La oposición esperaba un efecto contagio desde Bolivia que, por ahora, no se ha producido

¿Por qué en Venezuela se protesta ahora menos que en otros países de América Latina?

Venezuela
17 de noviembre, 2019 - 10:15 am
Agencias

La protesta liderada por Juan Guaidó, en diferentes lugares de Venezuela contra el gobierno de Nicolás Maduro. La marcha opositora convocada por Juan Guaidó culminó frente a la embajada de Bolivia en Caracas.

Nacionales- La marcha convocada en Caracas, en la que Guaidó renovó sus llamamientos a la movilización popular para derribar al presidente Maduro, terminó frente a la embajada de Bolivia, donde el dirigente opositor y el pequeño grupo de seguidores que le acompañó hasta allí cantarón el himno nacional.

La elección del punto final de concentración no fue casual. La oposición venezolana esperaba que la renuncia de Evo Morales como presidente boliviano y su salida del país en medio de acusaciones de fraude electoral y presiones de la cúpula militar animarían a sus seguidores a echarse de nuevo multitudinariamente a las calles contra el mandatario nacional, apuntó la BBC en un repeortaje.

Pero las protestas de este sábado, como otras convocadas últimamente, estuvieron lejos de ser masivas y la permanencia de Maduro en el poder no parece más amenazada que antes. 

Los venezolanos, que vivieron grandes manifestaciones y semanas de choques entre detractores del gobierno y sus fuerzas de seguridad en 2013, 2014 y 2017, se abstienen ahora mayoritariamente de participar en protestas de contenido político, una actitud que contrasta con la conflictividad creciente en otros países de la región.

Aunque en Venezuela sigue habiendo con frecuencia pequeñas protestas por la falta de agua, gas o gasolina que sufren sus comunidades, las grandes movilizaciones han dejado de ser la tónica, indicó la BBC. 

Sabana Grande, en el centro de Caracas, era una de las zonas por las que debía discurrir la caravana opositora convocada por Guaidó para el sábado.

La profesora jubilada, Zuleyma Castro, partidaria opositora, explicó por qué cree que cada vez hay menos gente le sigue.

“Los meses que se gastaron en negociar con el gobierno le han restado fuerza”, indicó a la BBC, en la entrada de un centro comercial en el que hay muchos más policías que manifestantes.

La oposición venezolana dejó de convocar protestas en las calles cuando el pasado mayo se inició (con la mediación de Noruega) una negociación con el gobierno.

Marielena Martínez, otra de las personas que fue a manifestarse en la zona de Chacaíto, cree que el diálogo fallido hizo aflorar “divisiones en la oposición”.

Liderazgo cuestionado

Juan Guaidó, líder opositor, volvió a prometer este sábado “mantener la protesta hasta lograr la libertad”.

Zuleyma Castro sigue creyendo en el liderazgo del dirigente de Voluntad Popular. “¿A quién vamos a poner en su lugar?”, se pregunta. Pero encuestadoras como Delphos detectan ya un descenso de su crédito entre la población.

_109717781_gettyimages-1182898476

Según la BBC, Nicolás Maduro tampoco sale favorecido en los sondeos y en las marchas progubernamentales, muchos de los asistentes suelen ser empleados públicos o pensionistas que reciben alguna compensación por acudir.

Lea también: Convocatoria de Guaidó fracasó en Maracaibo

Marchas de la oposición y contramarchas del gobierno son una constante en la historia reciente de Venezuela, pero en unas y en otras cada vez se ve menos gente.

Josefina, hoy jubilada del sector del turismo, era asidua a las concentraciones del chavismo. Ha perdido esa vieja costumbre. “Una marcha y marcha y al final todo sigue igual”, contó.

Factores de riesgo

El peligro intrínseco a manifestarse también ha contribuido a disuadir a muchos de participar. “Con las marchas no se gana nada y además se expone uno a que le caiga un perdigonazo”, dijo Josefina, quien pidió a la BBC que no se difunda su apellido.

Josefina corrobora: “Mi marcha todos los días es para encontrar el agua y el gas, que no llegan a mi casa. No puedo perder el tiempo en otras cosas”.

Son muchos los venezolanos que, en estos duros momentos para ellos, ven prioritarias otras batallas.

Robinson Paternina dijo: “Antes me lo podía permitir, pero ahora no puedo perder un día de trabajo para asistir a una marcha“.

Foto: Agencia.

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente