Diálogo por la paz y oposición dividida

14 de abril, 2014 - 7:57 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Todo el país, en cadena nacional, presenció el diálogo que se desarrolló en el Palacio de Miraflores entre el presidente de la República, personalidades bolivarianas y los factores de oposición. La primera lectura casi que unánime en la opinión pública, en la plaza y la esquina, en el mercado y en el por puesto, es de absoluta satisfacción por lo que ha significado para el clima político tan crispado en las últimas semanas: desactiva el ánimo virulento de muchos, le baja dos al caldeado ambiente y le pone algo de cordura a las locuras de «la salida».

Pero también nos ha puesto sobre el terreno de las ideas el necesario e imprescindible reconocimiento al otro. Ha significado una llovizna de tolerancia en la que deberíamos mojarnos agradecidos y en disposición para la convivencia: podemos estar en un mismo lugar quienes pensamos distinto, sin agredirnos y descalificarnos, sin recurrir a las armas de la violencia. Y esto es muy importante porque en las últimas semanas se han dejado muestras de no pocas manifestaciones de intolerancia que rayan en el fascismo.

Ojalá sea el principio de la desactivación de estos rasgos de intolerancia y se impulsen espacios de debate en todas partes, en todos los sectores. Ojalá se pongan a la vanguardia de este propósito las universidades y los partidos políticos y hagamos del diálogo un hábito. Que cada uno de nosotros defienda aquello en lo que creemos, pero bajándole el volumen al odio, a la rabia, a la intolerancia y al desconocimiento del otro.

En cuanto a la oposición quedó de manifesto lo que ya se discute a viva voz y que en este espacio hemos apuntado: la división entre ellos. Una oposición que va al diálogo con vocación de convenir, otra que va pero no cree, otra que no va y otra que no va y más bien denigra de ella y la denuncia. Una quiere y no puede; la otra puede pero no quiere y una tercera que no le da la gana ni una ni otra cosa. Y todas amparan las manifestaciones de violencia al calor del legítimo derecho a la protesta.

No solo existen diferencias entre ellos en su actuación política; también en el contenido de sus propuestas. Ganaríamos mucho si acordaran mecanismos mediante los cuales dirimir las diferencias y no trasladarlas a la calle. Debería ser motivo de reflexión las vidas perdidas y el costo social de llevar hacia la calle las disputas por el liderazgo interno. Luego la combinación entre los liderazgos de los viejos partidos y los herederos directos es de espanto.

La coexistencia de la caducidad de unos y la bilis de los supuestos nuevos dirigentes infectados de discriminación y rabia, es desesperanzadora. Tiene que estar muy mal la oposición para que el mejor votado de sus intervenciones sea Ramos Allup!!! Pero, en fin, esperemos que este diálogo rinda sus frutos, para bien de todos y la tranquilidad del país.

Tips

v Semana Santa. Prudencia y control. Disfrutemos el descanso del trabajo y vivamos estos días sin el sobresalto de la «guarimba». Cuidémonos y regresemos sanos y salvos, los necesitamos a todos para reconstruir la Maracaibo que merecemos.

v Ya moribundas las «guarimbas», volvemos a la realidad normal en Maracaibo. Ahora, sumándole la herencia de esos días de quema y de anarquía, la situación no puede ser peor. Vuelven las excusas: que si no se puede recoger basura porque el relleno tiene humo; que si el gas es culpa de PDVSA Gas; que si el transporte es competencia del ministerio; que si el alumbrado público es tarea de Corpoelec; que si la seguridad es asunto del Gobierno regional. Bien podemos decir que la alcaldesa nos ha montado un excusado: la Alcaldía de las excusas.
v La iniciativa de diálogo recibió un espaldarazo de la geopolítica en cuyos escenarios de representación la oposición también salió con las tablas en la cabeza. Es significativo de los tiempos que vive Latinoamérica que sea la Unasur la mediadora y no la OEA.

v Comienza el III Congreso del PSUV con la vista puesta en el debate ideológico. Muy importante para la vida organizativa de los movimientos sociales y políticos que hacen vida dentro y fuera de el. La consigna debe ser siempre actualizarse y renovar el pensamiento y la base programática para el futuro.

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente