Antiguo retén de Bella Vista perece ante la indiferencia

1 de junio, 2015 - 1:04 pm
Redacción Diario Qué Pasa

La edificación se derrumba un poquito diariamente desde hace 19 años

Fotos: Miguel Romero Uzcátegui

La antigua cárcel pública de Maracaibo, que más tarde pasó a ser retén policial, fue construida en 1894. Está ubicado en la avenida Bella Vista con calle Obispo Laso, y lleva 19 años inutilizada. Ningún ente público ha realizado una intervención patrimonial que permita su rescate. Promesas van y promesas vienen, mientras tanto el coloso continúa resistiendo.

Quien transita la avenida 4 Bella Vista, desde que comienza en el sector Santa Lucía de Maracaibo, no puede dejar de admirar la imponente estructura de inspiración egipcia que calladamente vigila al pie la zona desde hace más de un siglo.

Enmarcada por dos torres en forma de pirámide cuadrangular de 11 metros de altura, con una efigie de faraón adosada en la parte central de cada una de ellas, y seis columnas de estilo ecléctico en la entrada soportando una terraza, el antiguo retén de Bella Vista sigue incólume en su misión… O, al menos, eso inspira su fachada.

Una sensación de pesadumbre atrapa apenas se pisa la edificación. Basta con abrir la puerta de entrada, tan pesada como el denso aire que corre por sus espacios. Las paredes quebrantadas y pálidas son una muestra indiscutible de una vejez sumida en el descuido y el desdén.

Entre sus columnas cilíndricas agrietadas, apenas vestidas de pintura desconchada, y el que era un techo machihembrado que ya no existe se respira una pestilencia penetrante y se siente un calor infernal, señales que develan el estado crítico de este monumento.

Hojas del pasado

El antihigiénico edificio que alguna vez albergó el retén, ubicado al final de la avenida Bella Vista con calle Obispo Lazo de Maracaibo, se cae a pedazos. Y de su historia, ahora, muy pocos saben.

Según lo recoge el Diccionario General del Zulia, de Luis Guillermo Hernández y Jesús Ángel Parra: «El 19 de junio de 1894 iniciaron los trabajos por una junta de fomento formada por Francisco Ochoa; Rafael López Baralt y Ramón Pons; el director de la obra fue el  ingeniero Dr. Luis Muñoz Tébar, mientras los trabajos de escultura los realizó Juan Font y la albañilería la dirigió Antonio Ávila».

La centenaria estructura tiene un patio central que la divide en dos cuerpos: en el primero estaban el directorio, los tribunales, los alcaldes, enfermeras y otras áreas administrativas, además, dos salones para arrestos de policías y menores de edad. En el segundo cuerpo había cuatro secciones para los prisioneros, pasillos para centinelas, cocina, baños y demás.

Desde 1996, cuando fungía como Museo Antropológico de la Gaita y el Folclor, fue arrasado por un incendio. Desde entonces y durante los últimos 19 años ha fungido como guarida y vivienda de delincuentes y «huelepega» que asechan las zonas adyacentes. 

En acciones

En la actualidad, con el fin de recuperar esta estructura el Centro Rafael Urdaneta (CRU) inició la limpieza del recinto con la remoción de escombros. «Comenzamos con el rescate de un módulo interno, donde (provisionalmente) estarán funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana mientras realizaremos un concurso para escoger el uso permanente de este espacio patrimonial», indicó Tito Meleán, presidente del CRU. Para esto, agregó, está prevista una inversión de Bs. 5 millones.

Entre las propuestas de los vecinos para la utilización de los espacios abandonados están un comando policial, la reapertura de un museo, un parque u otras áreas de interés público.

QUÉ PASA se coló en los rincones del antiguo retén para mostrar con  cada fotografía la evidencia de las condiciones críticas de este espacio.

Ficha técnica

1894: Cárcel Pública Nacional de Maracaibo construida durante el gobierno de Jesús Muñoz Tébar.

1952: Cárcel política y retén policial.

1988: La estructura fue decretada Museo de la Gaita y Folclore del estado Zulia por Luis Hómez.

1990: Oficialmente pasa a ser Museo Antropológico de Gaita y el Folclor del estado Zulia

La fachada fue restaurada por última vez en  diciembre de 2013

Habitantes de la vieja estructura utilizan materiales que aún permanecen ahí

Patio central que divide la vieja estructura en dos secciones —celdas y áreas administrativas—

Se convirtió en la primera cárcel de Venezuela al reunir todas las condiciones para 1894

El zuliano Ramón Enrique Méndez reside en el lugar desde hace 22 años

20 columnas cilíndricas de carácter egipcio que se desmoronan

Del techo machihembrado en la parte delantera solo quedan escombros. Fue destruido por un incendio en 1996.

 

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente