La tradición cristiana celebra el miércoles de ceniza

Miércoles de Ceniza marca el comienzo de la Cuaresma en la Iglesia Católica

6 de marzo, 2019 - 9:12 am
Andrea González/ Agencia

Luego de estos días de asueto carnestolendo, la tradición cristiana celebra el conocido miércoles de ceniza, el cual, según el calendario litúrgico marca el comienzo de la Cuaresma o el inicio de la preparación espiritual para recibir la Semana Santa.

La Cuaresma, del latín quadragésima, significa el cuadragésimo día antes de la pascua. Como toda festividad, sea pagana o religiosa muchos son los mitos que giran al rededor de estas fechas.

la Iglesia cristiana invita al recogimiento y la vida de penitencia

La práctica de estas festividad data del siglo IV, cuando se da la tendencia para constituirla en tiempo de penitencia y de renovación para toda la Iglesia, con la práctica del ayuno y de la abstinencia. Conservada con bastante vigor, al menos en un principio, hoy día es menos rigurosa, pero debe observarse un espíritu penitencial y de conversión.

Según San León, la Cuaresma es “un retiro colectivo de cuarenta días, durante los cuales la Iglesia, proponiendo a sus fieles el ejemplo de Cristo en su retiro al desierto, se prepara para la celebración de las solemnidades pascuales con la purificación del corazón y una práctica perfecta de la vida cristiana” (Esta definición es deducida del análisis del sermón 42).

Se trataba, por tanto, de un tiempo, introducido por la imitación de Cristo y de Moisés, en el que la comunidad cristiana se esforzaba en realizar una profunda renovación interior. El Catecismo de la Iglesia Católica retoma esta idea y la expresa de la siguiente manera: “La Iglesia se une todos los años, durante los cuarenta días de la Gran Cuaresma, al Misterio de Jesús en el desierto.

Su inicio se da luego de una celebración pagana como lo es el Carnaval, en el cual durante dos días las personas se disfrazan con máscaras y dan rienda suelta a la alegría, el festejo y otros placeres (se cree que el uso de las máscaras podría deberse a una forma de engañar a los espíritus burlones que durante estos días deambulan por el mundo de los vivos).

Es así, como la Iglesia cristiana invita al recogimiento y la vida de penitencia. El ritual es sencillo, se realiza una misa especial donde cada uno de los feligreses se coloca frente a un clérigo quien coloca una cruz de ceniza en la frente y exclama: “Conviértete y vuelve al evangelio”.

Se trataba de un tiempo introducido por la imitación de Cristo y de Moisés

Estas cenizas se elaboran a partir de la quema de los ramos del Domingo de Ramos del año anterior, y son bendecidas y colocadas sobre la cabeza o la frente de los fieles como signo de la caducidad de la condición humana; como signo penitencial, ya usado desde el Antiguo Testamento; y como signo de conversión, que debe ser la nota dominante durante toda la Cuaresma.

Entre las prácticas más famosas de este período resalta, la abstinencia de carnes rojas todos los viernes antes de la Semana Santa, también en la antigüedad se utilizaba el ayuno total, en el que las personas debían sobrevivir con pocas cantidades de comida y mucha oración.

Sin embargo, la cultura occidental ha aligerado un poco esta premisa y el ayuno actual podría radicar en una promesa de privarse de algún alimento que resulte especialmente adictivo para la persona, con esto se pueden cumplir dos funciones, el sacrificio y la penitencia al renunciar por un tiempo a un placer físico y el ayuno.

Para este día, los templos de todo el país estarán abiertos para ofrecer su tradicional misa y congregar a todos los feligreses.

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente