Llueve café de oro a los colombianos

B(silueta) AFP 01
27 de julio, 2015 - 3:32 pm
Redacción Diario Qué Pasa

B%28silueta%29 AFP 01

Caterine Ibargüen conquistó una dorada para Colombia en el salto triple con nuevo récord panamericano

Foto: AFP

Desde que en los primeros Juegos Panamericanos de Buenos Aires 1951, Jaime Aparicio ganó la primera medalla de oro para Colombia en los 400 metros con vallas, el país del mejor café del mundo no había podido ir más allá del sexto puesto en el medallero general.

Las cinco medallas de oro que se lograron en Cali 1971 fueron celebradas con fuegos artificiales y estallido de fiestas populares en las calles. Ahora, en la XXVII de los Juegos, en Toronto 2015, Colombia cierra con zafra de 27 medallas de oro y un inédito quinto lugar, puesto que tradicionalmente se disputaban México y Argentina. Pero más que el salto cuantitativo, se dio un brinco cualitativo al ganar varias disciplinas no tradicionales, como la barrida de las tres medallas de oro que se dieron en el debut del golf en los Panamericanos y las tres de los bolos.

La delegación cafetera llegó a Toronto con la ambiciosa meta de ganar 25 medallas de oro, una más que la cifra récord lograda en los Juegos de Guadalajara 2015. «Los resultados son positivos. Se cumplió con el pronóstico de las 25 medallas de oro que supera lo hecho en los pasados Juegos. Un gran salto y un gran trabajo para lograrlo», dijo Baltazar Medina, presidente del Comité Olímpico Colombiano (COC). Rafael Lloreda, jefe de misión de la delegación colombiana en Toronto, dijo que «además de ganar más medallas, se rebasaron las expectativas». «Hubo deportes que estuvieron muy bien, como los bolos, golf y squash, en especial este último, que no tiene mucha tradición en nuestro país, y se logró un oro en equipos», afirmó Lloreda.

En casa de herrero, cuchillo de palo

Sin mucho ruido, Colombia ha ido descontando medallas para acercarse a Cuba en cada Juego Panamericano. Y lo paradójico es que todo este crecimiento deportivo es consecuencia, entre otros factores, del trabajo de cientos de entrenadores y especialistas deportivos cubanos que han prestado ayuda técnica al deporte colombiano. En estos Juegos, Colombia arrasó en la halterofilia, al ganar 8 de 15 medallas de oro posibles, y tuvo notables progresos en el atletismo y la gimnasia artística, deportes que han contado con asesoramiento de prestigiosos técnicos cubanos. Fue el profesor cubano Alfredo Herrera Corzo, doctor en ciencias del deporte con una maestría en halterofilia, quien plantó las bases no sólo para desarrollar el deporte en el país, sino para elevar el nivel técnico de los entrenadores y especialistas. También fue una entrenadora cubana la que descubrió el talento de Caterine Ibargüen, y otro cubano, Ubaldo Duany, quien la ha moldeado como campeona olímpica, mundial y panamericana.

En Toronto, la delegación cafetera estuvo varios días en el cuarto lugar, por delante de Cuba que consiguió separarse gracias a los deportes de combate, como lucha, judo, boxeo y taekwondo. En Lima 2019 la cosecha podría ser mejor si sigue por ese camino.

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente