Desafiados los árbitros

1238 depo (7) 01
29 de abril, 2014 - 1:17 pm
Redacción Diario Qué Pasa

1238 depo%20%287%29

Foto: Agencias

En un mundo donde la modernidad y los avances tecnológicos han tomado un papel fundamental en la vida cotidiana de las personas, el deporte no escapa de este desarrollo. Cuando hace años parecía impensada la inclusión de las herramientas tecnológicas en el béisbol de Grandes Ligas, hoy es un hecho que los mánager de los clubes pueden desafiar las decisiones de los umpires con tan solo pedir la repetición instantánea sobre una jugada determinada, considerando que han tomado una decisión errónea.

«A los fanáticos les encantará», declaró el comisionado Bud Selig, después que los dueños de equipos se reunieron y aprobaron las enmiendas de forma unánime el pasado 16 de enero.

«Es otro en una larga lista de cambios que mejorarán nuestro deporte», culminó el mandamás de la pelota estadounidense, abriendo la posibilidad de otras modificaciones en el futuro.

«Este es un instrumento nuevo de trabajo. No lo teníamos con anterioridad y debemos aprovecharlo de la mejor manera», dijo Omar Vizquel, coach de los Tigres al portal oficial de las mayores. «Esta herramienta ya la habíamos practicado en el spring training y nos hemos dado cuenta que los umpires cometen errores. Inclusive, puede convertirse en una pieza fundamental para el resultado final en el juego», enfatizó. Pero no todos se muestran entusiasmados con la idea. Para el venezolano Oswaldo Guillén, la utilización de las repeticiones en video atrasan el transcurso del encuentro, rechazándola a través de su cuenta oficial en red social Twitter. «¡Qué fastidio ver un juego con la fulana repetición! Yo sé que el juego es más legítimo, pero tarda mucho». Cada estadio en las mayores está dotado con 12 cámaras ubicadas en los mismos ángulos en cada parque. Las tomas captadas llegan al centro de repeticiones ubicado en Nueva York, donde ocho umpires se encuentran para revisar las jugadas dudosas cuando sean desafiadas.

Así comenzó todo

En 1999, durante un encuentro entre los Cardenales de San Luis y los Marlins de Florida, se produjo un batazo de Cliff Floyd, que impactó sobre la pizarra ubicada sobre la barda del jardín izquierdo. En principio, se dictaminó que la conexión debía ser un doble, pero el umpire Frank Pulli no lo tenía muy claro. Fue entonces cuando el árbitro por su propia cuenta se dirigió al dugout de los Marlins, y vio nuevamente la jugada en un televisor. Finalmente, revertió la decisión que se había tomado, considerando tras ver la repetición que el batazo había salido del parque. El juego fue puesto bajo protesta por los peces de Florida a pesar de que la decisión les había favorecido, y MLB determinó que no se podía utilizar este recurso en el futuro. En 2008 se aprobó que se pudieran revisar repeticiones, pero solo en jugadas en las que se dudara si la bola había sido cuadrangular o no.

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente