El Zulia celebra los 304 años de su China

1087 PRINCIPAL 01
18 de noviembre, 2013 - 2:04 pm
Redacción Diario Qué Pasa

1087 PRINCIPAL

Hace 304 años, un día como hoy 18 de noviembre, una humilde y anciana mujer que, según la tradición, se dedicaba a lavar ropa, acudió como casi todos los días a hacer su trabajo a orillas del Lago de Maracaibo. Las aguas desplazaban lentamente y en dirección donde ella se encontraba una tablita de madera. En su interior había un dibujo, una especie de pintura que era indescifrable. Eleida Araujo, así se llamaba la mujer, la recogió y la llevó a su casa.

La colocó en una pared y poco después, comenzaron a producirse golpes en el tabique. Se aproximó para descubrir qué ocurría. Al ver la tabla descubrió la imagen luminosa de la Virgen de Chiquinquirá. Desde entonces, los zulianos celebran la advocación de su Patrona, tal día como hoy desde hace más de trescientos años. La devoción permanece inalterable. No es un símbolo, es la veneración y fidelidad pura, sincera y leal a una fe inquebrantable.

Hoy, los zulianos celebran el Día de la Patrona del estado. Con sus actos religiosos, con sus gaitas y otros eventos. Pero, sobre todo, alaban y aclaman a esa imagen luminosa encontrada por Eleida Araujo, que se convirtió en una referencia histórica y religiosa del Zulia.

La tradición histórica, en ocasiones olvidada, nos habla de esa humilde mujer que lavaba ropa junto a la orilla del Lago de Maracaibo aquellos días de noviembre de 1709. Incluso, los historiadores, ilustran ese hallazgo religioso y místico con la condición humana.

Eleida Araujo no sabía ni tan siquiera qué contenía la tablita de madera que las aguas le habían hecho llegar de forma anónima y que ella recogió, guardó y la trasladó hasta su domicilio para, posteriormente, colgarla en una de las paredes de su humilde vivienda.

Golpes en la pared

Los golpes que atronaron el domicilio donde residía le llamaron poderosamente la atención. Y no sin cierto temor y recelo se acercó al lugar donde había colgado la tablita. Tomó un pequeño y destartalado taburete. Aproximó con desconfianza sus ojos a la madera y, dicen los historiadores, observó cómo una Virgen, la de Chiquinquirá, se iluminaba.

Esa luz la asustó. Bajó del taburete violentamente y abandonó la vivienda. Al salir a la calle, el fenómeno que acababa de presenciar, solo le permitió pronunciar una palabra reiteradamente: «Milagro, milagro».

Los vecinos, perplejos y atónitos por sus palabras, la calmaron hasta que pudo explicar qué había ocurrido con calma y serenidad. Ellos fueron a su domicilio y también observaron la tablita de madera que contenía una imagen ya perfectamente visible y perfilada de la Virgen de Chiquinquirá.

Ese 18 de noviembre, la tradición religiosa y devota del estado Zulia cambió por completo. Los ciudadanos del estado tenían una Virgen a la que advocarían. Los devotos se multiplicaron. Hoy en día son cada vez más quienes veneran a la Chinita.

Posteriormente, se construyó un monumento a la Virgen de Chiquinquirá justo en la vivienda de Eleida Araujo, que estaba ubicado frente a la Basílica de la Virgen de Chiquinquirá.

Tradición gaitera

Esa anciana y humilde lavandera desconocía las consecuencias de su acción. Recoger una simple tablita de madera que las aguas del Lago de Maracaibo le acercaron, precisamente, a ella. Ese gesto y la aparición de la imagen iluminada de la Virgen cambió por completo la vida religiosa y devota de los zulianos.

Nada más convertirse en Patrona, los zulianos comenzaron a celebrar y festejar cada año a la Virgen de Chiquinquirá. La fiesta comenzó a denominarse Feria de la Chinita. Desde entonces y en los exteriores de la Basílica se ejecutan las gaitas zulianas, el género autóctono por excelencia del estado.

Virgen de los humildes

La leyenda y la tradición también relatan que en una de las primeras procesiones que se realizaron en Maracaibo con la Virgen, que era transportada por dos hombres nombrados directamente por el Gobernador del estado, al llegar a una esquina no pudieron girarla porque la imagen cobró un peso ines-perado.

Los devotos rezaron y clamaron. Uno de los presentes, según esos relatos, exclamó: «Tal vez la Virgen no quiera ir a la Iglesia Matriz y prefiera la de San Juan de Dios».

La tradición popular asumió esas palabras como una especie de inspiración divina. La procesión, efectivamente, cambió de rumbo hacia el Templo de San Juan de Dios, la iglesia a la que acudían las personas más humildes de Maracaibo.

Nada más producirse ese cambió de rumbo, la imagen recobró su peso normal. Esa misma tradición señala que, desde entonces, la Chinita siempre ha protegido a la gente más humilde, no solo de la ciudad de Maracaibo, sino de todo el estado Zulia.

1087 REGIONALES%20 %20BASILICA%20 %20RAFAEL%20PARRA%20%283%29

Actividades

La Feria de la Chinita se inicia tradicionalmente con el Encendido del alumbrado de la avenida Bella Vista, de Maracaibo. En la noche de 17 de noviembre, en diferentes puntos de la ciudad se realizan los populares y tradicionales «amaneceres gaiteros», maratónicos conciertos que duran toda la madrugada ―como indica su nombre― donde se interpretan principalmente gaitas zulianas con instrumentos tradicionales y característicos de la región, como: el furro, el cuatro, las maracas y el tambor.

El 18 de noviembre, día central de la celebración de la Feria, se oficia una misa pontificia y se lleva a cabo la «procesión corta», que incluye un recorrido lacustre por todos los muelles de los principales puertos del estado. A la semana siguiente se realiza la conocida «procesión de la Aurora», en la que se saca la imagen de la Basílica a las tres de la madrugada, para que reciba el día en la calle. Ese domingo, la imagen es subida de nuevo al altar.

El 18 de mayo de 1920, el papa Benedicto XV distinguió con el título de Basílica Menor la de San Juan de Dios, que los zulianos llaman Basílica de Chiquinquirá. Ya antes, el 16 de julio de 1917, había dispuesto el mismo Papa la coronación canónica de la Virgen de Chiquinquirá. Estas gestiones fueron hechas, según el historiador Adolfo Romero Luengo por el padre Antonio María Soto Romero, de Los Puertos de Altagracia.

1087 REGIONALES%20 %20BASILICA%20 %20RAFAEL%20PARRA%20%2812%29

Coronación de la Chinita

El acto de la coronación efectiva de la Virgen se realizó muchos años después de su aparición, el 18 de noviembre de 1942, con asistencia del presidente de la República, Isaías Medina Angarita y su gobierno.

El papa Juan Pablo II durante su visita a Maracaibo el 27 de enero de 1985, celebró la homilía «nueva evangelización» ante el altar de Nuestra Señora de Chiquinquirá.

Sin embargo, no fue hasta, aproximadamente, mediados del siglo pasado cuando esa fiesta pasó de ser una fiesta popular y regional, a ser un día de devoción nacional. A partir de ahí, también adquirió una proyección internacional. Los venezolanos que residen en el extranjero también la celebran y es un orgullo nacional para ellos conmemorar esta fecha.

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente