El pasado viernes se registraron 23 homicidios en todo el territorio

Las drásticas medidas de Bukele en las cárceles de El Salvador que son rechazadas por HRW

El Salvador
2 de mayo, 2020 - 3:04 pm
Mariangel Amaya/Agencias

Ante el aumento de muertes violentas en el país, el Gobierno aseguró que muchos asesinatos son ordenados desde las cárceles por las distintas pandillas

El Salvador- El pasado 25 de abril, el mandatario de El Salvador, Nayib Bukele, ordenó estado de emergencia en siete prisiones que albergan pandilleros, tras una escalada de violencia pandillera que el fin de semana dejó poco más de medio centenar de muertos en distintos puntos del país.

Nayib Bukele continúa extremando las medidas para evitar, según indica, que las pandillas salvadoreñas sigan operando desde las cárceles. Este lunes, 4 de abril, el Presidente anunció que “todas las celdas de pandilleros permanecerán selladas”.

“Ya no se podrá ver hacia afuera de la celda. Esto evitará que puedan comunicarse con señas hacia el pasillo. Estarán adentro, en lo oscuro, con sus amigos de la otra pandilla”, señaló el mandatario salvadoreño en su cuenta de Twitter y en referencia a otra medida reciente, por la cual decidió mezclar a los miembros de pandillas rivales en las celdas en las diferentes prisiones del país, en las que se encontraban separados por grupos, en un intento por cortar la comunicación entre sus integrantes.

Esta decisión es anunciada en el marco del estado de “emergencia máxima” que instauró Bukele en las cárceles del país a raíz de la “información de inteligencia de órdenes de homicidios emitidas desde ahí”.

Ante el aumento de muertes violentas en el país, el Gobierno aseguró que muchos asesinatos son ordenados desde las cárceles por las distintas pandillas.

Homicidios

Según reportes de la prensa local, que el Gobierno no ha desmentido, el pasado viernes se registraron 23 homicidios en todo el territorio y entre sábado y domingo otros 10 en la zona oriental del país.

Las autoridades no han detallado si los homicidios del viernes, 24 de abril, están relacionados con purgas dentro de las estructuras criminales, intentos de ampliar el control en sus territorios o si son asesinatos de civiles que se han saltado la cuarentena por el COVID-19.

De acuerdo con informaciones de la prensa local, las principales pandillas, la Mara Salvatrucha (MS13) y Barrio 18, que poseen unos 60.000 miembros, ordenaron a los pobladores de las zonas que controlan respetar el confinamiento bajo amenazas de muerte.

Human Rights Watch

Las medidas fueron fuertemente criticadas por la organización Human Rights Watch. Su director para las Américas, José Miguel Vivanco, comparó este lunes a Bukele con un “caudillo” y alertó del riesgo de que convierta al país centroamericano “en otra dictadura latinoamericana”.

El director para las Américas de HRW también sostuvo que “todos los días de la pandemia, Bukele aprovecha para degradar más la democracia de El Salvador, concentrar poder y autorizar violaciones a los derechos humanos”.

Vivanco, en declaraciones entregadas al medio CNN, afirmó que «un país democrático no se guía según lo que diga el servicio de inteligencia, eso es propio de una dictadura».

Vivanco agregó que no consideraba que todos los prisioneros debían ser castigados. «Están pagando justos por pecadores. Todos los reclusos no pueden ser responsables por asesinar a esas personas. Además, las sanciones son muy crueles: los mezcla unos con otros, a sabiendas que hay unas rencillas, porque pertenecen a distintas pandillas. Los une y los amontona en un espacio cerrado por tiempo indefinido».

El director de HRW dejó una contundente conclusión sobre lo que sucede en El Salvador. «El presidente quiere que se maten entre ellos o se contagien de coronavirus».

Para Vivanco, los tratos a los que son sometidos los prisioneros son crueles y degradantes y atentan contra su dignidad. «Son personas que han cometido delitos graves, pero la sanción es la privación de la libertad, no buscar que sufran o se expongan a contagios de enfermedades».

Violencia

Las pandillas, un fenómeno considerado como herencia de la guerra civil (1980-1992) y que se fortaleció con la deportación de pandilleros de Estados Unidos, han resistido a diferentes planes de seguridad de encarcelamiento masivo, confrontación directa y diálogo de los últimos cuatro Gobiernos.

Debido, especialmente, al accionar de esos grupos, El Salvador es considerado uno de los países más violentos del mundo por sus altas tasas de homicidios. Las cifras, no obstante, mismas que se han reducido de manera sustancial desde 2015 -cuando registraba 103 por cada 100.000 habitantes- hasta un índice actual de 36 por cada 10.000 en 2019.

El mandatario también instruyó que los miembros de la Policía y del Ejército den prioridad a atender la escalada de homicidios en medio de la pandemia de COVID-19, lo que supone un duro golpe a la estrategia de contención con la vigilancia de los uniformados en la calle.

Bukele reprocha a defensores de DD.HH.

Nayib Bukele, reprochó este jueves a organizaciones internacionales que han criticado su política de endurecer las medidas de encierro en las cárceles que albergan pandilleros.

«Es increíble el apoyo internacional que tienen las maras (pandillas). Organizaciones que callan al ver cómo descuartizan salvadoreños, ponen el grito en el cielo porque les quitamos privilegios», indicó Bukele en Twitter.

Sin mencionar el nombre de ninguna organización internacional, Bukele arremetió contra los críticos de sus medidas.

«Es demasiado obvio: guardan total silencio ante actos de barbarie, pero desatan toda su furia si se intenta poner orden en centros penales que fueron controlados por las maras durante décadas», arremetió Bukele.

Medidas

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) urgió al gobierno salvadoreño a «adoptar medidas que garanticen la vida, salud, integridad y dignidad de las personas privadas de libertad» en las prisiones bajo el estado de emergencia.

En El Salvador, las pandillas tienen unos 60.000 miembros, con más de 17.000 de ellos encarcelados, y se dedican a la extorsión, el narcotráfico y el sicariato.

Foto: Agencia 

NOTICIAS SUGERIDAS

Comente