El año se fue y nuestra responsabilidad

gaston
13 de enero, 2017 - 8:46 am
Gaston Guisandes López / Editor del Diario QUÉ PASA

Terminó el 2016: Lo excelente, lo bueno, lo regular, lo malo y lo pésimo, ocurrido en el año que se fue, debe ser evaluado para terminar valorándolo y con ello reafirmarnos en lo satisfactorio, entre tanto rechazamos lo perverso: Esta reflexión la aconseja la sabiduría inmersa en la Ley de la Vida.

Ordenando el inventario de las realidades, facilitamos a los lectores obtener el saldo entre el activo y el pasivo, pero confrontando también las cuentas que se concilian entre sí para llegar al juicio final, sabiendo todos los lectores que a nadie se le pedirá que rompa la intimidad con su yo y así pueda preservar, en  secreto, su veredicto, respondiendo, cada uno, las preguntas que sometemos al pronunciamiento crítico de los lectores y lectoras, sobre su la calidad de vida.

¿Tenemos EMPLEO y estabilidad en la empresa para la cual trabajamos?; ¿Nos ALIMENTAMOS adecuadamente?; ¿Contamos con ASISTENCIA MÉDICA tan pronto la necesitamos?; ¿Encontramos las MEDICINAS que nos ordena el médico?, ¿Podemos comprar ROPA y CALZADO para nosotros y la familia? ¿Nos garantizan las autoridades nuestra SEGURIDAD PERSONAL?, son preguntas cuyas respuestas nos dicen si estamos frente a lo excelente, lo bueno, lo regular, lo malo o lo pésimo.

Los rubros consultados de entrada  van marcando el nivel de nuestra calidad de vida, llevándonos en las condiciones extremas a la excelencia o a todo evento a la miseria.

¿Podremos superar la situación y tener lo necesario para sentirnos compensados con la retribución que, día a día, debemos recibir por mérito de nuestra condición humana y el trabajo?

Evaluación General

1º) ¿Hemos asumido la conducta moral y ética que nos demanda el bien común?

2º) Si aceptamos que la Formación Social, Moral y Cívica, debe ser materia obligatoria desde preescolar a la  universidad, ¿hemos luchado para que ello sea así y tengamos una población integralmente formada?

3º) Si proclamamos que la Libertad, después del Don de la Vida,  es el bien más preciado legado por el Creador al ser humano y, por tanto de irrenunciable obligación defenderla en todo momento y lugar, ¿Por qué, entonces, la entregamos sumisa y rendida?

4º) ¿Estamos satisfechos con el sistema educativo que se aplica en el país, desde el preescolar, hasta la educación técnica y universitaria? ¿Es cierto que la educación privada,    (pagada), en todos los niveles es de superior calidad a la pública?

5º)  Todos los ciudadanos dimos nuestro apoyo al programa de alfabetización. ¿Nos sentimos solidarios con las metas alcanzadas? ¿Realmente todos los venezolanos sabemos leer y escribir?

6º) Lo que en tiempos pasados se hizo sobre la alfabetización de los analfabetas, ¿lo satisfizo? ¿Cree en las cifras de alfabetizados?

7º) ¿Cree que los maestros están bien formados para cumplir satisfactoriamente con la tarea de enseñar,  desarrollar las facultades intelectuales y formar, moral y éticamente, al niño, al adolescente y al joven?

8º) ¿Es cierto que entre nosotros decimos: «me tocó mi cuarto de hora», «quitáte tu pa’poneme yo», «si me dan un chancecito no dejo nada pa’nadie», «tu padre fue un idiota, lo pusieron en la aduana y no dejó ni una casita», «cuanto hay pa’eso», «a sutano le dieron un tronco’e cargo y tenemos que quechalo», «diosito, poneme donde hay cobres que lo demás lo hago yo, etc., y que la inmensa mayoría de los venezolanos se regocija con esa aspiración por muy mal habida que sea la riqueza que atesoren y exhiban sin recato?

9º) La anarquía, que forma parte de nuestra naturaleza ciudadana, comúnmente conocida como —viveza criolla— de la cual tan orgullosos nos sentimos, es causa de muchos de los males que sufrimos, indistintamente de quien nos gobierne ¿Estamos dispuestos a respaldar la autoridad que le entre duro y de frente a los anárquicos?

10º) El comercio informal invadió los puntos centrales y neurálgicos de todas las ciudades importantes del país y los indocumentados encontraron su carta de residencia en esa ocupación territorial, para felicidad de sus propios gobiernos, que de ellos se desprendieron. ¿Apoyaría usted desalojar los ocupantes adueñados de aceras peatonales, calles, avenidas, plazas y demás espacios públicos? ¿Sabe usted que, por conveniencias electorales, ningún partido político apoyaría una medida como la puesta a la consideración de la colectividad?

11º) Pregúntese quienes son los culpables del contrabando de extracción de gasolina, gas, lubricantes y tantos otros bienes que salen del país y, además, pregúntese quiénes son los culpables del contrabando de ingreso de mercancías, especialmente alimentos y medicinas, que se venden a precio de ruina a los consumidores venezolanos.

12º) ¿Conoce usted las medidas que adoptará el Gobierno Nacional para resolver las causas de la crisis que afecta la economía del país, en lo monetario (el nuevo cono monetario), en lo cambiario —incluido el control de cambio y las diferentes modalidades de combatirlo, en lo concerniente al abastecimiento de productos terminados,  en lo atinente a la importación de materias primas para fabricar productos en Venezuela, así como en lo que respecta a la importación de bienes de capital, et.?

13º) ¿Tiene usted información sobre la terminación de las nuevas cárceles?

14º) ¿Cuántos de nosotros nos ocupamos de las pobres mujeres que aguantan las palizas que les meten sus ¿hombres?, a quienes no denuncian porque no cuentan con la protección de la sociedad, pues si al hombre lo meten preso, por el delito de violencia de género, después la mujer queda desamparada y en la miseria, pues nadie, —ni  el Estado, ni los particulares—, las ayudamos para atender las  necesidades del hogar? ¿Y el impacto brutal sobre los hijos?

15º) ¿Está usted informado de los miles de expedientes, por meses y años demorados en las diferentes fiscalías del país y en los tribunales de injusticia, en perjuicio gravísimo de los procesados privados de libertad y hacinados en las cárceles y retenes policiales que son antros de perdición? ¿A quién culpamos?

16º) Los vehículos dependientes de despachos públicos, entre estos policiales y militares, hacen cuanto les viene en gana: Se estacionan en las aceras, violan todas las normas de tránsito, «sablean con el cuanto hay pa’eso» a choferes y pasajeros, violan todos los señalamientos viales, transitan sin luces, sin placas identificadoras, con exceso de pasajeros y pare usted de contar. ¿A quién culpamos, a los ciudadanos o a las autoridades, de semejante desvergüenza?

17º) ¿Que opina usted de todos los bancos que conceden tantos —lunes festivos— en medio del  escandaloso mal ejemplo dado a niños, adolescentes, jóvenes y trabajadores en general, a quienes se les impone la obligación de estudiar y trabajar? ¡Empresarios!, qué opináis vosotros de este dislate!

18º) ¿Qué hacemos con los padres que los lunes no llevan sus hijos a la escuela porque el domingo se acostaron ebrios después de beber, todo el fin de semana, como «machos machotes»— (Así los califican, gráficamente, los tres tenores de “100 por Ciento Noticias”).

19º) El grosero abuso de las líneas aéreas, en su  mayoría privadas, que con desparpajo burlan el respeto por los usuarios —bien vale la pena pedir el juicio de valor de FEDECAMARAS—  demanda la intervención de las autoridades del INAC, que deja en la orfandad, carentes de ayuda y defensa, a los viajeros. ¿A quién responsabilizamos y le exigimos sanción para los culpables, al sector público, al privado o ambos?

20º) Los aumentos de salarios y cesta ticket o bono alimentario, ¿benefician a los trabajadores y/o consumidores, especialmente en el costo de alimentos, medicinas, transporte y gastos del hogar?

21º) La GMVV, la Misión Barrio Tricolor, el Plan de Pensiones, los CLAP (Comités Locales de Abastecimiento y Producción y la explotación del Cerco Minero, ¿tienen su aprobación?

Este resumen lo ayudará a poner su pensamiento en orden. Saque usted sus propias conclusiones y ellas lo ayudará mucho a formarse un juicio claro.

 

 

Palabras clave

Comente