«Descansaré en un solo sitio cuando me muera»

1255 fara (2) 01 03
17 de mayo, 2014 - 12:29 pm
Redacción Diario Qué Pasa

1255 fara%20%282%29

Foto: Diego Graterol

Maracaibo — Menuda como un colibrí, más sencilla que una arepa con queso, criolla como el joropo y transparente como las aguas del Orinoco, Valentina Quintero, referencia por excelencia del turismo en Venezuela, conversó con QUÉ PASA sobre su Bitácora, Cuentos de Camino, su vida y preferencias a la hora de disfrutar de sus incansables viajes por cada rincón del país.

1.- Se autodefine como «militante de la felicidad». ¿Cuál es su secreto para ser feliz?

– «Que hagas lo que te gusta hacer, que te desbarranques por lo que te gusta hacer, que no te pongas ninguna limitación, entrompes lo que quieres y que no te desvíes».

2.- ¿Hay algo que la ponga de mal humor?

– «Muchas cosas, pero trato de contentarme. Yo cuando ando complicada, lo que hago es agarrar carretera y me voy por ahí».

3.- Con 38 años de carrera ¿Aún sueña con ser Luisa Lane?

– (Risas) «¿Sabes? Es que finalmente siempre terminas siendo reportera. ¿Qué es lo que yo hago? Reportear, reportear todo lo que consigo por el país; ese también lo considero un trabajo periodístico».

4.- Si usted fuera presidenta de la República. ¿Cuál sería su primer decreto a favor del turismo nacional?

– «Lo primero que haría sería que Imparques fuera de los organismos más importantes del país. Oye, de Imparques depende el 46 por ciento del territorio nacional; debería ser un ente con mucho peso y no lo tiene, mientras dependa del Ministerio de Ambiente, organismo que tiene otras prioridades como el agua, por ejemplo, no le van hacer caso. Está muy desasistido. Y reforzaría la seguridad por supuesto».

5.- ¿Cuál es el lugar dentro y fuera de Venezuela que más le gusta?

– «No tengo nunca un lugar, pero sí puedo decir que mientras más lejos mejor. No me quedaría por siempre, pero me gusta donde la naturaleza sea más virgen, extrema, amable. Yo descansaré en un solo sitio el día que me muera, por eso siempre voy andar «sandungueando». No hay un sitio fuera de Venezuela donde yo pudiera vivir, pero uno que me ha cautivado es Nueva Zelanda, donde la naturaleza lo es todo para ese país».

6.- ¿A qué lugar de Venezuela no regresaría?

– «No hay ningún sitio al que yo no regresaría, no soy tan exigente e impertinente para decir «¡Pa′ allá no vuelvo!». Por ejemplo, Maracaibo me encanta, entendió que debía ser una ciudad turística, se preparó».

7.- ¿Lo más insólito que vio en 15 años de Bitácora?

– «Una cosa loquísima fue una vez que nos perdimos en la Teta de Niquitao-Trujillo, habíamos ido con los mejores guías, que todo se lo sabían, y no conseguíamos los carros, no aparecían. Yo me puse una chaqueta porque venía una lata de agua, me metí debajo de una piedra y dije: Algún día aparecerán. Cayó el palo de agua, y después que los hallamos, iba cada uno en una puerta sosteniéndola, porque la orden era que si nos desbarrancábamos había que tirarse del carro» (risas).

8.-  ¿Cuál ha sido hasta ahora el mejor Cuentos de Camino?programa de radio que hace junto a Miguel Delgado.

– «Yo diría que lo más reciente. Llegamos ahorita de Miami, hicimos dos presentaciones, y fueron bastante conmovedoras…había mucha nostalgia, a diferencia que las que hacemos en Venezuela que son mucho más alegres».

9.- Las conductoras de hoy ¿Más belleza que talento?

– «Yo veo poquísima televisión. Aunque creo que si tú vas a hacer un programa para promocionar Venezuela, la protagonista debe ser Venezuela, la naturaleza, y se debe trabajar en función a eso».

10.- Arianna. ¿Hija de gata caza ratón?

– «Arianna supo utilizar con muchísima inteligencia el hecho de ser mi hija, pero se creó un nicho con su personalidad. Tiene proyectos que no tienen nada que ver con lo que yo haya hecho, aun cuando son de viajes. Disciplinada, constante y trabajadora.

11.- ¿Qué sintió cuando vio el primer programa de su hija La Cocina de Babel?

– «Me emocionó mucho, es un programa que aporta. Yo creo que si hubiese visto a Arianna de miss o algo de eso ¡Me muero! Habría dicho ¡¿Dios qué hice con la vida de mi hija?!. Me gusta que sea fresca, espontánea».

12.- ¿Qué es lo más extraño que ha comprado en uno de tus viajes?

– «Yo no soy muy compradora, pero de las cosas que tengo y que más atesoro, fue un nicho que compré en un páramo de Trujillo, donde tengo unos santos. Lo hizo un viejito que hasta la urna la tenía al lado esas de por si acaso te mueres, y si se moría alguien antes se la prestabas».

13.- ¿Mujer de campo o ciudad?

– «Me gusta vivir en Caracas, pero no me puedo quedar ahí mucho tiempo, tengo que salir, no necesariamente al campo, sino cambiar, puede ser playa, campo, otra ciudad, pero que sea distinto».

14.- ¿Posada u hotel cinco estrellas?

– «Me gustan muchos las posadas, porque tiene la ventaja que pueden estar ubicadas en lugares donde no puede estar un hotel cinco estrellas, pero  por ejemplo, este hotel no se puede poner en la Gran Sabana. Prefiero llegar a campamentos».

15.- ¿Carro, barco o avión?

– «Me gusta el carro porque no se retrasa, y sobre todo me puedo parar en el camino a averiguar. En avión me gusta si es avioneta, que van más bajito y puedo ver. Y barcos, me gustan los bongos por los ríos.

16.- ¿Sol inclemente o chaparrón constante?

– «Depende de donde esté, porque a mí la playa con lluvia me deprime; pero si estoy en el llano, una lata de agua es lo máximo, sobre todo cuando la ves venir».

17.- ¿Una canción que le suene a Venezuela?

– «La Viajera Del Río, definitivamente. —Vals venezolano del compositor Manuel Yánez—».

18.- ¿Un recuerdo de la infancia que jamás olvida?

– «La primera vez que fuimos a Canaima, mi mamá, mi papá y todos los hermanos. Tenía 10 años, y el campamento tenía apenas tres churuaticas. No iba nadie, estábamos solamente nosotros, y fue la primera vez que nos montamos en un avión».

19.- ¿Lleva algún amuleto?

– «No soy de amuletos, pero Arianna una vez me regaló una estampita de un santo. Tengo varias en mi monedero, pero no los considero amuletos».

20.- Cuando muera. ¿Qué le gustaría que dijera su epitafio?

-(Risas). «Nunca lo he pensado, pero probablemente Por fin se quedó quieta.

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente