Cuatro verdades sobre el problema de la basura en Maracaibo

20 de enero, 2014 - 4:41 pm
Redacción Diario Qué Pasa

La primera verdad es que la competencia exclusiva, de rango constitucional, ratificada por el orden legal de competencias entre los poderes político/territoriales y la mismísima Ley de la Gestión Integral de la Basura, es absolutamente de la Alcaldía de Maracaibo en cabeza de su autoridad, la Alcaldesa. No hay manera de evadir las culpas y responsabilidad que tiene la señora sobre el actual estado de cosas en Maracaibo convertido ya en un problema de salud pública. La misma Ley de la Basura (2010) como novedad asignó a los gobiernos regionales la disposición final y su gestión, cosa que el gobernador Arias Cárdenas viene haciendo. Pero lo que pasa y puede pasar por la situación sanitaria, ambiental y paisajística de Maracaibo ante el caudal de basura en descomposición es culpa de Eveling.

La segunda verdad es que la puesta en escena de mentiras aludiendo que no podían descargar la basura que recogían la ha desmontado el mismo presidente del Imau, confesando el volumen de lo recogido durante todo el año pasado. Justamente la asunción de la Gobernación de su competencia en la administración y gestión del actual vertedero ha puesto en evidencia que se están dejando de recoger más de mil toneladas diarias de basura, como lo vemos a diario el maracaibero de a pie y en carro.

La tercera verdad es que la Alcaldesa dispone de recursos suficientes para tener limpia la ciudad y asumir al manejo de los desechos urbanos. Un tercio del presupuesto de Maracaibo, más de 500 millones (de Bs. F.) entre Imau, IMA y la recaudación de la tasa por aseo urbano se destinaron en el 2013 para el servicio. Para el 2014 se estiman más de 700 millones. Aquí radica una de las razones más contundentes para explicar una de las causas del problema: la corrupción. ¿Qué se hace con estos recursos?, ¿cuántas empresas privadas están contratadas y en qué condiciones?, ¿quién está haciendo de la basura su negocio?, ¿cuánta basura están recogiendo?, ¿cuáles zonas de la ciudad atienden?

La cuarta verdad es que pudiéramos utilizar todo el presupuesto del municipio y traer doscientos camiones compactadores, pero el problema de la basura bajo esta administración no se resolvería. Con este modelo de gestión no lo vamos a resolver. Es un problema de concepto, y de corazón. De concepto porque se requiere un plan para la recolección y el manejo integral de los residuos y desechos sólidos de la ciudad, y no lo hay. De corazón, porque de la cultura de reciclaje que debemos tener como parte de la solución, se ha hecho un reciclaje de bolívares que vienen de la basura para mantener una vida en dólares en Panamá.

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente