el ex jugador del Barcelona, cautivado al conocer la historia

Un niño japonés recorre mil kilómetros para entrenar con Iniesta

iniesta
20 de octubre, 2019 - 3:01 pm
Karolay Ordoñez/Agencia

El 27 de abril de 2018, Andrés Iniesta anunció su marcha del Barcelona entre lágrimas. 758 partidos y 39 títulos fue el legado de uno de los mejores jugadores de la historia del club azulgrana y de la selección española.

Su destino fue Japón, concretamente el Vissel Kobe. Allí adivinó al instante que el país asiático no es España. Que la cultura nipona, infinitamente más reservada, nada tiene que ver con la española. Los aficionados no le abordaban por las calles, simplemente le observaban desde la distancia. Con los ojos como “platos”, eso sí.

El manchego, a sus 35 años, mantiene su romántica relación con el fútbol, aunque en una liga de rendimiento muy inferior. No sólo en su nuevo club, donde asoma como titular en cada encuentro y en apenas un año ya fue nombrado capitán, sino en los campus que organiza para niños. Unos niños que le veneran, que están dispuestos a lo que sea por compartir una hora y media a su lado. Incluso recorrer 1 mil kilómetros por carretera.

Es el caso de Yuga Murase, de 11 años, que tiene que afrontar cinco horas de ida y otras cinco de vuelta para poder asistir a estos campus de fútbol organizados por la “Iniesta Methodology”. Siempre acompañado por su padre, conductor en los largos trayectos, el joven es un férreo aficionado del Vissel Kobe, sobre todo desde que llegó Iniesta.

Según cuenta su padre, Yuga siempre llora desconsolado hasta caer rendido por el cansancio en el viaje de regreso a casa, después del entrenamiento impartido por su ídolo y por el resto de preparadores de la Academia.

Hace unos días, el propio pequeño celebraba entusiasmado la apertura de una línea aérea entre su ciudad, Nagano, y la localidad de Kobe, lo que le facilita asistir con mayor asiduidad a los partidos del equipo de Iniesta, donde también se encuentra David Villa.

En agosto, Iniesta organizó su primer campus en el país nipón. Allí, por supuesto, acudió Yuga, con la intención de abrazar y compartir confidencias con su referente. Sus lágrimas no cesaban mientras se fotografiaba con el ex jugador del Barcelona, cautivado al conocer el largo trayecto realizado para acudir a la cita.
 

Foto: Agencia

Palabras clave
,

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente