Tras fuerte oposición de diversos sectores de la sociedad

La líder del gobierno Hong Kong dio por muerta la polémica ley de extradición

49502102 303
9 de julio, 2019 - 3:34 pm
Agencia

Opositores recalcaron que Lam no ha cumplido sus cinco demandas: la retirada del proyecto de ley, su dimisión, no calificar las protestas como disturbios, la libertad de detenidos y abrir investigación sobre la Policía.
La jefa del Gobierno local de Hong Kong, Carrie Lam, dio hoy por muerto el polémico proyecto de ley de extradición que se ha encontrado con la fuerte oposición de diversos sectores de la sociedad hongkonesa durante el último mes.

En sus declaraciones más conciliadoras desde el inicio de las manifestaciones, hace un mes, la jefa del Gobierno admitió que los intentos de su Ejecutivo para aprobar el proyecto de ley resultaron ser «un fracaso total».

Sin embargo, un grupo clave de las masivas manifestaciones en Hong Kong contra el proyecto de ley prometió que habrá nuevas protestas y rechazó las declaraciones de la dirigente del Ejecutivo. «Si Carrie Lam y su Gobierno siguen sin escuchar nuestras cinco reivindicaciones, el Foro Civil por los Derechos Humanos seguirá celebrando protestas y asambleas», dijo a la prensa su portavoz Bonnie Leung.

Lam no dejó claro si el proyecto de ley se retira de forma efectiva, tal y como demandan los opositores, pero dejó entrever que el Legislativo no tiene la intención de seguir con su tramitación.

Investigación de las acciones policiacas

Por otra parte, Lam anunció la creación de un comité de investigación independiente para fiscalizar la actuación de la policía durante las protestas que han azotado la ciudad durante el último mes, así como el establecimiento de una plataforma para el diálogo con los opositores a la ley.

«Publicaré el resultado de este informe para que todo el mundo sepa qué ha pasado durante el último mes. La gente que ha participado, tanto manifestantes como agentes de policía, podrán aportar pruebas sobre lo que ha sucedido», ha señalado.

La jefa del Ejecutivo hongkonés asumió «plena responsabilidad» por la crisis pero no atendió a uno de los principales reclamos de los manifestantes estos días, su dimisión, y pidió «una oportunidad, el tiempo y el espacio» para devolver Hong Kong a la normalidad.

 

Masivas manifestaciones

La excolonia británica lleva semanas sumida en su peor crisis de la historia reciente, con unas masivas manifestaciones que en algunos casos derivaron en violentos enfrentamientos entre policías y una minoría de manifestantes más radical.

Protestor with a placard reading Hong Kong is not China

La excolonia británica lleva semanas sumida en su peor crisis de la historia reciente, con unas masivas manifestaciones que en algunos casos derivaron en violentos enfrentamientos entre policías y una minoría de manifestantes más radical.

Las protestas las desencadenó un proyecto de ley, suspendido, que habría permitido las extradiciones a la China continental. Pero se transformó en un movimiento más amplio para reclamar reformas democráticas y el fin de la erosión de las libertades en este territorio semiatónomo.

Esta crisis –durante la cual la policía disparó gases lacrimógenos y balas de goma y los manifestantes arrasaron el Parlamento local– es el reto más grave al que se enfrentan las autoridades de Pekín desde 1997, cuando la ciudad volvió a estar bajo su control.

Lam, favorable al poder en  Pekín, estuvo prácticamente desaparecida en las últimas semanas. Pero este martes reapareció e insistió en su posición de que el proyecto de ley no volverá a presentarse ante el Consejo Legislativo, el Parlamento local. «No existe tal plan. El proyecto de ley está muerto», aseguró.

Las protestas las desencadenó un proyecto de ley, suspendido, que habría permitido las extradiciones a la China continental. Pero se transformó en un movimiento más amplio para reclamar reformas democráticas y el fin de la erosión de las libertades en este territorio semiatónomo.

Esta crisis –durante la cual la policía disparó gases lacrimógenos y balas de goma y los manifestantes arrasaron el Parlamento local– es el reto más grave al que se enfrentan las autoridades de Pekín desde 1997, cuando la ciudad volvió a estar bajo su control.

Lam, favorable al poder en Pekín, estuvo prácticamente desaparecida en las últimas semanas. Pero este martes reapareció e insistió en su posición de que el proyecto de ley no volverá a presentarse ante el Consejo Legislativo, el Parlamento local. «No existe tal plan. El proyecto de ley está muerto», aseguró.

 

 

Foto: Agencia

Palabras clave

NOTICIAS SUGERIDAS

Comente