El enrarecido clima de Maracaibo

5 de mayo, 2014 - 2:35 pm
Redacción Diario Qué Pasa

No solo la contaminación ambiental está haciendo estragos en la vida de los maracaiberos, de acuerdo con la misma página del Ministerio del Ambiente y de algunos estudios de la ilustre Universidad del Zulia (LUZ).

Maracaibo tiene la atmósfera más contaminada de Venezuela, esto sin medir —porque no hay quién lo haga— la contaminación sónica, de los suelos y de las aguas; sin hablar de nuestro Lago, deuda eterna de los zulianos con la naturaleza. Ya esto es agobiante, pero en las últimas semanas se han producido algunos hechos en la ciudad que preocupan mucho, una serie de acontecimientos, algunos extraños, han afectado agudamente la vida de la ciudad.

Desde el pasado 12 de febrero fueron las «guarimbas» que alteraron la vida diaria, barricadas, incendios, interrupción en el tráfico y la circulación, sobresalto por nuestros bienes. Acciones que tuvieron el rechazo de la gran mayoría y que solo inicialmente lograron el apoyo de algunos fanáticos en contra del Gobierno. Cuando se creía que ya estaban agonizando, se produjeron hechos de película como los sucedidos en las Torres del Saladillo, residencias El Cují y Palaima, las quemas y saqueos del Centro Rafael Urdaneta y del Instituto Regional de Deportes del estado Zulia; el incendio del Centro Nacional Electoral y los desordenados que pululan en los alrededores de las residencias San Martin. Ahora aparecen focos de quema de camiones y autobuses, de locales comerciales y repentinas barricadas detrás de cualquier basural que hay en cada esquina de la ciudad. En LUZ no hay clases desde febrero. Cuando se anuncian aparecen focos de violencia alrededor del Hospital Universitario sometiendo al estudiantado al ausentismo. Y es vox pópuli el contubernio entre el rector Yorman Barillas y el presidente de la Federación de Centros Universitarios, Palencia —¿O es al revés—. A veces se confunden estos roles para continuar con el estado de cosas.

A este cúmulo de acontecimientos lamentables se suman una ola de sicariatos y asesinatos en la ciudad, como si reverdecieran atmósferas de terror que otras ciudades latinoamericanas ya han vivido. Estos eventos quedan gravitando en la opinión pública sin explicaciones, alimentando el miedo natural producido por la delincuencia común. Pareciera que se hubiera venido construyendo un submundo de la delincuencia organizada en Maracaibo, que estuviera en condiciones de enlazar con alguna tecla política. A lo que hay que adicionarle el desmadre de la ciudad: la basura entronizada, los semáforos malos, las chatarras que hacen de transporte y ahora con el pasaje aumentado. Hay un agregado de plagas que se han instalado en la ciudad ante la mirada inerme e incapaz de las autoridades municipales. Ojalá estén siendo efectivas las políticas y actuaciones de los organismos de seguridad, defensa y orden público, porque si lo que sospechamos es cierto, la cosa parece de magnitud.

Tips

√ La conspiración y la desestabilización no cesan. ¿Será que quienes están en esto creen que pudieran gobernar después de un desastre como el que quieren provocar? √ La Alcaldesa debería colocarse a tono con los tiempos. En cualquier parte del mundo hay desarrollos políticos para el manejo y control de los desechos, hay plantas y maquinaria apropiada para su tratamiento, una cultura de reciclaje y prácticas de conservación y educación ambiental.

√ Es urgente un programa serio de cultura ciudadana. Los antivalores de la maraña, de lo ilegal, de la chapuza, de la trocha y los caminos verdes antes que la vía ordinaria, del irrespeto a las normas y al otro, de la apropiación del espacio público, construyen el caldo de cultivo para que el clima enrarecido de Maracaibo se ponga muy malo.

√ Sí a la consulta por una mejor educación. ¿A qué viene el desespero de cierta sociedad civil por criminalizar el decreto 058 de consulta para la mejora de la calidad educativa? Se pueden señalar los vacíos y deficiencias, pero ¡¡negarse a participar!! Hay un antichavismo que anda echando espuma por la boca para quien el Presidente es el antipapa y el chavismo social es el ejército de Beelzebú. De todas formas no es raro, viniendo la campañita de los mismos que han hecho de la educación privada un adoctrinamiento antichavista y un fortín ideologizador en favor de «la salida».

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente