El año pasado lanzó «Julie´s Library», un programa en el que lee cuentos infantiles junto a su hija, Emma Walton Hamilton

¡Eterna Mary Poppins! Julie Andrews llegó a sus 85 años de vida

julie andrews b
1 de octubre, 2020 - 4:47 pm
Agencias

La protagonista de la película Mary Poppins y tantas otras, Julie Andrews, cumple 85 años. La actriz ha ganado un premio Oscar, 2 Grammys, 2 Emmy y en 3 ocasiones estuvo nominada para el Tony

 

De tanto en tanto, la naturaleza crea milagros. Cuando Julia Elizabeth Wells nació en Walton-on-Thames (Inglaterra) el 1 de octubre de 1935, el séptimo arte no tardaría en abrazar a uno de los talentos más portentosos de la historia del cine. Julie Andrews, con su voz de soprano, se ganó el corazón del planeta tras su debut en el cine con Mary Poppins (1965), con la que consiguió el Oscar a la mejor intérprete femenina.

Lea también: ¡OMG! Así de caliente celebró sus cuatro nominaciones Karol G (+video)

Su marido, el diseñador Tony Walton, había creado el vestuario para este clásico musical de la factoría Disney. Los dos se conocían desde que eran críos y su amor surgió cuando Walton quedó eclipsado cuando Andrews interpretó a un huevo en la obra Humpty Dumpty con tan solo trece años. En 1962 dieron la bienvenida a la única hija biológica de la actriz, Emma, que ha coescrito junto a su madre la última biografía de la estrella.

Atrás quedaba aquella niña que no pudo formarse académicamente porque a los nueve años ya estaba actuando en los vaudevilles de unos padres alcohólicos que traumatizaron a la pequeña ya que su padrastro -de quien tomó el apellido Andrews- intentó acostarse con ella en varias ocasiones. Pero cuando un cazatalentos vio su potencial, enseguida la contrató para protagonizar en Broadway su primer musical, My Fair Lady (1956), con el que consiguió su pasaporte a Hollywood.

En 1966 volvió a tocar el cielo con Sonrisas y lágrimas, cuyo rodaje fue complicado, especialmente, la escena de la colina. En su segundo tomo de memorias, Home Work, desveló que “todo lo que tenía que hacer era caminar, girar y respirar. La corriente descendente de las aspas del helicóptero era tan poderosa que a veces me arrojaba al suelo. Me levantaba, escupía barro y hierba, me sacudía el vestido y volvía a mi posición inicial”.

Dar vida a María Von Trapp fue otra de las carambolas en su vida ya que obtuvo el papel porque los productores habían elegido a Audrey Hepburn para protagonizar en la gran pantalla My Fair Lady (1964) a pesar de que no tenía dotes musicales, por lo que su voz fue doblada en las canciones. Aquella decisión le produjo una gran tristeza que quedó amortiguada por su inolvidable papel como institutriz de los siete hijos del capitán viudo Georg Von Trapp (Christopher Plummer).

El éxito influyó negativamente en su matrimonio con Walton por los continuos viajes promocionales que les obligaban a estar separados, por lo que la actriz llegó a ir a un psicoanalista para salvar su relación e incluso barajó la idea de dejar su profesión. Tras el estreno de Cortina Rasgada (1966) de Alfred Hitchcock decidieron divorciarse. La actriz lo pasó mal porque su hija decidió irse a vivir con su padre.

 

Los papeles TOP de Julie Andrews

El destino jugó a su favor cuando a la salida de una de sus visitas al psicoanalista se cruzó en la calle con Blake Edwards, que conducía su Rolls Royce por Los Ángeles. Lo suyo fue un flechazo, se casaron en 1969 y el director acabó convirtiéndose en el amor de su vida hasta su fallecimiento en 2010. Juntos colaboraron en una decena de películas como El regreso de la pantera rosa (1975), 10, la mujer perfecta (1979), S.O.B. Sois honrados bandidos (1981) y Víctor/Victoria (1982), que estrenó apoteósicamente en Broadway en 1995. Este musical supuso un punto de inflexión trágico en su carrera ya que tuvo que dejar las representaciones porque le diagnosticaron unos nódulos no cancerígenos en la garganta.

El gran drama fue la operación ya que, debido a varias negligencias médicas, la actriz ya no podría cantar. Tiempo después confesó que “cuando me desperté de la operación para que me quitaran un quiste en las cuerdas vocales había perdido mi voz de cantante. Caí en una depresión, sentí que había perdido mi identidad”. A raíz de aquella frustración, un psiquiatra le ayudó a superar el trauma.

La estrella también demandó a los profesionales del hospital Mount Sinaí de Nueva York con los que llegó a un acuerdo privado multimillonario que los diarios británicos calcularon en unos 25 millones de euros. Junto a su hija, la actriz se reinventó como autora de libros infantiles porque siempre había tenido afinidad con los más pequeños de la casa.

Por ese musical fue la única persona de toda la compañía en estar nominada al Tony, lo que le disgustó a tal extremo que rechazó el premio y se negó a ser una de las presentadoras de la gala de los premios teatrales más prestigiosos del mundo.

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente