Argentina, Costa Rica, El Salvador y Brasil, 4 muestras para el análisis político

1166 10A1 JU contrainfo
9 de febrero, 2014 - 5:01 pm
Redacción Diario Qué Pasa

El objetivo del imperio es debilitar la región, pero no cuenta con oposiciones capacitadas

Saturados de confiar en dirigencias políticas vacilantes, oportunistas y expertas en chantajes morales, guerra sucia, y cambios de camiseta, cada cierto tiempo el poder empresarial y mediático se pinta la cara y se dispone al asalto.

Lo que se informa sobre Argentina por el desagüe de la prensa internacional no logra explicar cómo los gobiernos de los Kirchner han logrado elegirse, reelegirse y siguen como el partido más fuerte. Así sucede con los gobiernos progresistas de América Latina, que son demonizados por los grandes medios internacionales, ayudados por los intelectuales y periodistas del patio, que se regodean en los espacios que les regalan para hablar mal de sus países. Es el deporte nacional en los países latinoamericanos: hablar mal del país.

Nada que ver con el tratamiento que esos mismos medios (CNN-Fox-BBC-Reuters-Efe-La Nación-Clarín) le dieron a la feroz dictadura militar argentina y a los gobiernos fracasados de Alfonsín y de Menem, que dejaron a la Argentina destruida para los Kirchner. Ningún reconocimiento han pronunciado sobre la larga reconstrucción de la economía y la sociedad deshechas que heredaron de los enaltecidos antecesores.

Un golpe de Estado contra Cristina se siente en el aire

Los carteles graneleros controlados por Gran Bretaña, Cargill, Bunge, Drefuss, Adm, entre otros, cuyo papel en la orquestación de la crisis mundial de alimentos se ha documentado ampliamente, se encuentran en medio de la campaña de desestabilización tratando de forzar la salida del cargo de la Presidenta Argentina; sencillamente un intento de golpe de estado.

Diez exportadoras multinacionales de granos, que también poseen sus propios silos y puertos, controlan el 95% del principal rubro de exportación del país y su principal fuente de divisas. Confabuladas con los grandes terratenientes de la Sociedad Rural Argentina (SRA), los carteles están chantajeando al gobierno, negándose a exportar la cosecha 2013 de soya, valorada en $3,500 millones, con el fin de forzar una mayor devaluación del peso, y arrojar al gobierno al caos económico-político para que la Presidenta CFK se vea forzada a renunciar antes de las elecciones del 2015. Sin parpadear, el presidente de la SRA, Luis Etchevehere, afirmó sin rodeos: «Conviene más especular con la inflación y el dólar que producir o fabricar productos».

Como en Venezuela, los eternos «destituyentes nativos» no soportan llegar a las elecciones de 2015. Por eso hincan el acelerador, asistidos por los más poderosos medios ultraderechistas de occidente, desde Nueva York, Madrid o Sao Paulo, y por todos los otros diarios que bailan la misma música. Van preparando a las clases medias para que acepten suicidarse mansamente, otra vez.

Dos mitos: la suiza de américa, y un país sin ejército

De Costa Rica, se asegura que «la resignación se disfraza de felicidad», pues desde 2010, con las políticas neoliberales, ha visto crecer el desempleo, la desigualdad y la brecha entre ricos y pobres.

Otro mito consiste en engalanarse civilmente con las ventajas de un «país sin ejército». Cosa hasta cierto punto veraz, en comparación con la desgarradora realidad social de los países vecinos, como Honduras y Panamá. Más que «país feliz», Costa Rica es hoy un protectorado de USA, y punta de lanza de los planes de dominación del Pentágono en América Central y el Caribe. En 2010 (antier), en franca violación de la Constitución, la Asamblea Legislativa aprobó el ingreso a ese pequeño territorio centroamericano de 7 mil marines y 48 barcos de guerra, incluyendo portaviones y submarinos. La autorización fue exigida por la «US embassy» de San José, a través de una carta sin traducción oficial que el gobierno de Laura Chinchilla giró rauda a la Asamblea. Y en el patriótico acuerdo, el país «más feliz del mundo» renuncia a presentar cualquier reclamo «(…) por daño, destrucción de la propiedad de otro, lesiones o muerte del personal de ambos que surgiera de las actividades». En pocas palabras, sumisión, las tropas yanquis no pueden ser juzgadas en Costa Rica.

En este contexto entran los comicios del domingo 2 de febrero. ¿Quién asegura que no fueron trampeados o amañados por los eficientes y eficaces miembros de la CIA (centenares) en San José, con la aquiescencia del Tribunal electoral dirigido por ese señor con cara de “Mujiquita” y voz de seminarista que melodramatizó un discurso vacío durante la presentación de los resultados electorales (9%) que significaron el escamoteo de miles de votos populares?

El Salvador: El pueblo quiere que siga el FMLN

El actual vicepresidente se impuso con el 49 por ciento de los sufragios, rozando el triunfo en primera vuelta, frente al ultraderechista Norman Quijano, un representante del fascismo -que instauró en el país Roberto d’ Abuisson- que obtuvo el 38%.

El izquierdista FMLN llegó al poder por primera vez hace cuatro años de la mano del actual presidente, Mauricio Funes. Sánchez Cerén, ex comandante guerrillero y vice presidente actual, afirmó que hará «un gobierno del pueblo y para el pueblo». Promete profundizar los programas sociales y ejecutar en las escuelas públicas el programa Un niño, una computadora, en sintonía con iniciativas similares en la región. Pero Washington no quiere al FMLN en el poder en esa cuña centroamericana que significa El Salvador. Contra Sánchez Cerén se ha enarbolado una guerra sucia pagada por la embajada de EE.UU y cobrada por ese inefable personaje experto en difusión negra JJ Rendón. Un miserable tarifado cuyas ideas están a la derecha del fascismo.

El alcalde de San Salvador, que es como decir el de Chacao, Norman No está demás recordarle a los «demócratas» de ARENA que En El Salvador, entre 1980 y 1991, la guerra contra la ultraderecha ocasionó 75.000 muertos y desaparecidos, obra en su mayor parte del ejército y de los escuadrones de la muerte a su servicio.

El triunfo de Sánchez Cerén abre perspectivas interesantes en la región, que junto con Nicaragua y la oposición Hondureña deben reforzar un bloque de lucha popular contra los flagelos que azotan a las masas centroamericanas y unir esfuerzos al lado de la CELAC, el ALBA y PetroCaribe por la consolidación, el progreso y la liberación de las garras transnacionales de ese sector estratégico que es Centro América y El Caribe.

Brasil: La oligarquía frustrada tras tres derrotas

Los banqueros brasileños, aupados por los medios económicos de Nueva York y la City (Londres)  han decidido promover la lucha política (basados en el neoliberalismo) contra el PT de Lula y contra la presidenta  Rousseff a cuyo gobierno califican de “excesivamente intervencionista” y reconocen que ninguno la votará. En idioma portugués de la calle: los banqueros entienden que llegó la hora de cerrar el ciclo petista. Comenzarán la guerra económica a través de las agencias de riesgo (Moody’s, S&P, Fitch, JCR, R&I, A.M. Best y otras), concordando en bajar el rating de la deuda de Brasil, en marzo, como lo hicieron Moody’s y Fitch con Venezuela, Argentina, y otros países.

El bloque conservador reconoce que aunque Dilma seguramente será la más votada en la primera vuelta, si no resulta electa en esa instancia, podría ser derrotada en la segunda a manos de una eventual alianza de todo el antipetismo (el socialdemócrata Aecio Neves, la ecologista Marina Silva  y el socialista Eduardo Campos). ¿Sueños?

De ese análisis, las derechas deducen que es necesario conseguir, como sea, que se dispute una segunda vuelta. Para ello no descartan echar mano de tácticas sucias similares a las de sus congéneres suramericanos, en Venezuela, Argentina, Bolivia y Ecuador.

Un ejemplo de enrarecimiento fue la convulsión de junio de 2013, que llegó a eclipsar la Copa de las Confederaciones. El antipetismo sueña con reproducir esa combustión social amorfa el 13 de julio durante la final de la Copa del Mundo en el Maracaná. A tal fin utilizarán su dinero y el que aporta el departamento de estado (USA) a través de la Usaid y de decenas de ONGs que están presente en sectores juveniles, en las favelas, universidades y ese gran ejército religioso (financiado por la CIA para contener a la Teología de la Liberación) manejado por las iglesias evangélicas.

Desde las usinas de propaganda, respaldadas orgánicamente por la empresa de desinformación O Globo (asesorados por factores externos básicamente de USA), se demandará la participación de las fuerzas armadas en la represión de las protestas civiles, siguiendo la tesis según la cual “el orden es un requisito previo a la democracia”.

1166 10A2 JU contrainfo

1166 10A3 JU contrainfo

1166 10A4 JU contrainfo

Foto: Agencias

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente