaron en el improvisado transporte y con un esfuerzo infructuoso lo llevaron hasta la emergencia del Hospital Chiquinquirá.

Los médicos de guardia nada pudieron hacer por Miguel Insignares, la herida y la pérdida abrupta de sangre no le dejaron ni una miga de oportunidad para sobrevivir.

Parientes de la víctima lamentaron el hecho en las inmediaciones de la morgue forense de la Facultad de Medicina de LUZ, donde funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC) trasladaron el cuerpo del occiso.

Los familiares hacen un llamado a las autoridades, para que refuercen el patrullaje en el lugar las 24 horas, para evitar este tipo de actos delictivos, en donde mueren inocentes.

La policía científica está tras la pista de los homicidas. Fueron interrogados familiares, la amiga, testigo del hecho, y unos buhoneros.

Estudioso, músico y trabajador

Miguel Eduardo Insignares Corrales trabajaba en la venta de jugos Succo, en la calle 72, sin embargo desde hace un año egresó de la Universidad de Zulia en la carrera de Ciencias Políticas.

El muchacho de 21 años, aspiraba ingresar a la Universidad Rafael Belloso Chacín para estudiar Ingeniería en Computación. El lunes iría a inscribirse.

Un hermano del infortunado lo describió como «buen muchacho, inteligente y optimista».

El pariente reveló que además tocaba guitarra, teclado y otros instrumentos musicales.

La víctima era el segundo de tres hermanos, y vivía con sus padres en la urbanización La Paz.

1361 23A%20Carita

Fotos: Ana Moreno

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente