Por cuarta vez

Demócratas debatieron en Ohio: Con críticas a Trump y respaldo a juicio político

debate
16 de octubre, 2019 - 9:51 am
Karolay Ordoñez/Agencia

Los demócratas debatieron por cuarta vez, la primera desde que la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, anunció a finales de septiembre la apertura de una investigación previa a un juicio político contra el presidente de Estados Unidos

Donald Trump mantiene una tirante relación con la sociedad estadounidense y por supuesto con la casta política norteamericana que está inquieta y busca hacerle un juicio político, mientras tanto la campaña electoral avanza.

En una suerte de espectáculo, las primarias son importante trampolín para los candidatos, que tratan de recabar la mayor cantidad de apoyos posibles, bien sea con encuentros cara a cara, reuniones con donantes y por supuesto en el escenario que ofrecen los medios de comunicación.

Los debates televisivos son un paquete promocional que permite a los candidatos enamorar al electorado o mostrarse como una opción viable. Sin embargo ayer los candidatos buscaron mostrarse como un frente unido contra Donald Trump, mandatario que dicen le queda a deber no solo a los estadounidenses sino a sus aliados.

El cuarto debate televisado que se desarrolló en la Universidad de Otterbein en Westerville, Ohio este 15 de octubre y fue moderado por CNN y el New York Times, mostró algunos patrones. El posible impeachment a Donald Trump, la defensa a la rectitud de Joe Biden -atacado por el gobernante por supuesta corrupción de su hijo Hunter en Ucrania- señalamientos de algunos precandidatos a las aspiraciones de Elizabeth Warren y en menor medida la salud de Bernie Sanders quien hace dos semanas sufrió un infarto.

Los precandidatos

En el partido Demócrata la pelea es hasta ahora entre tres aspirantes. El senador y exvicepresidente de Barack Obama, Joseph “Joe” Biden, quien tiene en el promedio de RealClearPolitics 29,4% de la intención de voto, Elizabeth Warren que ha ascendido al segundo puesto y reta con 23,4% a Biden y el conocido retador y némesis de Hillary Clinton en las últimas primarias demócratas, Bernie Sanders que tiene 15,6% de las preferencias.

Biden representa el establishment, el centro del partido y es hasta ahora líder de las encuestas, mientras que Warren es de la línea de la izquierda “progresista” y ha sido la revelación de los aspirantes. Sanders es un independiente que se ampara en el paraguas de los demócratas y aboga por el socialismo, salud y educación gratis a nivel federal, algo que nunca ha sido aplicado en la nación norteamericana y de lo que tienen muchas reservas en especial por el impacto económico para los contribuyentes.

Completaron el escenario demócrata Pete Buttigieg, Kamala Harris –ambos con 5.2% de aprobación en las encuestas- Beto O’Rourke tiene 2,6%, Andrew Yang que ha pasado de ser un desconocido a tener 2,4% de los apoyos, Corey Booker y Amy Klobuchar con 1,6% Tom Steyer cuenta con 1,4%, Julián Castro 1% y Tulsi Gabbard apenas 0,8%.

El partido Demócrata arrancó la campaña presidencial con 24 candidatos –aunque hasta 34 expresaron su deseo de ser aspirantes- hoy 19 siguen en carrera pero solo 12 tienen los criterios para estar en el debate televisado y probablemente algunos más salgan antes de la primera elección en Iowa en febrero de 2020.

Los republicanos

Usualmente los presidentes en ejercicio que van a la reelección son aclamados por el partido, de hecho el partido ya pidió no dividirse en torno al apoyo a Trump. Pero en este contexto, y con un país tan dividido como lo es Estados Unidos con el magnate en la Casa Blanca, ya hay algunos contendores a la nominación republicana.

Generalmente cuando se reta a un presidente en ejercicio y se logra un buen caudal de votos, incluso el apoyo de varios estados, es señal de debilidad y son derrotados en los comicios presidenciales, tales son los casos de Gerald Ford en 1976 que fue derrotado por Jimmy Carter el mismo año que Ronald Reagan se presentó a primarias. O el mismo Carter, al que le compitió Ted Kennedy y terminó derrotado por Reagan en 1980.

En el actual proceso, Joe Walsh, exdiputado y Bill Weld, gobernador de Massachussets, mostraron formalmente sus aspiraciones presidenciales pues consideran que el magnate no representa los verdaderos valores del partido al que perteneció Ronald Reagan ni a lo que representa su país.

De igual forma, el diputado Mark Sanford ya se incluyó en el grupo de republicanos que adversan a Trump,

El exgobernador de Ohio John Kasich, quien ya retó a Trump en el proceso de 2016, podría unirse a la lista de republicanos que desafían al inquilino de la Casa Blanca.

Sin embargo, es probable que si algún peso pesado del partido o figura pública reta el mandatario lo haga ya en 2020 año de los comicios, para no desgastarse y dejar que Trump caiga más en los sondeos de popularidad. Es improbable que le puedan arrebatar la nominación, pero la impredictibilidad de Trump abre el espacio a la duda.

 

 

Foto: Agencia

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente