«The Imitation Game»: La historia que reivindica la homosexualidad de Alan Turing

1507 farandula (3) 01
28 de enero, 2015 - 12:10 pm
Redacción Diario Qué Pasa

1507 farandula%20%283%29

Aunque en las galas previas al Oscar 2015, The Imitation Game no ha salido bien parada. En los Premios de La Académia llega liderando las postulaciones con 8 y espera llevarse la más importante de la noche, la de Mejor Película donde compite con la multipremiada: Bridman.

Esta historia tiene un mensaje muy claro: «Te odian porque eres distinto».  Sin embargo, mucho se ha dicho sobre el filme y su manera de retratar la homosexualiad de Alan Turing. Frente a las críticas de los biógrafos del genial matemático que descifró el código Enigma de los nazis, y salvó millones de vidas, estaba el propio elenco de la película.

Su protagonista, un genial Benedict Cumberbatch, tuvo que salir explicando que no hacía falta una escena de sexo para hablar de homosexualidad. Y, después de ver la película hay que darle la razón. Porque «Desifrando el Enigma», su nombre en español, en ningún momento elude la sexualidad de Turing. Está muy presente casi desde el principio de la película y se habla sobre ella abiertamente en más de una ocasión. No solo eso, la película reivindica su figura y se toma unos segundos para recordar a los miles de británicos que sufrieron penas de cárcel por ser precisamente quienes eran.

El mensaje no se refiere únicamente a la sexualidad de este individuo, hace referencia a su faceta de genio y su falta de habilidades sociales. Porque el retrato de Turing, que presenta «The imitation game», integra la homosexualidad de británico en su vida como lo que realmente era: un aspecto más de una personalidad que sufrió por el rechazo y la incomprensión de la sociedad. La cinta, aborda el tema de una manera elegante y limpia y sirve para reivindicar que Turing era mucho más. La crítica a la sociedad británica de los años 50 también trasluce en la cinta.

La película se centra en los trabajos para descifrar la máquina Enigma, el poderoso artefacto con el que los nazis codificaban todos sus mensajes. El Gobierno reunió en Bletchley Park, bajo la tapadera una fábrica de radios, a las más geniales mentes matemáticas y lógicas expertas en el cifrado de mensajes para intentar descifrarlo. La película narra este episodio histórico con una magnífica ambientación y un espléndido guión.

¿Por qué hablar sobre Alan Turing?

Turing es para buena parte de la comunidad LGBT (Lesbiana, Gay, Bisexual y Transexual) un héroe. El científico británico fue condenado, en 1952, a 61 años de prisión por prácticas homosexuales que eran consideradas un delito en Reino Unido hasta 1967.  Para no ir a la cárcel aceptó inyecciones de estrógeno para anular su líbido, en un procedimiento que se conoce como castración química. El cruel tratamiento lo llevó a la depresión y se mató el 7 de junio de 1954.

En la Segunda Guerra Mundial, fue pieza clave para la victoria británica tras «crackear» el código «irrompible» alemán que proporcionó las pistas necesarias para poner  fin a la guerra y salvar a miles de personas. Es probable que el modelo de Turing, como considera la comunidad científica, hubiera podido convertirlo en el primero en diseñar una computadora digital. Tras el fatal desenlace, algunos de los principales científicos pidieron al Gobierno conceder un perdón póstumo a Alan Turing.  En febrero del 2012, se presentó una petición en línea con más de 23 mil firmas, la cual fue rechazada. En 2009, el entonces primer ministro de Gran Bretaña, Gordon Brown, se disculpó públicamente por la condena del padre de la científica moderna.

Fallos en la historia

No todo es reconocimiento y grandes logros en esta historia. La película que dirige Morten Tyldum tiene graves errores, según los conocedores. Se cuestiona, por ejemplo, exagerar la relación amorosa con una mujer, interpretada por Keira Knightley. Turing era un homosexual conocido y el mismo  Andrew Hodges, autor de la biografía en la que se basa el filme, no está contento con la producción y le inquietan las fallas históricas y humanas.

Quienes conozcan a fondo la vida de Turing, posiblemente considerarán que esta película no es el Turing real. Si no se sabe nada del genio, te irás con una visión poco clara de él, y será mejor que profundices en libros y archivos documentales para conocer al verdadero y gran Turing. Pero a pesar de las críticas negativas, la película pone sobre la mesa hasta qué grado la homofobia y la intolerancia pueden llegar a destruir una mente brillante.

1507 farandula tmb%20%282%29

1507 farandula tmb%20%283%29

1507 farandula tmb%20%284%29

Fotos: Agencias

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente