El primer trasplante se realizó en marzo de 2017

Pacientes de primer trasplante con células iPS de donantes evolucionan bien

FotoJet-2019-04-18T071021.369-700x350
18 de abril, 2019 - 10:48 am
Carol Morán/ Agencias

Los pacientes que recibieron por primera vez un trasplante con células de pluripotencia inducida (iPS) de un donante, concretamente en la retina, evolucionan adecuadamente dos años después, informó este jueves el equipo responsable de las operaciones.

Los cinco pacientes, afectados de degeneración macular de retina, un trastorno ocular intratable que puede causar ceguera, recibieron una inyección de una solución con células retinianas desarrolladas a partir de otras iPS procedentes de donantes, como parte del estudio clínico liderado por el centro de investigación estatal Riken.

El primer trasplante se realizó en marzo de 2017. “Hemos confirmado la seguridad” del método, dijo la institución en un comunicado difundido en su página web.

Las células trasplantadas se adhirieron bien y un paciente cuyo cuerpo mostró cierto rechazo lo superó con medicamentos, explicó la investigadora japonesa Masayo Takahashi, líder del proyecto, en la presentación del primer informe sobre la recuperación posoperatoria.

De los cinco pacientes, cuatro han mantenido su nivel de agudeza visual tras la intervención y uno ha experimentado una mejoría en la visión, de acuerdo al informe, presentado con motivo del 123 encuentro anual de la Sociedad japonesa de oftalmología.

El equipo quiere ahora realizar nuevos ensayos clínicos para averiguar la efectividad del tratamiento para otras afecciones.

Las iPs son células que se convierten en cualquier tipo de tejido mediante un proceso de reprogramación.

En estos casos concretos, los investigadores utilizaron células almacenadas en al Universidad de Kioto (oeste) que fueron diseñadas para reducir el riesgo de rechazo inmune.

El uso de células iPS almacenadas procedentes de donantes puede reducir el coste y tiempo de cultivo para trasplantes en comparación con aquellas tomadas del propio paciente, según el equipo.

Takahashi y otros investigadores fueron también los artífices de la operación pionera con iPS en humanos realizada en Japón en 2014, aunque en aquella ocasión se usaron células de la propia paciente.

La Universidad de Kioto, institución de referencia en este campo, participa en varios proyectos para adaptar el tratamiento con iPS a otras enfermedades como el párkinson o las lesiones medulares.

De esta universidad forma parte el profesor Shinya Yamanaka, el considerado padre de las iPS por desarrollar el método para crear estas células mediante la reprogramación de células maduras, que le valió en 2012 el Nobel junto al británico John Bertrand Gurdon.

Palabras clave
, , ,

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente