El coronavirus no puede considerarse un hecho aislado

¿Cómo hacer que nuestras edificaciones sean una barrera de prevención frente al nuevo Covid-19?

27 de junio, 2020 - 11:53 am
Angel Araujo Primera

Seleccionar e implementar adecuadamente las unidades de filtración de alta eficiencia en un único espacio, puede ser altamente eficaz para reducir o disminuir consistentemente las concentraciones de aerosoles infecciosos

Maracaibo.-Situaciones como la del Covid-19 no pueden considerarse hechos aislados. En las últimas dos décadas se han suscitados al menos seis episodios (incluyendo el actual) con el poder de afectar globalmente a la población, a saber, SARS, MERS, Gripe Aviar, Zika y Ébola.

Ahora bien, ¿de que manera haríamos de nuestras edificaciones una barrera de prevención frente al nuevo Covid-19? Pués mejorando las condiciones ambientales interiores de las distintas edificaciones de nuestra ciudad (residenciales, comerciales, hospitalarias, industriales), por supuesto, con la solución acorde a cada caso en particular y en función de sus características, aplicación o uso, tránsito de personas, densidad ocupacional, entre otros.

La transmisión del SARS-CoV-2 por el aire es lo suficientemente probable como para que la exposición por vía aérea al virus deba ser controlada, para ello, es menester hacer cambios en las edificaciones y sus funcionamientos, sobre todo en los sistemas de acondicionamiento y ventilación.

Pero, ¿por que nos concentramos en edificaciones (espacios cerrados con personas en su interior) y no en los espacios abiertos? Simple: la ventilación natural ha sido ampliamente sugerida e implementada con éxito en el manejo de diversas enfermedades epidémicas a lo largo de la historia de la humanidad. Sabemos en principio, que la transmisión de este y todos los virus, se produce a través de gotitas respiratorias expelidas al hablar, toser, estornudar o inclusive comer por parte de una persona infectada, cuya trayectoria de flujo se vería afectada por las condiciones locales del aire (velocidad, temperatura y humedad).

Estas gotitas aerotransportadas son conocidas como “gotas de Flügge” (gracias al higienista y bacteriólogo alemán Karl Georg Willhem Flügge, quien las identifica y describe por vez primera en 1890), siendo éste el hito de partida de todo lo concerniente al posterior desarrollo de la infectología y el manejo de aire en espacios confinados, de mención obligatoria.

Es por lo que, debemos vincular de forma clara y definitiva la condición aerotransportada del Covid-19 a la propagación y al contagio, además de vincularlo, por supuesto, con las normas de higiene y salubridad, distanciamiento social, uso de la mascarilla, y todo el protocolo activado a nivel mundial por las autoridades; pero estos últimos aspectos, no son parte de este tema, y mucho menos pertenece a nuestra área de especialización, para desarrollar esos puntos están los respectivos especialistas.

El acondicionamiento del aire

De vuelta a lo nuestro y habiendo establecido la relación del virus con la aeropropagación, realizaremos una serie de precisiones y medidas a ser tomadas en las diversas infraestructuras de nuestra ciudad: Las instalaciones de acondicionamiento ambiental de las diversas edificaciones, ventilación, confort, flujos de aire y filtración, juegan un papel determinante en situaciones como el Covid-19, ya que ayudan a reducir la concentración de SARS-CoV-2 en el aire y por lo tanto, el riesgo de transmisión por esta vía.

Los espacios NO acondicionados con ocupación de personas, pueden provocar estrés térmico en ellas, como amenaza directa sobre su vida y reducción de su resistencia a la infección, lo cual, es lo menos recomendable, por decir lo menos, en casos de pandemia.

En cuanto a la filtración, la ASHRAE (American Society of Heating, Refrigerating and Air-Conditioning Engineers, por sus siglas en inlgés –Sociedad Americana de Ingenieros en Calefacción, Refrigeración y Aire Acondicionado–), sugiere la aplicación de unidades de purificación de aire de partículas de alta eficiencia, mejor conocidos como filtros de aire tipo HEPA (High Efficiency Particulate Air, por sus siglas en inglés –Alta Eficiencia de Partículas de Aire) Nivel A. La implementación de lámparas UV-C, quizás en su versión mas potente a través de fotocatalizadores, es otra recomendación de ASHRAE como agente de reducción de la contaminación microbiana y virulenta, clasificación Nivel A.

En conclusión, la filtración de partículas de alta eficiencia en sistemas centralizados HVAC (Heating, Ventilating Air Conditioning, por sus siglas en inglés) reduce la carga aérea de partículas infecciosas,  estrategia que disminuye de manera importante el transporte de una zona a otra cuando comparten un mismo sistema centralizados HVAC con recirculación de aire.

Seleccionar e implementar adecuadamente las unidades de filtración de alta eficiencia en un único espacio, puede ser altamente eficaz para reducir o disminuir consistentemente las concentraciones de aerosoles infecciosos en esta área y, si aunado a esto, incorporamos la luz UV-C al sistema HVAC, el cual inactiva microorganismos y virus dañando su estructura evitando así su replicación molecular cortando la cadena de propagación, estaremos obteniendo un espacio (ambiente interior) con un nivel purificación de un 99.9%.

final, el uso de la mascarilla o “tapaboca” no se justifica en ambientes al aire libre con buena ventilación y baja densidad poblacional, sin embargo, para un espacio confinado con mayor densidad poblacional y poca ventilación o sin acondicionamiento ambiental, el “tapaboca” es un salvavidas; pero su uso inadecuado puede causar efectos contrarios a la salud, como problemas respiratorios potenciales debido a un uso prolongado de ellos, sensación de ahogo o asfixia por recirculación de CO2, entre otros trastornos, sobre todo a personas mayores, pero reitero, en espacios críticos, como los mencionados, puede proveer beneficios importantes sociales y psicológicos.

Si nuestras edificaciones, cumplen con las recomendaciones que he mencionado a lo largo del artículo, el uso del molesto “tapabocas” dentro de éstas se reduciría notablemente, por no decir a totalidad, dado que tendríamos un ambiente interior con aire respirable sano, purificado y aséptico, siempre cuidando la protocolización en tiempos de pandemia.

El Ing. Angel Araujo Primera, autor de esta nota, es Especialista en SAECAI (Sistema Ambiental de Edificaciones con Calidad de Aire Interior). Graduado de Ingeniero mecánico en la Universidad del Zulia) en 1992. A través de la empresa Maravense relacionó tempranamente con la industria petrolera.  En Cermodelo Polar trabajó como jefe de Sala de máquinas en gerencia de Servicios de planta.

Funda su primera empresa Servicios de Ingeniería y Proyectos, CA (SIPCA) en 1995 trabajando en plataformas petroleras, en Palacio de Eventos de Venezuela. En febrero de 2008 funda Servicios Integrales de Proyectos, CA (Servinproca) hasta la actualidad. El hospital Madre Rafols, diversos ambulatorios, y el Hospital Universitario figuran entre su lista de trabajos realizados. Múltiples adiestramientos e implementación de sistemas de  tratamiento de aguas blancas, energías sostenibles, sistemas de administración energético, bioseguridad hospitalaria, SAECAI destacan en sus actividad actual.

 

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente