Canó vuelve al Bronx

1238 depo (5) 01
29 de abril, 2014 - 1:17 pm
Redacción Diario Qué Pasa

1238 depo%20%285%29

Foto: Agencias

El Robinson Canó que esta semana regresa al Bronx, es muy distinto al que vistió el uniforme de los Yankees de Nueva York las nueve temporadas anteriores. Más allá de la barba que antes no podía lucir, el segunda base dominicano ha asumido con gusto la condición de líder dentro de los Marineros, el joven equipo que comprometió 240 millones de dólares para llevárselo al otro extremo del país, a Seattle.

Hoy le toca el primero de una serie de dos juegos en el Yankee Stadium. Sus excompañeros de los Yankees seguramente le darán una cálida bienvenida. Pero ¿cómo será la recepción de los fanáticos, de gente que quizás no le perdone haberse marchado como agente libre? Muchos aguardaban que iba a seguir los pasos de Derek Jeter y Mariano Rivera como un «yanqui de toda la vida». Probablemente afloren otra vez los reproches por su tendencia de no correr con el máximo esfuerzo, tras batear rodados de rutina. Canó quiere saludar a Jeter, el capitán de los Yankees que se encuentra en la última campaña de su carrera. Tampoco teme a la posibilidad de escuchar abucheos desde las gradas. «Puede pasar, pero no tengo eso en la mente», dijo Canó en una conversación reciente con The Associated Press en Miami. «Creo que me fui de Nueva York con buenos términos».

«No tengo problemas con el equipo, ni con los fanáticos. Todos saben que esto es un negocio». Con nuevos desafíos y deberes, Canó está más pendiente de su adaptación a los Marineros. A la sombra de líderes como Jeter y Rivera o bajo estrellas que acaparaban la atención como Álex Rodríguez, la primera parte de la carrera de Canó se caracterizó por tener cierto anonimato para proyectarse en la élite de las mayores, dejando un legado que se avala con un porcentaje de bateo de .309, 204 jonrones, 822 carreras impulsadas y slugging de .504.

También ganó una Serie Mundial, en 2009 y promedió 153 juegos, pero en Seattle se ha encontrado con un equipo que en la última década ha acumulado seis campañas de 90 derrotas o más, y que a los tumbos trata de dar los pasos para convertirse en contendiente en la División Oeste de la Liga Americana. «La experiencia en Seattle ha sido excelente», dijo Canó. «Es una ciudad con un ambiente más relajado al de Nueva York». Esa es una gran ventaja al considerar que los Marineros recién el martes pasado rompieron una racha de ocho derrotas en fila, que desinfló la euforia inicial tras un arranque con marca de 6-3. En el plano individual este primer mes, Canó comenzó flojo y apenas cuenta con un jonrón, conectado de visita en Texas, lo que ha acentuado el temor de que su poder mengüe en las dimensiones del Safeco Field de Seattle, poco favorables para los bateadores. Pero despertó en los últimos seis juegos con un promedio de .423 (11 hits en 26 turnos).

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente