El coronavirus acentúa los problemas económicos de Venezuela

COVID-19
4 de mayo, 2020 - 10:48 am
Diario Qué Pasa

La economía del otrora país más rico de Suramérica y todavía uno de los que guardan una de las mayores reservas de petróleo del mundo se hunde. Se hundía antes de la llegada del covid-19. Ahora todo es incuestionable. El desplome de los precios del petróleo, su única exportación significativa está poniendo a un tercio de su población al borde de la hambruna.

El problema no son los datos de infectados o fallecidos, pues existen dudas razonables sobre si los datos que publica el gobierno son o no reales. Tampoco lo es el periodo de cuarentena, que se ha extendido hasta mediados de mayo, parando la actividad económica. Ni siquiera la situación previa del país caribeño o era. Venezuela tuvo en 2019 una inflación del 800% y 4,8 millones de personas abandonaron el país ante la falta de oportunidades.

Algunos pueden apuntar que el problema son las sanciones impuestas por la administración Trump. La última de ellas, la acusación de narco terrorismo o la invitación a la petrolera Chevron de que pare la producción en Venezuela. El verdadero problema es que a Venezuela sólo le queda el petróleo para sobrevivir y el precio ha caído tanto en las últimas semanas que ya no genera suficientes ingresos para sostener lo que queda de la economía.

Desde el punto de vista de los inversores, la única alternativa desde hace tiempo es trabajar con dinero expatriado en mercados internacionales a través del trading online. En ese sentido, en el mercado estadounidense muchos analistas ven ya opciones para ir tomando posiciones a medio y largo plazo. Pero también hay otros que saben cómo operar apalancados y están utilizando sabiamente los CFDs para maximizar el beneficio son grandes desembolsos de capital.

Y no será en el petróleo. Los expertos mantienen la cautela sobre los precios del oro negro y, por este mismo motivo, sobre las economías de los países emergentes que dependen del petróleo. No les preocupan las economías de Asia que compran petróleo, porque lo pueden hacer a buen precio, sino las de Venezuela, México o Brasil porque lo tienen que vender a precios muy bajos o no venderlo.

Para el trading online conviene más seguir la temporada de resultados en marcha, porque hay empresas de consumo y farmacéuticas que deberían recoger el impacto positivo que ha tenido en sus cuentas la pandemia. También hay otras empresas que están reaccionando a la crisis con buenas previsiones, comprando acciones propias para evitar males mayores o retrasando o, simplemente, eliminando, el pago de dividendos.

Un inversor sagaz tendrá que saber leer la situación de las empresas que se benefician de la crisis sanitaria, la de las que están sabiendo sobreponerse a ella y la de las que se van a estrellar o ya se han estrellado. Por supuesto, nada de invertir en empresas que necesitarán las ayudas públicas para sobrevivir o las que pueden sufrir parte del coste de la crisis (sectores regulados).

Por último, para el trading online, los niveles de volatilidad actuales son una mina, siempre y cuando se tenga la experiencia suficiente para operar en mercados convulsos o con operaciones apalancadas.

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente