Hace 61 años nació el Comandante

PRINCIPAL 01
28 de julio, 2015 - 3:01 pm
Redacción Diario Qué Pasa

PRINCIPAL 01

Fotos: Agencias

«Yo nací en la casa de esa vieja, Rosa Inés de Chávez. Era una casa de palma, de piso de tierra, pared de tierra, de alerones, de muchos pájaros que andaban volando por todas partes, unas palomas blancas. Era un patio de muchos árboles: de ciruelos, mandarina, mangos, de naranjos, de aguacate, toronjas, de semerucos, de rosales, de maizales. Ahí aprendí a sembrar maíz, a luchar contra las plagas que dañaban el maíz, a moler el maíz para hacer las cachapas».

Así comienza a tejer la historia de su infancia el comandante Hugo Rafael Chávez Frías en el libro Cuentos del Arañero, el mismo niño que nació un día como hoy, hace 61 años, en la población de Sabaneta de Barinas.

Su niñez estuvo llena de «cosas de muchachos», aunque con las carencias propias de una familia en la que le tocó ser el segundo de los seis hermanos del hogar formado por Hugo de los Reyes Chávez y Elena Frías, ambos maestros de educación primaria.Su primera maestra y formadora fue precisamente su abuela Rosa Inés. «Nos enseñó a Adán y a mí a leer y a escribir antes de ir a la escuela. Fue nuestra primera maestra. Ella decía: «Tienes que aprender, Huguito». Las letras redonditas que ella hacía. Quizás de ahí viene mi pasión por la lectura, por la buena escritura, la buena ortografía, no cometer ni un error».

Hugo Chávez completó en 1966 la educación primaria en el Grupo Escolar Julián Pino y posteriormente cursó el bachillerato en el Liceo Daniel Florentino O′Leary de Barinas, donde obtuvo el título de Bachiller en Ciencias en 1971.

Tres semanas después de graduarse ingresó a la Academia Militar de Venezuela del Ejército Nacional de Venezuela, donde se graduó y recibió el título de licenciado en Ciencias y Artes Militares, en la especialidad de Ingeniería, mención terrestre, egresando con el grado de subteniente, el 5 de julio de 1975.

«Ella me decía, ya yo militar: ‹Huguito, usted sálgase de ahí, usted no sirve para eso›. Y a mí me gustaba el Ejército, y le preguntaba: ‹¿Por qué no sirvo para eso, abuela?› ‹Usted es muy disposicionero, usted inventa mucho›. Dígame después, cuando, ya de teniente, de vacaciones, llegué un día a la casa con otros cadetes; nos sentamos ahí y yo puse a Alí Primera: ‹Soldado, vuelca el fusil contra el oligarca›. Ella tenía esa inteligencia innata de nuestro pueblo y oía el canto de Alí Primera. Se fueron los compañeros y me dijo: ‹¿Se da cuenta? Usted se va a meter en un lío, porque yo estoy oyendo esa música y usted se la pone a sus compañeros, Huguito, Huguito›. ¡Ay!, la abuela. Ella me descubrió antes de tiempo, me intuyó».

Chavez%20silueta

En 1982 fundó el Movimiento Bolivariano Revolucionario 200 (MBR-200), en alusión a los doscientos años del natalicio de Simón Bolívar, que se cumpliría un año más tarde. El 17 de diciembre de ese año con el aniversario de la muerte de Simón Bolívar, juró bajo el Samán de Güere, junto con Felipe Antonio Acosta Carlés, Yoel Acosta Chirinos, Francisco Arias Cárdenas, Jesús Urdaneta Hernández y Raúl Isaías Baduel, reformar el Ejército e iniciar una lucha para construir una nueva República. Este movimiento estaba formado por oficiales de rango medio cuya ideología era bolivariana, mezclada con algunas ideas de Simón Rodríguez y de Ezequiel Zamora «El árbol de las tres raíces».

Pero el tiempo le dio la razón a la abuela  y se metió en líos el 4 de febrero de 1992 cuando encabezó un golpe de Estado contra el entonces presidente Carlos Andrés Pérez. Fracasó y fue detenido junto a los valientes soldados que levantaron sus armas en favor de un pueblo al que le serían aplicadas una serie de medidas neoliberales, mejor conocida como «el paquetazo» de CAP.

Durante su entrega se le permitió dirigir un breve mensaje a los alzados y lanzó su famosa frase ¡Por ahora!. El pueblo despertó de su letargo y se asombró que por fin había alguien que se hacía responsable por sus actos. Esta conexión lo hizo presidente de Venezuela por mandato del pueblo y lo mantuvo invicto a lo largo de 16 elecciones, cuatro de ellas presidenciales, siendo su único revés el sufrido cuando propuso la reforma constitucional en el año 2007.

Enfermedad y muerte

El 9 de mayo de 2011, el Presidente suspendió una gira por Brasil, Ecuador y Cuba debido a una inflamación en la rodilla que le obligó a mantener reposo absoluto. Viajó a La Habana en junio de 2011, donde requirió de una intervención quirúrgica de urgencia. El 21 de febrero del 2012, anunció que, de hacerse exámenes en La Habana, sería nuevamente intervenido, luego de haberse detectado una lesión en la misma zona donde le fue detectado el tumor cancerígeno que le había afectado el año anterior.

El 11 de diciembre de 2012 fue operado en La Habana y comenzó para él un delicado proceso postoperatorio. El 18 de febrero de 2013, el Presidente regresó a Caracas. En la tarde del martes 5 de marzo de 2013, el vicepresidente Nicolás Maduro anunció el fallecimiento del líder bolivariano a las 4:25 de la tarde, tenía 58 años.

El morral de Chávez

El comandante Chávez consolidó un valor fundamental: el amor a la patria, descorriendo la historia que había sembrado la oligarquía durante siglos que la patria eran los ricos, la patria es la gente, es la patria grande latinoamericana y caribeña que heredamos del Legado de Simón Bolívar, ¡Padre de la Patria Grande!

Pero este amor también se vio consolidado a su pueblo en 29 misiones sociales y en la integración latinoamericana y caribeña a través de Unasur, Celac, Petrocaribe y el Alba.

El periodista Earle Herrera escribió el 5 de abril de 2013: «Un día de 1981, cuenta Adán Chávez, él y su hermano, Hugo, se echaron al hombro el morral de los sueños: el de la Revolución. Si alguno cae en el trayecto, pactó Hugo, el otro debe tomar el morral y seguir. El 17 de diciembre de 1830 un morral quedó a la vera de la historia, hasta que apareció el Comandante del 4-F, 162 años después, y se lo terció. El 5 de marzo de 2013, a las 4:25 de la tarde, hace un mes, el pueblo tomó ese morral para que nunca más quedara orillado en los caminos».

Es por ello que «quienes conspiren contra los intereses de la patria, quienes defrauden al pueblo que los elige para cumplir con sus mandatos desde sus cargos, los corruptos, los excluyentes están muy lejos de ser herederos del legado del Comandante Chávez. Se necesita poseer una clara conciencia revolucionaria, un desprendimiento de las tentaciones del capital, un sentido del valor supremo de las luchas por la patria para considerarse digno heredero del patrimonio o legado de Chávez», señala uno de los herederos de ese morral de sueños, su hermano mayor Adán Chávez.

La Carta de Rosa Virginia a su padre

En una emotiva carta la hija mayor del presidente Chávez expresó:

Papá:

Celebrar tu cumpleaños sin tu sonrisa, tus besos, tus abrazos, ni tu mágica mirada, para mí es todavía extremadamente difícil, aunque no más que aquel 5 de marzo del 2013, cuando me tocó despedirme de tu cuerpo físico y tu alma partió de este mundo. Pero ahora me toca seguir intentando ser feliz cada día, cumpliendo con lo que nos pediste siempre y nos hiciste prometerte.

Así que seguiremos adelante a pesar de las dificultades, convirtiendo la tristeza en amor y en acción. Una vez más estaremos en el Cuartel de la Montaña, en Sabaneta y en todos los estados de Venezuela. Del 24 al 28 de julio realizaremos varias actividades en honor a tu memoria y a la de nuestro Libertador, tu Libertador. Para celebrar tus 61 años, queremos rememorar tu infancia feliz, esa que tantas veces recordaste y nos contaste de tal manera que éramos capaces de visualizar y sentir cada episodio.

«Sembrando amor, cosechamos Patria» es la frase que resume la mística de esta jornada de cinco días. El pueblo compartirá en las Plazas Bolívar, en las Casas de la Cultura, en las Bases de Misiones. Este año, la propuesta de la Fundación Comandante Eterno Hugo Chávez también fue enviada a las Embajadas de Venezuela para que los revolucionarios del mundo también puedan conocerte y recordarte. Empezaremos conmemorando el Natalicio de Simón Bolívar, como cada 24 de Julio, y del 25 al 28 nos encontraremos contigo.

¿Cómo fue esa niñez? ¿Cuáles fueron esos valores tan profundos que te inculcó tu Mama Rosa que te hicieron el Gigante que hoy conocemos?

El 24 de julio fue dedicado a Simón Bolívar. El 25 se reconoció la labor de la abuela Rosa, tu primera maestra, quien no sólo te enseñó a leer y a escribir, a ti y a tío Adán, sino que les inculcó la responsabilidad, la constancia, el amor y la lectura, la honestidad y esa hermosa capacidad de aprender haciendo.

Un día después se conoció a uno de los ídolos de la infancia y juventud del líder revolucionario el «Látigo» Chávez, quien lo inspiró para jugar beisbol, así como la disciplina y la constancia. El 27 todo el mundo conoció las «arañas», ese plato dulce que salió a vender en su natal Barinas para ayudar con las finanzas del hogar.

Finalmente, hoy le toca el turno a «El Arañero», dedicado a «esa faceta artística que expresaste desde pequeño, con las coplas, el dibujo, la pintura, el canto y que desarrollaron en ti esa sensibilidad que solo el arte es capaz de transmitir».

Demostraremos que aún estás presente, que te amamos mucho más; que si somos capaces de seguir tu camino; que seguimos aprendiendo de ti; que cada día aportaremos nuestro grano de arena para encender el fuego patrio, el fuego sagrado, en nuestros muchachitos y muchachitas; que estamos dispuestos a sembrar en cada joven las semillas de la solidaridad, la justicia y el amor.

Seguiremos formándonos para defender esta Patria que nos dejaste, por la que tanto luchaste, cosechando los frutos que desde 1978 sembraste en el alma de cada uno de tus hijos de sangre y que más adelante sembraste en el corazón de tu pueblo, de los pueblos de la Patria Grande e incluso más allá de ella. Desde donde estás verás esa buena cosecha que sembraste y te darás cuenta que valió la pena cada esfuerzo.

Seguiremos unidos, apoyando a Nicolás para que nuestra Revolución se mantenga, llevando solidaridad a cada rincón que podamos. Sembrando amor para mantener viva tu llamarada, para que los que aún no han nacido, te conozcan y continúen con tus siembras y cosechas.

Te amo hasta más allá de los tiempos No nos dejes de alumbrar

Rosa V. Chávez Colmenares.

para%20la%20carta

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente