Solo quedan cinco cajas sobre la investigación

Bukele desclasificó archivos sobre el caso de la masacre de El Mozote

bukele
25 de septiembre, 2020 - 12:36 pm
Agencias

Durante una cadena de radio y televisión, el presidente de El Salvador Nayib Bukele, anunció que desclasificaría los archivos del caso de la masacre de El Mozote

Este jueves, tras una agria polémica por negársele el acceso a las sede del Estado Mayor al juez que instruye el caso, el presidente  aseguró que está buscando los archivos vinculados con la masacre de El Mozote y que los desclasificará.

“Ya hicimos dos búsquedas” y si se encuentra algún documento se “desclasificará” y se hará del conocimiento público del juez y de la Fiscalía, prometió Bukele, durante una transmisión televisada.

“Nosotros vamos a desclasificar voluntariamente estos archivos, porque creemos que ya no tienen valor estratégico”, añadió el mandatario salvadoreño en un intento de apaciguar la fuerte reacción que ha tenido el portazo de los militares al juez Jorge Guzmán.

Según Bukele, los archivos que busca el juez del caso no se encuentran en la sede del Estado Mayor.

El presidente, además, justifica que el Estado Mayor le haya negado el acceso tanto al juez como al procurador de Derechos Humanos, Apolonio Tobar. Invocando el artículo 168 de la Constitución, Bukele señaló que la única autoridad que puede pedir informes al ejército, excepto aquellos referidos a planes militares secretos, es la Asamblea Legislativa.

“En cualquier momento de estos cuarenta años, los archivos se pudieron haber destruido o llevados a otro lugar. No, no están en el Estado Mayor de la Fuerza Armada”, afirmó Bukele, comprometiéndose a llevar los documentos a la Fiscalía en caso de que los encuentren.

“Yo no los estoy escondiendo porque no me sirve de nada un medio papel del Mozote”, expresó.

Aclaró que los documentos, que presentó en cinco cajas pequeñas y cuyo contenido no especificó, son “el cien por ciento de documentos que hemos encontrado en el Estado Mayor Conjunto de la Fuerza Armada y en los cuarteles que se supone pudieron haber participado en la masacre”.

La sangrienta masacre

En diciembre de 1981, El Salvador ardía en plena guerra civil. Un batallón del Ejército llegó a El Mozote, una remota aldea en el este del país centroamericano, buscando a guerrilleros del Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional. Allí ejecutó a 986 personas, entre ellas 558 niños, a quienes señalaron de colaborar con los rebeldes. Muchos cadáveres fueron abandonados dentro de una iglesia a la que luego se le prendió fuego.

Se trata de uno de los capítulos más oscuros de la historia reciente del país centroamericano, que libró una cruenta guerra civil de 1980 hasta 1992 en la que murieron cerca de 75,000 personas y hubo centenares de desaparecidos. Han pasado casi cuatro décadas y todavía el caso sigue investigándose y las heridas no han sanado.

Según las referencias históricas y periodísticas, la matanza tuvo lugar entre el 10 y el 13 de diciembre de 1981, cuando el Batallón Atlacatl del Ejército (ahora proscrito) al mando del coronel Domingo Monterrosa y su jefe de operaciones, Armando Azmitia, llegó a El Mozote y comunidades adyacentes en una operación contra insurgentes del FMLN.

Unas 712 personas sobrevivieron el ataque y se vieron obligadas a abandonar la zona.

En enero de 1982, el diario The New York Times publicaba un amplio reportaje firmado por el periodista Raymond Bonner, corresponsal en Centroamérica, en el que a partir de testimonios desvelaba una “masacre de cientos” en la villa salvadoreña.

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente