A la ofensiva económica en el Zulia la llevan frenada

1118 20AAAAAAAA1 PPGA
19 de diciembre, 2013 - 4:27 pm
Redacción Diario Qué Pasa

 

En la comisión presidencial destacada en el Zulia, hay molestias por las dificultades que han encontrado para realizar con efectividad la misión encomendada por el mismísimo presidente Maduro, pues hay autoridades locales ejerciendo presión para proteger comerciantes impidiendo que los fiscalicen, o una vez fiscalizados, «perdonarles» la sanción.

El miércoles 11 de diciembre pasado se produjo una reunión de alto nivel en la Primera División de Infantería del estado Zulia, en la cual se le informó a los presentes, del malestar del mayor general Hebert García Plaza, jefe del Órgano Contralor de la Economía, por el deficiente resultado obtenido en el Zulia en la ofensiva contra la guerra económica emprendida por el presidente Maduro, y de la cual este general es el principal responsable.
En esta reunión estaban presente, el mayor Zamora, jefe regional de la comisión; el general Alfredo Iacobozzi, el general José Rivas, titulares o representantes del Indepabis, Seniat —tributos y aduana—, Sencamer, Insai (Instituto Nacional de Salud Animal Integral), Ministerio del Trabajo, Inpsasel y Cadivi.

Ante tal recriminación, el mayor Zamora salió en defensa de su labor ante todos los presentes, especialmente ante el que trasmitió la incomodidad de García Plaza, señalando que son varias las presiones que ha recibido de diferentes «personalidades» y autoridades locales para proteger intereses comerciales de la región: «son los mismo zulianos los que se boicotean», aseguró asombrado.

Los protegidos

La información recogida asegura que algunos de los intocables son Líder La Nacional, que a pesar de haber sido inspeccionada, hubo la intervención posterior para que la sanción que le correspondía por los altos precios que consiguieron, fuera pasada por alto.

Especial atención generó el caso del decomiso de más de 15 mil electrodomésticos que fueron encontrados el jueves 14 de noviembre de 2013 en un galpón ubicado en la avenida 17 con calle 120 N° 17-190, cerca de la estación de servicio La Ranchería, de los cuales nunca se conoció el destino de toda esta mercancía, que en su momento se anunció, con bombos y platillos, sería puesta a la venta. De esto no se supo más nada, ni dónde se vendió, ni qué sanción se impuso. El dueño del galpón, de apellido Roca, nunca informó por qué tenía tantos productos acaparados, ni el origen de los recursos para su adquisición. Aseguran que todo volvió a manos de sus dueños acaparadores.

Igualmente salieron a relucir otros intocables como son negocios de la talla de Zapato Grande —este fue mencionado con especial malestar, pues en este caso le llegó la presión al propio Zamora al momento de iniciar una inspección, ante la cual no sucumbió—, otra tienda relacionada a este mismo grupo como es Ke Cueros, Víveres De Cándido, Ferretería Arci, entre otros mencionados, de los cuales no tuve conocimiento, por ahora.

No seguimos el ejemplo que Caracas da

Mientras en Caracas y en otras ciudades del centro del país ya se han producido detenciones de usureros, en el Zulia llama la atención que solo hay un preso. En un momento el presidente Maduro aseguró desde Carabobo que «tenemos a más de 100 burgueses tras las rejas», pero aquí en nuestra región «nanay nanay».

Igual fue cuando se persiguió a los «raspatarjetas», mientras en el Aeropuerto Internacional Simón Bolívar de Maiquetía hubo más de 50 pasajeros presos por llevar tarjetas perteneciente a personas que no viajaban, aquí en el Zulia solo se recuerda a una mujer detenida por este delito.

En otras zonas del país se han tocado grandes intereses comerciales sin que les tiemble el pulso a los funcionarios que han intervenido, pero aquí en el Zulia los peces grandes no caen. Mientras no se perciba que la decisión de enfrentar la guerra económica con fuerza es indetenible, la labor de inspeccionar se hace titánica, —¿cuántos comisionados se necesitan y cuántos hay para fiscalizar todos y cada uno de los comercios?— pues el éxito final de esta guerra solo se logrará si se genera la convicción en el especulador y acaparador, de que la ley le va a caer, sin necesidad, siquiera, de que los inspeccionen.

Ejemplo digno de mencionar es el Seniat. Le llevó un tiempo de inspecciones permanentes, pero dio resultados en la recaudación casi de inmediato y hoy en día nadie se atreve a dejar de pagar impuestos.

1118 20AAAAAAAA4 PPGA

1118 20AAAAAAAA3 PPGA

Foto: Archivo

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente