Kioto, París y el cambio climático

9 de mayo, 2016 - 3:01 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Estas ciudades tienen un denominador común vinculado al importante y delicado tema ambiental, relacionado con el cambio climático a nivel mundial. Recordemos que el 11 de diciembre de  1997 se firmó en Kioto un acuerdo internacional para reducir la emisión de seis gases, que causan el calentamiento global, bajo la figura de efecto invernadero. Este protocolo de Kioto, a pesar de ser firmado en 1997, tiene su vigencia legal a partir del 16 de febrero de 2004, posterior a la ratificación de los acuerdos por parte de Rusia el 18 noviembre de 2004. Está formado por un compendio de 25 páginas, donde se definen 28 artículos y dos anexos. En el anexo A se establecen los seis gases más influyentes en el efecto invernadero, estos son dióxido de carbono (CO2), metano (CH4), óxido nitroso (N2O), hidrofluorocarbono (HFC), perfluorocarbono (PFC) y el hexafluoruro de azufre (SF6) y define los sectores/categorías de las fuentes de emisión. En cuanto al anexo B, presenta la lista de países con los compromisos cuantificados de limitación o reducción de las emisiones.

En esta lucha impostergable, por el cambio climático, iniciada en Kioto-Japón (1997), Copenhague-Dinamarca (2009), Durban-Sudáfrica (2011), se logra nuevamente reunir a representantes de 195 países, que forman parte de COP21, en la ciudad de París-Francia (diciembre 2015). Este encuentro climático, tiene una diferencia marcada con respeto a las anteriores, ya que en el pacto de París, se incluyeron a todos los países independientemente de su nivel de riqueza, es decir, todos tienen responsabilidades de luchar contra el calentamiento global. El protocolo de Kioto solo planteó obligaciones para los países industrializados, una reducción de emisiones del 5% en el período 2008-2012, respecto al nivel de 1990 y apenas un reducido grupo de los que tienen obligaciones se han mantenido en el, fundamentalmente la Unión Europea. Aunque en Copenhague (2009), no se logró acordar un nuevo tratado para sustituirlo, los países decidieron extender Kioto hasta 2020, comprometiéndose a una reducción del 18% para ese año con respecto a 1990, de tal manera que el acuerdo de París, aunque diferente le da continuidad a Kioto. Se considera que las dos semanas de negociación dentro de la reunión del clima COP21 o conferencia de París fue muy fructífera, ya que se establecieron de forma clara, verdaderas bases ecológicas para salvar nuestro planeta. El objetivo más importante establecido es haber bajado los dos grados centígrados como límites para el calentamiento global a 1.5 grados, con un gran compromiso de los firmantes a realizar esfuerzos para llegar a esta meta. Esto era considerado antes como una opción a largo plazo, que no permitía definir acciones concretas. Los países se comprometieron a fijar cada cinco años sus objetivos nacionales para reducir la emisión de gases de efecto invernadero. El texto del acuerdo establece que los países ricos se comprometen a dar apoyo financiero a los países pobres para ayudarles a reducir sus emisiones y adaptarse a los efectos del cambio climático. Para ello se contará con un fondo estimado de 100 mil millones de dólares americanos anuales para los países en desarrollo en financiamiento hasta 2020. El acuerdo es jurídicamente vinculante para los países firmantes y se revisará cada cinco años.

Entre las opiniones que califican como exitosos a los acuerdos COP21, firmados en la sede de la ONU en Nueva York el viernes 22 de  abril de 2016, destacan el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, quien afirmó que el texto final es un documento histórico, coincidiendo con el mandatario francés, Francois Hollanda, quien expreso: «Es el primer acuerdo universal en la historia de las negociaciones sobre el cambio climático». Mientras que el grupo ambiental Greenpeace, señaló estar de acuerdo con el texto final, ya que ponía a los «productores de petróleo en el lado de los equivocados de la historia». No obstante, lo importante es que los países firmantes, entre ellos Venezuela, mantengan un trabajo permanente y sostenido, basado en las recomendaciones generales de París 2016 y protocolo de Kioto. Recordemos «la tierra no es del hombre, el hombre es de la tierra». Contamos con vos! @funmara500.

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente