El peluquero de varias generaciones

Salvador, 60 años haciéndonos lucir elegantes y a la moda

2 de octubre, 2018 - 10:22 am
Salvador Fazio

Salvatore Giurdanella, o simplemente “Salvador”, ha sido el peluquero de varias generaciones de damas, caballeros y niños en Maracaibo, y hoy en día, en varias ciudades del mundo

Salvador hairdressing-01

Maracaibo.–  Ésta es la historia de un inmigrante italiano que llegó a Venezuela de paso, sólo para conocerla y nunca más se fue, un hombre que apenas con una maleta, su oficio y muchas ganas de triunfar creó bases sólidas para permanecer por sesenta años en la cresta de la onda, en un ramo tan competitivo y difícil como la alta peluquería y el estilismo, y aun hoy en día continúa en la cima.

Forjó a hijos y empleados, enseñó a trabajar a muchos y no contento con esto, con la ayuda de sus hijos logró exportar su empresa a otros países; no es otro que Salvatore Giurdanella, o simplemente “Salvador”, el peluquero de varias generaciones de damas, caballeros y niños en Maracaibo y hoy en día en varios lugares del mundo. Nos cuenta su historia Michele, su hijo.

 

Michele, cómo empezó Salvador? Cuéntanos la historia desde que se montó en el barco, llegó a Venezuela… cómo se le ocurrió, se trajo el oficio de allá, lo aprendió aquí?

Michele: Gracias por la entrevista, en efecto, es bonito que la gente lo sepa y vea cómo fue la evolución de todo, Salvador nació en Módica, Sicilia, en plena Segunda Guerra Mundial, y para hacer el cuento corto mi abuelo se fue a la guerra y mi abuela se quedó sola, mientras un día ella lavaba en el río, una bomba le tumbó la mitad de la casa, ahí empezó la historia de necesidad que vivieron.

Muchas personas sintieron en su tierra, como en Italia nosotros, la necesidad de emigrar, de exportar y salir a trabajar, básicamente porque había necesidad en esa época, papá lo hizo a través de una tía que lo incentivó al decirle que en América del Norte conseguiría un mejor trabajo; esta tía que se había ido antes, mucho antes que mi papá, le dijo: Vente a América que aquí te consigo un trabajo, pero necesitas venir con una profesión en la mano.

Mi papá obviamente buscando que hacer, entre una cosa y otra no le gustaba el campo como a mi abuelo, que era hacendado, un granjero que criaba vacas, pero logró entender que no le gustaba eso y salió a la ciudad a buscar trabajo, y una de las primeras cosas y la última que probó fue la peluquería, por la cual se enamoró rápidamente del trabajo en el pueblo, en Módica Alta, en la barbería de un amigo que le dio una oportunidad y él pagaba por trabajar para aprender, pero además le barría la barbería a esta persona, limpiaba, reparaba, etc. Poco a poco empezó a comprender la profesión y se fue a la provincia de Ragusa, un poco más avanzada a nivel de peluquería, donde le dieron la oportunidad de trabajar los inicios de ese arte, ahí fue donde se desarrolló y le enseñaron bastante lo que es el negocio y la profesión, hasta que tuvo la oportunidad de poderse ir a Milán y otras ciudades del norte de Italia a hacer concursos de permanentes, estilismo y todo lo que es el ramo de la belleza en general.

“Mi papá obviamente buscando que hacer, entre una cosa y otra no le gustaba el campo como a mi abuelo, que era hacendado…  salió a la ciudad a buscar trabajo, y una de las primeras cosas y la última que probó fue la peluquería, por la cual se enamoró rápidamente del trabajo en el pueblo, en Módica Alta, en la barbería de un amigo que le dio una oportunidad y él pagaba por trabajar para aprender, pero además le barría la barbería a esta persona, limpiaba, reparaba, etc.
Poco a poco empezó a comprender la profesión… hasta que tuvo la oportunidad de poderse ir a Milán y otras ciudades del norte de Italia a hacer concursos de permanentes, estilismo y todo lo que es el ramo de la belleza en general“. Michele Giurdanella

Poco a poco empezó a comprender la profesión y se fue a la provincia de Ragusa, un poco más avanzada a nivel de peluquería, donde le dieron la oportunidad de trabajar los inicios de ese arte, ahí fue donde se desarrolló y le enseñaron bastante lo que es el negocio y la profesión, hasta que tuvo la oportunidad de poderse ir a Milán y otras ciudades del norte de Italia a hacer concursos de permanentes, estilismo y todo lo que es el ramo de la belleza en general.

Ya en esa época, estoy hablando de hace 60 años, en cuestión de seis meses ya tenía la profesión en la mano, por la misma prisa de poder emigrar el trató de aprender velozmente, y así fue, luego de esto él dijo: Bueno, ya es la oportunidad de poder, ya conozco la profesión, ya es el momento de salir a Estados Unidos… él llegó con la intención de quedarse para siempre en Norteamérica, exactamente en New Jersey, sin embargo dijo: Déjame ir un momentico para Venezuela, para ver cómo es la vida allá porque me dicen que es bonito, y después yo vuelvo para acá…

Total que llegó y no se fue nunca más, hoy tiene 60 años aquí en Venezuela, vino para acá y al sexto mes de trabajar en la peluquería de otro, montó su propia peluquería cerca del centro comercial Montielco en Maracaibo, después tuvo sus inicios de Salvador Instituto de belleza como tal y la peluquería en el Montielco, que fue el primer local donde operó después de este primer año en esta peluquería más pequeña que quedaba por ahí.

 

sr michele 1

Su primera peluquería quedaba en un centro comercial pequeño, frente a la zapatería Wendy y la vieja Clínica Paraíso, dónde quedaba Maracaibo Infantil, hoy en día al lado de Subway?

Michele: Exactamente, que inclusive él se la vendió luego a Gaetano, éste se la vendió a otra gente y bueno… Pero ahí empezó.

 

Ahí iban mis abuelas, mis tías y muchas señoras que conozco que ya no están… algunas venían de La Concepción a cortarse el pelo con Salvador!

Michele: Ahí empezó, pero luego de tantos años él siguió trabajando, cosechando éxitos, montándose en tarimas como estilista profesional, viajaba todos los años y traía tendencias, novedades, básicamente fue un ícono en Maracaibo, una persona muy trabajadora, conocida, con unos valores increíbles, yo creo que a mi si me enseñó algo fue a tener una plataforma de vida, que nunca fue dinero o comprarme algo, sino enseñarme lo que es una buena educación, lo que es el sacrificio del trabajo incansable, que hoy en día me dice: Por qué trabajas tanto? Y yo le digo: La culpa es tuya, no?

Luego de tantos años y cosechar éxitos, él nunca pensó en franquiciar el negocio, nunca se le ocurrió, ni siquiera conocía el término, sin embargo lo que si conocía era un trabajo increíble, y a partir de ahí ya en el año 90 – 91 comenzó a abrir tres negocios más, Costa verde, Delicias Norte y Ciudad Chinita, que fueron los primeros tres negocios que tuvo luego de irse a vivir a Estados Unidos y volver para Venezuela, porque se dio cuenta que como Venezuela no había, no había un país tan bello como Venezuela, y no hay.

Después de eso se dio cuenta de que tenía que seguir creciendo, no tenía el concepto de franquicia pero decía que tenía que abrir otros más, para llegar más cerca de la gente, y comenzó en esa época un eslogan que se llamaba “cada día más cerca de ti”, que lo sacó mi padre en su época diciendo que ya estábamos en Chinita, en Costa verde, en Delicias, y bien o mal comenzó a crecer a su manera en esas unidades de negocio.

Yo comencé ahí, fui creciendo con esos valores que él me inculcó, me gradué de administrador de empresas, hice el curso de belleza, también fui estilista en su época, aprendí a cortar cabello pero primero aprendí a lavar y barrer el salón, que eso es lo primero que te enseña un padre cuando empiezas, que es lo que mi hijo hace, tanto en el café como en los salones, lo primero que hace es conocer la empresa desde adentro, desde abajo, limpiar, barrer, ir a un baño y de repente botar la basura, son cosas que necesitas conocer y hacer para poder agradecer en un futuro cualquier cosa que tú hagas, al final es el valor del trabajo, que es lo más importante.

Luego de eso, el cuarto salón se ubicó en La Limpia y lo abrimos juntos, fue mi primera experiencia terrible, porque le hice gastar a mi padre un montón de plata innecesaria, en esa época yo todavía estaba comenzando, mis inicios, no comprendía muchas cosas, ya era estilista pero obviamente en la parte de negocios estaba involucrándome poquito a poco y a partir de ahí, del quinto salón yo empecé con el control y la vicepresidencia de los negocios, poco a poco a comenzar a manejarlos; como me decía mi padre, tú tienes que aprender a manejar un negocio para yo poderte dar el resto de la compañía o el control total de las peluquerías, y así fue.

Yo manejé Delicias Norte por mi cuenta, fue mi prueba piloto, tanto de gerencia y estilismo como de la parte de peluquería, sin embargo en el año 2000 casualmente me di cuenta en Berlín, cuando fuimos al campeonato mundial de peluqueros, que mi pasión no era cortar el cabello sino hacer llegar los valores de mi padre a todas partes, y yo le dije a él: A partir de hoy yo quiero transmitir tus valores en más ciudades, y no sólo en Maracaibo.

Cuando regresé de ese viaje comencé a disminuir el trabajo con el peine y la tijera, hasta que en el segundo año ya yo no estaba cortando cabello, sino que estaba preocupado en cómo “gerenciar” y hacer expandir el negocio, hace ya más de 12 años nos convertimos en franquicia y actualmente estamos en seis países, a nivel internacional, con 70 salones, 60 años de trayectoria y muy orgullosos no solamente de estar en esos países, sino de dejar huella, hacer historia en cada país, tener un equipo hermoso de responsabilidad social que aporta en cada sociedad donde estamos.

Actualmente hay responsabilidad social en Venezuela y Panamá, y estamos tratando de transmitir esa misma filosofía en cada país y en cada lugar a donde vamos, porque al final no todo es el negocio como tal sino lo que transmitimos a nuestra gente como clientes, a nuestros clientes internos que son nuestros estilistas, nuestra fuerza de trabajo y nuestra esencia de marca, nuestras franquicias, que son los valores con que ellos manejan nuestro negocio y son transmitidos a través de la marca ahí, a través del tiempo y de la misma manera.

Hoy en día seguimos creciendo, la gente sigue apostando por nosotros porque no solamente somos un negocio rentable, sino también porque somos un negocio real y con base, nosotros a nuestros franquiciados les hablamos claro y les explicamos que en este negocio o te apasionas o mejor no te metas en este tipo de trabajo, o te gusta sumarte a los valores Salvador o mejor compra  otra cosa.

Éste es un negocio manejado a través de la pasión, el buen servicio, la atención al cliente y hay que entender más aun lo que es el servicio, es un negocio en degradé como le dicen en la peluquería, porque va de menor a mayor, no es un negocio donde en dos meses ya estás cosechando los éxitos, hay que comprobarlo, hay que trabajarlo y hacerlo crecer en el tiempo, así es nuestra marca y así es nuestro negocio.

Nos puedes seguir en la redes en @mundosalvador, también en @Salvador_ceo que es el mío, también en Facebook: Salvador Peluquería, y nuestra página web que es www.salvadorhairdressing.com

Salvador

 

Si alguien quiere abrir una franquicia de Salvador, qué debe hacer?

Michele: El primer paso para abrir una franquicia es entrar en la página web e ingresar solicitud de franquicia, ahí vas a tener cuatro equipos de franquiciados, Operador Master, Estilista si eres estilista, si eres un operador que quiere operar una franquicia, si eres un inversionista que quiere abrir una ubicación en una región en particular, ahí está el formulario para poder ingresar.

 

Más específicamente, que debe saber cada aspirante, que capacidad y conocimiento, qué habilidades debe tener cada candidato para poder aspirar a manejar un negocio de Salvador como se debe para que tenga éxito?

Michele: La primera fórmula es no tener miedo, cuando un inversionista o un operador de negocios viene a nosotros tal vez podamos ver bien o mal el nivel de inversor que es, que es o no es muy alto, pero nosotros no necesitamos una persona que tenga toda la inversión para poder abrir, nosotros necesitamos una persona que tenga vocación de servicio, eso es lo más importante, aptitud para comprender cómo manejar procesos, eso quiere decir saber hacer caso, y por otro lado entender que puede durar uno o dos años que el negocio llegue al nivel que quieres lograr, todo va a depender de la operación del negocio, su ubicación y el cariño que le tengas a los valores de la marca, al manejo de éste como tal a través de la vocación de servicio, que es imprescindible en este trabajo.

 

Ustedes tienen un instituto…

Michele: Nosotros tenemos cinco conceptos de negocio, “Instituto” que es el salón completo, “Express” que es más pequeño, pero también es una peluquería completa, el “Kids” que es el salón de niños, el “Uomo” que es el Barber Shop o la barbería y el “Beauty Store” que es la tienda de belleza, todos esos conceptos son “franquiciables”, tenemos una “Academia Salvador” que es donde formamos y damos cursos a terceros, pero también formamos a toda nuestra gente para poder tenerla y profesionalizarla en la “Universidad Salvador”, que es el soporte que damos.

Agregado a ese comentario de la franquicia, todo el soporte para el franquiciado a nivel artístico, administrativo y de sistema (porque tenemos sistema propio para facturación y cursos online) lo hacemos online a nivel de lo que es la adaptación del sistema si tienes una queja o un reclamo; tenemos también un sistema de Mystery Shopper, que es para controlar tus negocios, nosotros controlamos tu negocio a través de un cliente misterioso y manejamos el nivel de control de calidad del servicio, eso también lo puede hacer el franquiciado, hay franquiciados que tienen uno, o varios salones y ellos mismos pueden enviar clientes misteriosos para sus negocios, y a su vez controlar como está el nivel de satisfacción y manejo de control de en sus propias unidades de negocio.

 

Una explicación breve de lo que es el Kids, el Instituto y todo lo que mencionaste anteriormente, en qué consiste cada uno?

Michele: Nosotros dividimos los conceptos de peluquería para hacerla para toda la familia, más cada una tiene un concepto por separado, en la de niños obviamente vendemos juguetes, es un negocio donde todo es imaginario, colorido y cómodo, para que el niño se sienta bien y no llore tanto, en el de hombre también porque hoy en día el hombre está a la vanguardia y quiere también su espacio, hemos creado el concepto Barber Shop, el Express y el Instituto dónde puede entrar toda la familia, incluyendo hombres niños y mujeres, pero es un concepto más especializado para lo que es el tema de belleza integral completa.

 

En el de hombre, ¿como se atrae específicamente al público masculino, qué ofrece, qué tiene?

Michele: En el de hombre ofrecemos todos los servicios, barba, cabello, pedispa manicure estética, masajes, depilaciones para caballero y todo lo que es el ambiente, inclusive ofrecemos también tragos, vino y hacemos un espacio totalmente masculino de lo que puedan leer o ver en pantalla, porque es un espacio exclusivo para hombres, en algunos casos inclusive no apto para mujeres.

 

¿Prohíben la entrada a mujeres?

Michele: No en este momento, pero es exclusivo para hombres porque se maneja un lenguaje obviamente particular y específico.

 

 

¿Lo mismo para las damas, los niños, el Express, el Instituto?

Michele: Exactamente y valga el comentario también, que cada concepto tiene personas especializadas para ese rubro o para ese tipo de persona, porque no es igual atender un niño que atender a una señora o atender a un caballero.

 

¿O sea que yo puedo atender un Express, un Kids, un Uomo y abrir un Salvador Instituto?

Michele: Si

Salvador

El Instituto Salvador, en el que se aplica el concepto “para toda la familia”

¿Cómo es el Salvador Instituto? Si abro uno puedo enseñar a otros?

 Michele: No, porque el instituto es un concepto integral, completo, no es una escuela, es un concepto, un modelo de negocio, la Academia Salvador si es la escuela, que la tenemos hoy en Venezuela y en Panamá.

 

¿Y el que compra la franquicia Instituto?

Michele: Compra el salón, un salón de belleza, completo, integral, más grande, más elegante, el instituto es más “Top” que el Express.

 

¿Cómo lo que tiene tu papá en Costa verde?

Michele: Eso es un Instituto, Lago Mall es un Instituto, arriba hay un Uomo, el de Delicias Norte es un Instituto Integral, ahí está todo, fíjate que en el Express no hay estética, es más rápido, tipo calle.

Nuestro correo es: [email protected] , que en caso de no querer llenar un formulario sino enviar un correo directo, lo puedes hacer pero la modalidad es esa, nosotros y es importante decirlo, estamos incentivando económicamente a los franquiciados que quieren invertir en Venezuela, porque seguimos creyendo en el país, a pesar de que hay tanta dificultad y un momento tan complejo, para la apertura de la franquicia en Venezuela y en otros estados.

 

Un visionario valiente, una persona que enfrentó y enfrenta la vida con alegría y optimismo, que sigue apostando por este país, con una positividad contagiosa que lo convierte más que en tu peluquero o en tu barbero, en tu amigo Salvador, con quien conversar es siempre una enseñanza amena que quieres volver a repetir, con una ética y amor por el trabajo a toda prueba, por no hablar del talento innato que hace de sus creaciones algo excelente, sobresaliente y de buen gusto, por eso quien se corta el pelo con él lo sigue haciendo hasta el último día, como mis abuelas. Grazie Don Turi!

 

Su tocayo Fazio

Palabras clave
, , ,

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente