En medio de la tensión en Oriente Medio

¿Quiénes son los aliados de Irán y EE.UU en Oriente Medio?

10 de enero, 2020 - 2:39 pm
Augusto Domínguez/ Agencias

Los medios oficiales de Arabia Saudita celebraron la muerte de Soleimani, quien había sido uno de los principales enemigos del país del Golfo. Esta rivalidad con Irán ha estrechado las relaciones entre estadounidenses y sauditas después de que Trump escalara la tensión con el país persa, su enemigo naturalIrán y EE.UU.- El 2020 empezó con tensiones entre Estados Unidos e Irán que, aunque en las últimas horas parecen haber desescalado un poco, siguen captando la atención del mundo en medio de las reacciones sobre hechos que van más allá de sus propias fronteras, como bien lo demostraron los ataques entre estas potencias en territorio iraquí.

Medio Oriente es un área estratégica que, fruto de su inestabilidad, posee un complejo mapa geopolítico de alianzas, enemistades y, también, traiciones. Leerlo como una simple masa geográfica de fronteras oscilantes es perderse de una región cuyos mosaicos religiosos, políticos y culturales han dado forma a los países que se asentaron allí y que, en la actualidad, determinan quién está de parte de quién en una tensa escalada que comenzó con la muerte del general iraní Qassem Soleimani el 3 de enero, tras un ataque aéreo de Estados Unidos en Bagdad.

En este contexto, con la amenaza en la sombra de una posible guerra entre Washington y Teherán, una de las principales preguntas de la comunidad internacional se sitúa en qué pasaría con el resto de países de la región en caso de que, finalmente, aflorase el conflicto.

¿Con quién puede contar Trump? ¿En qué país se puede apoyar la República Islámica?

manos de

Aliados de Estados Unidos en Medio Oriente

Arabia Saudita

Los medios oficiales de Arabia Saudita celebraron la muerte de Soleimani, quien había sido uno de los principales enemigos del país del Golfo. Esta rivalidad con Irán ha estrechado las relaciones entre estadounidenses y sauditas después de que Trump escalara la tensión con el país persa, su enemigo natural. Para entender esto hay que ir a la historia. Riad y Teherán son teocracias islámicas, pero pertenecen a dos ramificaciones diferentes del Islam: el primero es mayoritariamente chiíta , mientras que el segundo es abrumadoramente sunita. Así, ambas potencias se ven a sí mismas como líderes del mundo islámico y esto los enfrenta.

Pero no hablamos únicamente de un asunto religioso: si bien la población iraní es principalmente persa, Arabia Saudita asienta sus raíces en la cultura árabe y la revalidad entre ambas culturas convierte al país árabe en el mayor rival de Irán en la región.En 2018, a pesar de la crisis por el asesinato del periodista Jamal Khashoggi en el consulado de Arabia Saudita en Estambul, Turquía, Donald Trump defendió al reino e, incluso, le hizo un guiño, nombrando a John Abizaid, un general retirado del Ejército estadounidense que hablaba árabe como embajador estadounidense en el país.

Emiratos Árabes Unidos 

Junto con Arabia Saudita, este es uno de los principales aliados de Estados Unidos en la zona, colaborando especialmente en la lucha contra el terrorismo. De hecho, el exsecretario de defensa de Estados Unidos, James Mattis, calificó a sus fuerzas armadas como las de una “pequeña Esparta” y es el país en el que más buques marítimos tiene Estados Unidos fuera de su territorio. Tras la muerte de Soleimani, rán amenazó con atacarlos.

Israel 

La muerte de Soleimani se celebró en Israel con un jubilo que, “por temor a represalias”, aseguró el ‘New York Times’, no apareció tanto en público, cuando el primer ministro Benjamín Netanyahu ofreció declaraciones sobre el tema. El presidente de Israel, Reuven Rivlin, llegó a decir que la relación entre Trump y Netanyahu había llegado a ser “más fuerte y mayor que nunca”.

Trump cambió la política internacional estadounidense en Israel, reconociendo la soberanía del país sobre los Altos del Golán y trasladando la embajada estadounidense a Jerusalén. Sin embargo, parece que en los últimos tiempos las relaciones se han debilitado, después de que Netanyahu no consiguiera formar Gobierno a pesar del apoyo recibido por el mandatario estadounidense.

Jordania 

El vecino de Israel también cosecha una relación de intereses mutuos que le obliga a guardar lealtad a Estados Unidos. De acuerdo con el Departamento de Estado, “Estados Unidos es el principal proveedor de asistencia bilateral de Jordania, ya que proporcionó más de $1.7 mil millones de dólares en 2017, incluyendo $1.3 mil millones en asistencia extranjera bilateral y más de $200 millones en apoyo del Departamento de Defensa”.

Además, la presencia de tropas estadounidenses en ese país se ha expandido gracias a la evolución de la Operación Resolución Inherente contra ISIS que nació en 2014 para combatir a ese grupo enviando militares a la Base Aérea Muwaffaq Salti y acoge a unos 3.000 soldados estadounidenses.

Kuwait 

Después de la Guerra del Golfo, en 1991, en la que Irak fracasó en su intento por anexar Kuwait a su territorio, Washington firmó un acuerdo militar con este país que, en la actualidad, se ha consolidado como uno de los centros más importantes para el Pentágono en Medio Oriente. Se estima que Kuwait, de momento, acoge a unos 13.000 soldados estadounidenses. Sin embargo, no ha roto sus relaciones formales con Irán a pesar de las tensiones.

Algunos medios gringos han señalado que los aliados de Estados Unidos han intentado mantenerse prudentes para no atraer la ira de la República Islámica, uno de los países más influyentes en la región.

En la sumatoria de fuerzas, Omán y Baréin también son socios de occidente, y no se puede excluir a Qatar, que, aunque su cercanía corresponde a Irán y sus lazos no han parado de crecer y ampara la base militar estadounidense más grande en el Medio Oriente, la Base Aérea Al Udeid.

Aliados de Irán en Medio Oriente

Hezbolá en Líbano 

Hezbolá es un grupo militar, político y social con gran influencia en ese país. Nació y se consolidó con el auspicio de la República Islámica cuando comenzaba la década de 1980 y, desde ese momento, su relación se ha consolidado como una de las alianzas más estables de Medio Oriente.

Soleimani, que encabezaba la Fuerza Quds, contribuyó a aterrizar y consolidar a Hezbolá, por lo que el grupo acompañó el duelo y el dolor de la herida Irán. En la actualidad, el grupo ha crecido tanto, que es una de las organizaciones armadas más influyentes de la región, que Teherán ha usado para extender su influencia a los pies de Irán, un enemigo de antaño. Según varios informes, cita la ‘BBC’, “Hezbolá continúa recibiendo armas y apoyo financiero de Irán en la actualidad y para muchos actúa como un representante de Irán en la guerra subsidiaria actual iraní-israelí”.

Militantes en Gaza

Las relaciones entre Irán y grupos palestinos como como Hamás en Gaza y la Yihad Islámica Egipcia, han recorrido un largo camino. Se apoyan debido, en parte, al endurecido asedio y bloqueo israelí en la Franja de Gaza, un golpe directo a la economía de ambos grupos considerados terroristas por Washington.

Como consecuencia de esto, financieramente, Hamás está en crisis, por lo que en un eventual conflicto no resulte de gran ayuda a Irán, pero es que el modus operandi de Irán, cuya crisis económica tampoco es desconocida, no ha sido comenzar guerras, sino apostarle a los conflictos no convencionales, así que si su estrategia es asegurar su influencia, Hamás, en este sentido, no le fallaría. Laa Yihad Islámica Egipcia, mucho más belicista, podría involucrarse.

Hutíes en Yemen

Asfixiados por una guerra civil en curso desde 2015, que la ONU declaró como la peor crisis humanitaria del mundo, los hutíes, que derrocaron al presidente yemení Abd Rabbuh Mansur Hadi ese mismo año, han encontrado en Irán un respaldo en su lucha contra la coalición liderada por Arabia Saudita.

Su respaldo hacia ese grupo parece haber ido en ascenso, pero algunos analistas coinciden en que si existe una milicia en la región que menos dependa tanto financiera como militarmente de la República Islámica son los hutíes. De ese modo, Irán no dejaría que otro de sus posibles fortines caiga en manos de sus enemigos mortales.

Qatar

Qatar es uno de esos países, que, para ilustrarlo popularmente, son amigos del gato, pero no abandonan al ratón. Durante la dura crisis diplomática que sufrió el país en 2017, en la que Arabia Saudita, Baréin, Egipto, Emiratos Árabes Unidos, Libia, Maldivas y Yemen anunciaron que suspendían sus relaciones diplomáticas con Qatar acusando al país de auspiciar organizaciones terroristas de la región, Irán fue uno de los países que más apoyo diplomático y económico le brindó y eso Qatar no lo olvida.

Cuando esos países cerraron sus puertas, Irán envió toneladas de comida. Tras esto, sus lazos se hicieron fuertes sin que esto evitara que el país albergara la Base Aérea Al Udeid, que agrupa a unos 13.000 soldados norteamericanos. Estados Unidos, que ha acusado al país de financiar a estos grupos, entiende que su estratégica posición geográfica le es de suma utilidad. Pero, entre estos matices, el color más vívido le pertenece a Irán y los claros a Washington.

Irak y milicias iraquíes (Asa’ib Ahl al-Haq, Kataeb Hezbolá, La Organización Badr)

La relación entre Irak e Irán es la de una pareja de casados que durante largos años ha cosechado tantas traiciones como alianzas, amores y odios, conflictos y periodos de paz, para poder sobrevivir al ambiente hostil que los amenaza. Comparten una larga frontera, como una pareja su alcoba, y una historia que los une.

Sus relaciones cayeron en picada tras el golpe de Estado iraquí de 1958, pero la salida del expresidente iraquí Sadam Husein, en 2003, auspiciada por Estados Unidos, ayudó a tejer de nuevo unos lazos heridos, pero nunca abandonados. La guerra que Bagdad declaró a Teherán a principios de la década de 1980, en la que la República Islámica salió victoriosa, no sin el papel que jugó Estados Unidos, que como un amante traicionero apoyó a ambos países, también fue un punto de inflexión, pero sin duda, Irak ha sido un aliado clave en el enlace Rusia-Siria-Irán, creado para enfrentar los conflictos que han florecido en su mismo territorio.

Irak se convirtió, además, en el lugar en el que Soleimani se encontraba para asegurar la influencia de Irán en un país donde Estados Unidos ha hecho presencia desde 2003 y, aunque hasta entonces permitió a Washington estar ahí, no celebró la muerte del general iraní y esta semana inició en el Parlamento un debate para expulsar a las tropas estadounidenses del país, un propósito que hace brillar los ojos de los líderes iraníes.

Lea también: Lea y entienda un poco más el conflicto entre Irán y EE.UU. (+Video)

Tanto para Estados Unidos como para Irán aplica, por lo menos en la superficie, la cita bíblica que reza que “quien no está conmigo, está contra mí”, pero las verdaderas redes diplomáticas y geopolíticas no funcionan a blanco y negro. Aunque algunos países sostienen unas posiciones más radicales frente a estas dos potencias, otros no abandonan sus lazos con ambos.

Está por verse el curso que seguirá esta afrenta internacional. De cualquier modo, el ondulante paisaje de Medio Oriente, varias veces redibujado en la actualidad, espera sigiloso que sus fronteras no sean el epicentro de este conflicto.

Foto: Agencia

 

Palabras clave

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente