Con ritual wayuu despidieron al chofer asesinado en Raúl Leoni

28 de febrero, 2014 - 2:32 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Foto: Ana Elisa Moreno

Maracaibo — Más de 300 personas entre familiares, amigos, vecinos y choferes de la ruta de buses de Raúl Leoni, le dieron el último adiós a Harry José Rangel Salazar. La casa de la mamá de Rangel, sirvió como última morada para que, con un ritual wayuu, despidieran al chofer.

Siete mujeres vestidas de rojo, cargaron el ataúd de Harry Rangel hasta el cementerio, esto, según la cultura Wayuu como un clamado de venganza, para que su asesino muera en cualquier momento. La esposa del occiso, Yusmely Zambrano dijo que no han tenido respuestas por parte de las autoridades para dar con el paradero del hombre que asesinó a su esposo, exigió justicia para el caso.

Manuel Salazar, tío del chofer, mencionó que su sobrino era un hombre trabajador, que se levantaba todos los días a las 4:00 de la mañana y regresaba a las 9:00 de la noche. También agregó que se desconoce quién pudo ser el responsable del hecho ya que Harry nunca había recibido amenazas.

Jhoángel Marín, fiscal del colectivo Corazón de Jesús, línea de tránsito para la que trabajaba el infortunado, describió a Rangel Salazar, como un hombre trabajador que luchaba por las mejoras laborales para sus compañeros de trabajo. «Él trabajaba desde los 18 años en los de buses de Raúl Leoni que cubre la ruta Centro-El Marite de lunes a domingo, no descansaba ni un día», completó Marín.

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente