Día Mundial del Urbanismo y la Maracaibo 2029

10 de noviembre, 2013 - 2:52 pm
Redacción Diario Qué Pasa

A partir del 8 de noviembre de 1949, por solicitud del Instituto Superior de Urbanismo de la ciudad de Buenos Aires, se celebra el Día Mundial del Urbanismo. Cuando el ingeniero argentino Carlos María Della Paolera, primer catedrático de urbanismo en la Argentina, exdirector del Instituto de Urbanismo de la Universidad de Buenos Aires y graduado en el Institut D′Urbanisme de París, planteó esta celebración, solo perseguía enviar un mensaje a los actores que forman una ciudad, para crear conciencia de habitar en ambientes sanos y sostenibles, para que los ciudadanos se garanticen un crecimiento con los mejores estándares de calidad de vida.

Este día de tanta importancia para las ciudades se reconoce en más de 30 países del mundo, y en los 64 años de celebración ha contribuido a mirar hacia adentro de las urbes mundiales, siempre con una visión de transformación y desarrollo, es decir, pensar en torno a la planificación de las ciudades periódicamente. Desde el inicio del siglo XXI se decretó como el siglo de las ciudades, ya que el XX fue de los países y el siglo XIX de los imperios. La ciencia urbanística ha demostrado que en la aplicación de los más innovadores y modernos recursos técnicos, se deben tomar en cuenta los elementos naturales de la tierra, como agua, aire y luz, con un rol protagónico del hombre, con la filosofía vigente: «El hombre construye la ciudad y la ciudad modela a los hombres».

Ahora bien, si nos posicionamos en nuestra ciudad, Maracaibo, nos conseguimos que su crecimiento urbano está signado por cuatro etapas. Partimos de la época colonial, que nace en el entorno de la Plaza Bolívar, con ocho calles, que van desde Padilla (93), Carabobo (94), Venezuela (95), Ciencia (96), Bolívar (97), Bustamante (98), Comercio (99) y La Marina (100), enlazadas con las avenidas El Milagro (Av.2), Bella Vista (Av.4), Páez (Av.8) y Padre Áñez (Av.12), todo signado con la planificación española. Bajo el criterio de crecer cada ocho calles, se desarrolla un bloque autóctono definido por el Saladillo y el Empedrao, que llega hasta la calle Falcón (85).

El boom petrolero con influencia norteamericana lleva la ciudad hasta la calle 5 de Julio (77) con características urbanas más modernas y, finalmente, este crecimiento se extiende hasta la calle 69, donde actualmente funcionan la iglesia y el colegio San Vicente, fondo de la Facultad de Ingeniería y otras edificaciones emblemáticas. A partir de esta estructura base, la ciudad ha seguido creciendo hacia el norte de una manera urbanística medianamente aceptable y hacia el oeste-sur de manera anárquica, salvo algunas excepciones de sectores urbanizados.

Entonces, bajo la visión de planificación urbana estratégica, es decir, considerando los momentos establecidos, ¿dónde estamos?, ¿hacia dónde vamos? y ¿cómo llegamos? Se hace necesario establecer sinergia entre los actores públicos y privados para construir la Maracaibo 2029. Tomamos como referencia el año 2029 sencillamente porque el 8 de septiembre del 2029, Maracaibo cumple 500 años de fundada y creo que el mejor regalo para ese día será entregar a las futuras generaciones una Maracaibo humanística, inclusiva, participativa y con plataforma tecnológica. Por esa razón se ha creado la Fundación Maracaibo 500 (@funmara500) para que todos juntos, trabajando bajo una metodología y pirámide de desarrollo moderna, planifiquemos y construyamos la «Maracaibo mía, siempre mía», del poeta Udón Pérez.

A partir del Día Mundial del Urbanismo de este año, debemos materializar nuestro amor por Maracaibo y no quedarnos en la retórica de que somos maracuchos. Somos maracuchos porque queremos participar en la construcción de la Maracaibo 2029 y ser protagonistas de nuestra ciudad. ¡Contamos con vos! @funmara500.

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente