Opinión

Sanciones, soberanía y traición a la patria

Captura de pantalla 2023 11 24 a las 10.07.28 a. m
6 de febrero, 2024 - 10:51 am
Dirwings Arrieta

Por Dirwings Arrieta

 

En los últimos años, Venezuela ha sido objeto de sanciones por parte de los Estados Unidos y otros países, lo cual ha generado un considerable impacto en la economía y la política del país.

Estas sanciones representan una clara injerencia en los asuntos internos de Venezuela, vulnerando su soberanía y su derecho a la autodeterminación.

La soberanía es un principio fundamental que rige las relaciones entre las naciones. Cada país tiene el derecho inalienable de decidir su propio destino, sin intervención externa. La injerencia de los Estados Unidos en los asuntos internos de Venezuela es una clara violación de este principio básico. Los venezolanos somos quienes debemos determinar el curso del país y resolver los desafíos internos sin interferencias externas.

Es importante recordar que Venezuela es un país libre y soberano, con el derecho legítimo a tomar decisiones internas sin intervenciones foráneas. Las sanciones impuestas por potencias extranjeras van en contra de este principio fundamental, y buscan imponer agendas políticas que no representan los intereses del pueblo venezolano.

Las sanciones han tenido un impacto devastador en la economía venezolana, afectando la disponibilidad de alimentos, medicinas y otros bienes esenciales para la población. Esto ha generado un sufrimiento innecesario para millones de venezolanos, que se ven privados de acceso a servicios básicos debido a estas medidas coercitivas.

Además, es importante señalar que Venezuela ha demostrado su voluntad de cumplir con los acuerdos internacionales y de buscar soluciones pacíficas a sus desafíos internos. El país ha participado en diálogos y negociaciones con diversos actores políticos, y ha mostrado disposición para alcanzar acuerdos que promuevan la estabilidad y el desarrollo.

Sin embargo, resulta inaceptable que potencias extranjeras busquen imponer sus propias agendas políticas en Venezuela, y más aún, que intenten influir en la elección de sus líderes. La reciente aspiración de imponer a una traidora a la patria como candidata presidencial es una clara muestra de esta injerencia inaceptable.

Venezuela rechaza con contundencia estas acciones imperialistas, y hace un llamado a la comunidad internacional a respetar su soberanía y a promover el diálogo y la cooperación en lugar de recurrir a medidas unilaterales y coercitivas.

Es hora de que la comunidad internacional respete la voluntad del pueblo venezolano y promueva el diálogo y la cooperación en lugar de la imposición de agendas externas.

La verdadera traición a la patria radica en socavar la soberanía y permitir que otros países decidan el destino de Venezuela y en eso anda los justamente inhabilitados.

Palabras clave

NOTICIAS SUGERIDAS

Comente