«El día que me muera mis hijos se van conmigo a la tumba»

1358 21AAAAAA
28 de agosto, 2014 - 1:53 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Foto: Diego Graterol

!El diablo anda suelto! exclamó la mujer antes de morir. El sexagenario que se incendió en Zapara murió ayer en la tarde.

Santa Rita — El mal anda suelto. El mismo día, en hechos diferentes, Carmen Noelia López de Quevedo (26) y Mervin Francisco Trujillo Paulino (65) decidieron incendiar sus viviendas y acabar con sus vidas, no conformes, querían acabar también con la vida de sus hijos.

El primer suceso ocurrió en el sector Barrancas, perteneciente a la parroquia Pedro Lucas Urribarrí, a las 2:30 de la madrugada del martes.

«El día que me muera mis hijos se van conmigo a la tumba», habría sido la promesa que en los últimos días Noelia repetía constantemente bajo una fuerte depresión y en medio de ataques repentinos de ira cada vez que recordaba los constantes problemas que sostenía con su esposo Elvis Quevedo (30), con quien compartió 10 años de su vida y le dio un hijo.

A las afueras de la morgue forense de la Facultad de Medicina de LUZ se encontraba Elvis, preocupado por lo sucedido, pero tranquilo narró la espeluznante escena que le tocó vivir.

«De un año para acá se volvió violenta, todo le molestaba, por todo discutía y la relación se volvió insostenible», dijo Quevedo.

El hombre agregó que su mujer sospechaba que le era infiel, sin embargo, desmintió esa versión alegando que su trabajo le quitaba mucho tiempo. «Mi familia y yo trabajamos haciendo ropa y solo hay dos máquinas de coser, me tocaba el turno de 6:00 de la tarde hasta las 3:00 de la mañana y ella pensaba otra cosa».

Asimismo, Elvis recordó la fatal escena de dolor que le tocó vivir al ver a su hijo Kendry Quevedo (8) prendido en llamas luego de que su propia madre, tras rociar gasolina en la vivienda, le prendiera fuego con el niño y su otra hija de 21 años de edad —Angeli López— adentro.

«Me despertaron los gritos de la gente, cuando vi fue a Kendry prendido en llamas, lo arropé con una sábana y me lo llevé al hospital», señaló el padre.

Desgarrador momento

«Papi tengo frío», fueron las palabras del pequeño Kendry mientras era trasladado al centro asistencial para ser atendido. El pequeño presentó 80% de quemaduras de tercer grado en todo su cuerpo, mayormente en la cara, brazos y piernas, permanece recluido en el Hospital Coromoto de Maracaibo. Su estado de salud es delicado.

Madre desalmada

Angeli al darse cuenta de la situación, forcejeó con su madre, quien intentó ahorcarla en medio de la discusión. La muchacha se percató de la presencia de su hermanito y le gritó «corre Kendry, corre». La inocente criatura intentó escapar, pero su propia madre lo tomó del brazo y lo lanzó a las llamas. Angeli salió ilesa gracias a que logró escapar de su madre y de las llamas que consumieron rápidamente a Noelia, causándole la muerte.

Elvis Quevedo agregó que había construido una pequeña pieza en un terreno que sobraba en la vivienda con la finalidad de tener un poco más de privacidad con su pareja, ya que en la casa vivían las otras tres hijas de Noelia y no quería incomodarlas. La mujer tenía todo preparado, la bombona de gas mucha tela en la cama y en el piso.

Murió el de Zapara

La tarde de este miércoles, Mervin Francisco Trujillo Paulino, el sexagenario que se roció gasolina en su vivienda ubicada en la urbanización Zapara, tras discutir con su esposa, murió tras permanecer casi 24 horas en el Hospital Coromoto, en Maracaibo.

La intención que tuvo el hombre era acabar con la familia completa, sin embargo, su esposa y las dos hijas lograron salir antes de ser consumidas por las llamas.

Iraida Simanca, esposa de Trujillo, manifestó que el hombre la maltrataba y la había amenazado con matarla.

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente