Buscar economía puede dañar severamente tu piel

Maquillaje pirata, ¿aliado confiable o enemigo letal para la piel?

20 de febrero, 2020 - 4:05 pm
A. Carrillo / O. Cardozo

Producto de la situación del país, algunas personas, para no perder estatus, compran maquillaje imitación que es barato, pero casi siempre «lo barato sale caro”

Maracaibo– Para nadie es un secreto que la mujer venezolana es coqueta por naturaleza, forma parte de su día a día utilizar productos que realcen su belleza. De igual forma, es bien sabido que todo producto estético y cosmético de buena calidad es costoso.

Sumado a esto, la crisis económica y social que atraviesa Venezuela, ha motivado a que una gran cantidad de personas adquieran productos de dudosa procedencia, atentando así contra su salud dermatológica sin tener conocimiento sobre ello.

En la actualidad es muy fácil conseguir maquillaje de alta calidad, sin embargo el precio de un kit básico de maquillaje original, incluyendo base, polvo compacto, máscara de pestañas, lápiz labial y rubor, puede costar más de 20 dólares.

Teniendo en cuenta que el costo de la versión «pirata» o la imitación de dichos productos no llegan ni a la mitad del costo del original, no es de sorprenderse que el uso de productos cosméticos de dudosa procedencia se popularice y se convierta en un problema de salud pública.

Graves consecuencias

Como dice el dicho lo barato sale caro y de esto no está exento el maquillaje.  Comprar imitaciones es económico, eso es cierto, también es cierto que puede funcionar, corregir imperfecciones a simple vista y difuminarse muy bien. Pero al no estar correctamente probado, su uso continuo puede tener graves consecuencias para el rostro. El dermatólogo Juan Carlos Rangel afirmó en una entrevista para QUÉ PASA aseguró que ha aumentado el número de pacientes en su consultorio por el uso de productos no reconocidos.

«La base bioquímica no es la misma que se utiliza en productos reconocidos, los productos (imitación) que no tienen un control de calidad muy riguroso terminan dando algún tipo de reacción en la piel», dijo el especialista.

En ese orden de ideas, Rangel confesó que el uso prolongado de estos cosméticos puede provocar cuadros alérgicos, dermatitis de tipo seborréicas o atópicas de contacto y máculas o manchas inflamatorias.

Por su parte, la maquilladora profesional Molly Sierra, sentenció «Los productos réplica no son más que un poco de componentes que no son legales, que traen consecuencias a largo y corto plazo».

Dudosa procedencia

Tanto el dermatólogo como la maquilladora profesional, resaltaron que las réplicas de cosméticos son de dudosa procedencia, «porque nadie da fe de que el componente de verdad esté presente en el producto».

«Algunos de los elementos que presumen tener son Aloe Vera, Glicerina, pero si estos elementos no son, sino que fueron sustituidos ¿Cómo sabes tú? Si no tiene el control riguroso que debe tener», expresó el dermatólogo Juan Carlos Rangel.

Además, resaltó que ningún comerciante que distribuya dichos productos, puede determinar que su mercancía cumple con los requisitos sanitarios o de línea cosmética necesarios para su comercialización legal.

En concordancia con Rangel, la profesional del maquillaje, Molly Sierra; aseguró que «la mayoría de los componentes de las réplicas son mercurio, aluminio, pinturas, bacterias y plomo».

Continuó diciendo que muchos de ellos contienen esos componentes porque es una forma «barata» de que los pigmentos se adhieran a la piel o se vean «más lindos», sin embargo, recalcó «son portadores de sustancias terribles para la piel».

Los especialistas estuvieron de acuerdo con que la piel está expuesta a todo tipo de bacterias, pero cuando se trata de maquillaje barato es «mucho peor».

Falta de ética

Molly Sierra, maquilladora profesional con más de cinco años en la industria de la belleza.

Molly Sierra manifestó su desagrado hacia los «seudo-profesionales» que atentan contra la salud dermatológica de sus clientes aplicando productos de dudosa procedencia en su piel.

Explicó que «el maquillaje original en sí, en su mayoría es caro, porque son usados por profesionales en la materia como Morphe o Tarte; pero estos productos son de uso profesional», y aseveró que «la calidad no se compara con la cantidad».

Los productos de alta gama son previamente probados, cumplen con todos los requisitos sanitarios y de línea cosmeocéutica reconocida, mientras que las réplicas no cumplen con el mínimo de requisitos requeridos.

Asimismo especificó que  estos cosméticos no reconocidos pueden causar severas erupciones, daño en la vista e, incluso, herpes.

Productos recomendados

Ambos especialistas hicieron hincapié en que no hay razón para no tener un correcto cuidado de la piel.

El doctor Rangel especificó que lo primordial para mantener el cutis sano «es tener una alimentación balanceada, rica en colágeno, vitamina C y vitamina A. Se debe usar protector solar con filtro mayor a 50, aplicarlo a las 7am, 11am y 3pm. Si va a piscina o playa cada 30 minutos. Consumir mucha agua, usar un jabón adecuado a tu tipo de piel».

Eso es lo más básico, aclaró, pero también existen en el mercado gran variedad de cremas hidratantes y anti envejecimiento que ayudan a mantener la piel «radiante».

En cuanto a productos  de maquillaje también se consiguen marcas de buena calidad y económicas, como la línea de cosméticos Dolce Bella y los polvos compactos Nailen. Estas empresas ubicadas en Colombia, producen material de calidad que no es dañino para la piel, sin embargo no escapa de la piratería, por tal razón el consumidor debe tener ojo clínico al momento de comprar alguno de estos artículos.

¿Cómo identificar los artículos «piratas»?

En primer lugar se debe tomar en cuenta el lugar donde se compra, la procedencia de la marca y el precio que te ofrece el comerciante por el producto.

El maquillaje original, exceptuando a las marcas Dolce Bella y Nailen, es traido desde Estados Unidos, por tal razón el precio es, naturalmente, más elevado y el costo aumenta dependiendo del reconocimiento de la marca.

Los productos firmados por Maybelline, Revlon, Wet n Wild y Elf, considerados «maquillaje de farmacia» en otros países aquí no son tan accesibles, sin embargo, puede encontrarse su versión original en tiendas virtuales. El precio mínimo de un polvo compacto (producto básico para cualquier kit de maquillaje) es de 5 dólares. Si alguien le ofrece un precio menor a ese, tenga por seguro que es una imitación.

Las marcas colombianas son de fácil acceso para cualquier consumidor, tratándose de locación y costos, pues están presentes en los distintos centros comerciales de la ciudad y también podemos ver estas líneas cosméticas, en su versión original, en el centro de la ciudad.

Los artículos de maquillaje, cuya imitación tiende a distribuirse ampliamente en la ciudad, son los pertenecientes a las marcas Kylie Cosmetics, KKW Beauty, Huda Beauty, Morphe, Farsali, Mac y Clinique.

Foto: Agencias

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente