Otras 115 personas resultaron heridas en una marcha masiva en Cochabamba a favor de Evo

Ocho muertos lleva ya el gobierno de facto en Bolivia

16 de noviembre, 2019 - 2:24 pm
Agencias

Graves incidentes en La Paz y El Alto se prolongan por varias horas, incluso en ocasiones hasta la medianoche, con choques entre seguidores de Evo Morales y fuerzas del gobierno.

En las últimas horas, la situación de violencia en Bolivia ha escalado a niveles sin precedentes en las últimas dos décadas. Marchas pacíficas de campesinos y cocaleros en Cochabamba fueron reprimidas por las Fuerzas Armadas y policiales del gobierno de la autoproclamada presidenta interina Jeanine Añez y las imágenes que llegan desde el país durante 13 años gobernado por Evo Morales son escalofriantes.

La Defensoría del Pueblo ha elevado a ocho la cifra de muertos en Bolivia durante la masiva marcha pacífica de cocaleros de Cochabamba que fue duramente reprimida este viernes por las fuerzas de seguridad que responden al Gobierno de facto. Además, al menos 115 personas han resultado heridas, recoge El Deber.

Previamente, se había informado de cinco personas muertas, identificadas como Omar Calle, César Sipe, Juan López, Emilio Colque y Lucas Sánchez.

En su actualización de este sábado, la Defensoría precisó que los cuerpos de los fallecidos se encuentran en la ciudad de Sacaba, mientras que las otras tres víctimas, aún sin identificar, están en la morgue del hospital Viedma (Cochabamba).

 

La represión

Bolivia

Los campesinos de la provincia de Chapare, que apoyan al depuesto presidente Evo Morales, intentaron atravesar el puente Huayllani, que une la ciudad de Sacaba con Cochabamba, pero se toparon con un cerco policial que les impidió el paso. Minutos después, las fuerzas de seguridad comenzaron a reprimir fuertemente a los manifestantes.

El defensor del Pueblo de Cochabamba, Nelson Cox, confirmó previamente a medios locales que los uniformados usaron armas de fuego contra los manifestantes.

 

“Asesinan a nuestros hermanos”

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) condenó “el uso excesivo de la fuerza por parte de las fuerzas de seguridad en Cochabamba”.

“Las armas de fuego deben estar excluidas de los dispositivos utilizados para el control de las protestas sociales”, recordó la CIDH.

Por su parte, el derrocado mandatario Morales condenó “ante el mundo” la represión “con balas” de las Fuerzas Armadas y la Policía al pueblo “que reclama pacificación y reposición del Estado de Derecho”. “Ahora asesinan a nuestros hermanos en Sacaba, Cochabamba”, alertó en las redes sociales, desde su exilio en México.

Aunque las autoridades no mencionaron ningún muerto en esos disturbios, pero sí un centenar de detenidos, el director del hospital de Sacaba, Guadalberto Lara, dijo a la agencia AP que la mayoría de los muertos y heridos recibieron impactos de bala.

Los manifestantes “portaban armas, portaban escopetas, bombas molotov, bazucas caseras y artefactos explosivos”, razón por la que fueron detenidas más de 100 personas, declaró el comandante policial de Cochabamba, coronel Jaime Zurita.

Más temprano, el Gobierno interino anunció la ruptura de relaciones con el régimen del presidente venezolano Nicolás Maduro, mientras la nueva cancille boliviana, Karen Longaric, confirmó la salida del país de la Alianza Bolivariana de Nuestra América (ALBA) y anunció que analiza también su retiro de Unasur.

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente