LUZ contrata sin el RNC

1139 4
14 de enero, 2014 - 12:41 pm
Redacción Diario Qué Pasa

1139 4

Foto: Archivo

Esa compañía forma parte del entramado empresarial que más dinero ha obtenido de la institución académica en un año.

Jorge Palencia, rector de La Universidad del Zulia (LUZ), contrató a la empresa Obras Integrales ZF —propiedad del matrimonio Zárraga Fuenmayor— pese a que esa compañía está suspendida por el Registro Nacional de Contratistas (RNC). La institución académica le debe, según su propia relación de deudas de noviembre de 2013, más de 14 millones de bolívares. La legislación prohíbe expresamente que ningún organismo público pueda mantener una relación contractual con una sociedad no ajustada a derecho.

El rector, de nuevo, se ha saltado a las bravas la legislación venezolana en materia de contrataciones públicas (¿Recuerdan el affaire de Ciudad Colorama que se inició cuando el actual rector era vicerrector administrativo?) y ha beneficiado a ese entramado empresarial constituido por las sociedades Inversiones y Construcciones Dubay, Soluciones Integrales ZF y Obras Integrales ZF, dos de las cuales —las dos primeras— carecían de experiencia alguna para realizar construcciones, obras y servicios de mantenimiento, según los datos del Registro Nacional de Contratistas, como develó ayer QUÉ PASA.

Violación de la ley

Jorge Piña, aparentemente hizo caso omiso a la Ley de Contrataciones Públicas e, incluso, a las reformas a las que ese texto normativo ha sido sometido. Salvo que existan intereses furtivos, nadie se explica cómo, pese a la autonomía universitaria y el uso de dinero público, una institución académica de reconocido prestigio puede cometer semejantes errores o violaciones de la ley.

El rector de LUZ, según la memoria de la deuda del año 2013 —solo hasta el 21 de noviembre— que mantiene con 27 contratistas y que asciende a 82,3 millones de bolívares, adeuda a Obras Integrales ZF más de 14 millones de bolívares.

Esa sociedad está suspendida por el Registro Nacional de Contratistas desde agosto del año 2011, circunstancia por la que no podía ni presentar ofertas, ni realizar trabajo alguno con cualquier institución de la administración pública.

Sin embargo, Jorge Palencia, como máxima autoridad de LUZ, permitió que ejecutara obras de construcción y mantenimiento —falta verificar qué obras fueron— con esa casa de estudios superiores, vulnerando de esta manera la Ley de Contrataciones Públicas.

Normas de obligado cumplimiento

El artículo 29° de ese texto normativo y de obligado cumplimiento es tajante y categórico: «Para presentar ofertas en todas las modalidades regidas por el presente Decreto con Rango, Valor y Fuerza de Ley, cuyo monto estimado sea superior a cuatro mil unidades tributarias (4.000 UT) para bienes y servicios, y cinco mil unidades tributarias (5.000 UT) para ejecución de obras, los interesados deben estar inscritos en el Registro Nacional de Contratistas».

El artículo siguiente de esa misma ley es todavía más concluyente y definitivo: «Las personas naturales y jurídicas —caso Obras Integrales ZF— inscritas en el Registro Nacional de Contratistas tendrán la obligación de actualizar anualmente sus datos en el respectivo registro. Quedarán suspendidos del Registro Nacional de Contratistas, quienes hayan dejado de actualizar sus datos».

La contratación de esa compañía por parte de LUZ evadió ambas disposiciones legales. Al margen de la responsabilidad penal, administrativa o civil, también, la misma ley subraya que quienes «acuerden o nieguen de manera injustificada la inscripción y actualización en el Registro Nacional de Contratistas o incumplan los plazos establecidos para ellos», serán sancionados.

Además, llama poderosamente la atención que precisamente, la deuda más alta que tiene LUZ con una empresa contratista es, curiosamente, Obras Integrales ZF, que asciende a más de 14 millones de bolívares.

Qué es Obras Integrales ZF

Obras Integrales ZF es una sociedad inscrita en Registro Tercero de  Maracaibo el 10 de marzo de 2009. Su capital social era de 500.000 bolívares y figura como dirección fiscal una villa del barrio Los Olivos. Su objeto principal son las obras, aunque también puede dedicarse a la importación y exportación de maquinarias.

Esa compañía la preside Libia Fuenmayor de Zárraga. Su esposo, Edwar Zárraga Fuenmayor, figura como vicepresidente. Hasta aquí todo normal. Sin embargo, ese matrimonio también es propietario de Inversiones y Construcciones Dubay y de Soluciones Integrales ZF.

Obras Integrales ZF tenía una experiencia profesional de 13 meses antes de ser suspendida por el Registro Nacional de Contratistas y cuenta con cinco trabajadores de promedio anual.

Según el Registro Nacional de Contratistas, realizó trabajos de obras y mantenimiento para LUZ desde el 2 de abril del año 2009 hasta el 30 de mayo de 2010. A partir de esa fecha se le pierde la pista. Ahora, el 26 de noviembre de 2013, sin embargo, aparece como la empresa a la que la institución universitaria le adeuda más dinero que a cualquiera de las otras 26 contratistas.

Contubernio y opacidad financiera

La gestión económica y financiera del rector de la Universidad del Zulia, Jorge Palencia, se parece a cualquier manejo, menos al manual más elemental de contabilidad y gestión administrativa. Ocultar desde noviembre del año pasado el estado de la deuda de LUZ, que, por cierto, es pública y recibe ingentes sumas de dinero de los venezolanos, es cuanto menos una práctica de tabernaria de opacidad asumida como corcel de batalla ante los ciudadanos.

El contubernio, esa cohabitación o amancebamiento con la ilegalidad o próxima a ella, también se declara como otra de las prácticas más habituales que aparentemente parece dominar el rector. En sus actuaciones el rector Palencia parece considerar que el dinero de LUZ es suyo, que puede hacer lo que quiera con él y distribuirlo a cualquiera.

El ejemplo más claro es el de las compañías Inversiones y Construcciones Dubay, Soluciones Integrales ZF y Obras Integrales ZF, pertenecientes al matrimonio Zárraga Fuenmayor, que comparten el mismo domicilio social en Los Olivos, el mismo objeto profesional y, sin embargo, salvo la última, que trabajó un año para LUZ, tienen experiencia «cero años», según el Registro Nacional de Contratistas.

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente