La gente amanece a las puertas de Bicentenario

2A 1 01
25 de julio, 2015 - 12:09 pm
Redacción Diario Qué Pasa

2A 1 01

La gente entró a Bicentenario como en una persecución de toros: corriendo y con miedo

Fotos: Diego Graterol

Los ciudadanos de bien suplican entre lágrimas que humanicen el sistema. La necesidad obliga a soportar la humillación para comprar al precio justo

Maracaibo — La familia con recursos económicos mínimos se ve en la necesidad de someterse al suplicio de comprar en la red pública de alimentación, para lograr rendir el dinero, pero el método actual es amanecer para anotarse en una lista que hacen los mismos empleados de Bicentenario, con la cédula de las personas, y los inscritos podrán comprar al día siguiente, contrariando con esta acción la prohibición de pernoctar en los supermercados.

Alejandro Hernández, ingeniero en Computación en ejercicio de su profesión y habitante de la parroquia Cecilio Acosta, denunció que fue con su hija a Bicentenario de Centro Sur, pasaron 24 horas en cola y no pudieron comprar, «fuimos el miércoles a las 8:00 de la noche, quedamos para amanecer, me fui al trabajo a las 6:00 de la mañana del jueves y regresé a las 8:00 de la noche. Pasadas 24 horas no compré nada porque no tuve acceso».

En Bicentenario de Sierra Maestra habían dos colas, una de las personas que amanecieron para comprar ayer viernes, y las que también amanecieron, pero para solo entregar la cédula, ser anotados en la lista y regresar para comprar hoy sábado.

Evangelina Leal pidió con lágrimas «dile al presidente Nicolás Maduro que ya no resistimos más; en los establecimientos entran primero los policías, amigos de los trabajadores y los ‹bachaqueros›, mientras que quienes amanecemos pasamos dos días para poder comprar lo que quede».

Carita%201

Evangelina Leal, con 66 años, dijo: «Vengo por la necesidad, comprando en tiendas no alcanza el dinero y en otros supermercados igual hay cola y no se consigue todo en un mismo sitio».

carita%202%20 %20copia

Leida Castellano, con 65 años, dijo: «Soy una mujer de 65 años de edad y no puedo venirme a dormir; llegué a las 6:00 de la mañana y ya no había oportunidad, solo para los que durmieron aquí.

2A%20 %202

Esta gente amaneció, entregó la cédula para ser anotado y volverá hoy sábado a comprar en Bicentenario

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente