Interpretar con Libertad!

30 de agosto, 2015 - 2:56 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Si nos preguntamos ¿qué es una canción? pudiéramos responder: es un relato, un poema o una pequeña historia con música. Pero para que esa historia sea creída por el público se necesita una maravillosa y difícil cualidad o destreza que obligatoriamente debe tener un buen cantante y, por cierto, no puede ser enseñada ni en la más importante escuela de canto del mundo: la interpretación. De modo que un buen maestro puede ilustrar los ejercicios respiratorios, la correcta forma de vocalizar pero nunca podrá enseñar a interpretar. Esta cualidad es el sello personal de cada artista, una huella digital y es un detalle milagroso que forma parte de lo más profundo e intenso de cada ser. De modo que el canto debe ser responsablemente estudiado pero la interpretación debe ser definitivamente libre y muy personal.

En este orden de ideas, recordamos a Albert Einstein (Alemania 1879-Estados Unidos 1955) quien dejó una frase conmovedora e impresionante que reza «dar el ejemplo no es la mejor forma de enseñar, es la única» razón por la cual, hablando de interpretación deslumbra el nombre de la preciosísima Libertad Lamarque, soprano lírica con una de las voces más afinadas e impactantemente fuerte y dulce a la vez de todos los tiempos. Su bella forma de cantar alcanzaba toda la extensión de la palabra ternura, es decir, interpretaba con mágica libertad sus canciones como aquel tango Madreselvas de Francisco Canaro y Luis Amadori compuesto en 1931… Madreselvas en flor que trepándose van / en su abrazo tenaz / y dulzón como aquel / si todos los años / tus flores renacen / hace que no muera mi primer amor.

Libertad Lamarque nació en la población de Rosario-Argentina el 24 de noviembre de 1908 y falleció en México (país en el que vivió gran parte de su vida) el 12 de diciembre del 2000. Sus inicios en la actuación ocurrieron a la edad de 7 años en actos de su región natal. En 1926, instalada en Buenos aires, fue contratada para actuar en el Teatro Nacional y grabar discos con la compañía RCA Víctor, convirtiéndose en una de las primeras cantantes de tango surgidas en la década de 1920 que crearon la modalidad vocal femenina en el rubro.

«La Novia de América» desarrolló una amplia trayectoria cinematográfica en casi cincuenta películas como Otra Primavera (1949), Ansiedad (1952), Escuela de Música (1955) y El Pecado de una Madre (1960). Durante los años siguientes, protagonizó un filme en España, Así era mi Madre y encabezó un espectáculo teatral en Argentina, Hello Dolly! el cual tuvo una amplia repercusión. En Venezuela tuvimos el honor de que grabara nuestras canciones más emblemáticas como el Alma Llanera que por cierto, la cantó en una de sus películas con Pedro Infante (México 1917-1957)

El estudiante de canto o cualquier persona que quiera visualizar y escuchar un verdadero ejemplo de interpretación, lo encontrará en un video de Raphael, Rocío Jurado, Carlos Gardel o Libertad Lamarque.
Hasta el próximo domingo con el favor de Dios.

Foto: Agencias

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente