Ocho maleantes lo interceptaron cuando salía de su faena

Vigilante ultimó a uno de sus atracadores y halló la muerte

14 A
3 de diciembre, 2016 - 11:16 am
Wilson Alvarado / [email protected]

El vigilante se resistió al robo de su escopeta.  Antes de dispararle lo golpearon

Foto: Referencial

Simón Bolívar — No pudo de escapar de la muerte. Los pasos de Bolivio José Polanco Torres, de 51 años de edad, fueron truncados el jueves a las 10:30 de la noche, cuando varios sujetos lo asesinaron para despojarlo de una escopeta, con la cual laboraba como vigilante.

La víctima transitaba por  el sector El Tropezón, parroquia Rafael María Baralt del municipio Simón Bolívar, cuando fue interceptado por ocho sujetos encapuchados, quienes le exigieron la entrega de una escopeta.

Polanco Torres puso resistencia y comenzó a discutir con los atacantes quienes le dieron larga al robo. Una riña se apoderó del hecho delictivo, donde las piedras botellas y tubos protagonizaron la escena.

El agraviado se defendía de los victimarios con los objetos, pero no pudo con la fuerza brutal de los criminales, quienes lo golpearon hasta dejarlo agonizando en el suelo.

En un descuido de los verdugos, Polanco, quien no soltó en ningún momento su escopeta, logró fulminar a unos de los criminales, quien quedó identificado como Rafael Antonio Silva Morillo, de 30 años de edad.

El desenlace enfureció al resto de los vándalos, quienes no dudaron en darle muerte al abuelo: le quitaron la escopeta y dos disparos certeros le fueron asestado a Polanco, quien quedó sin vida y sobre un charco de sangre, la cual tiñó su vestimenta, se esparció por el pavimento y se entrelazó con la que brotó del cuerpo de Silva Morillo.

Al doblete sangriento acudieron las familias de ambos cadáveres, quienes se mostraron consternados por lo ocurrido.

Horas más tardes funcionarios del Cuerpo de Policía Bolivariana del Estado Zulia (CPBEZ) acudieron al sitio y acordonaron la escena. Pasado unos minutos funcionarios de la policía científica llegaron al área: colectaron las evidencias y procedieron a los levantamientos de los cadáveres, los cuales fueron trasladados a la medicatura forense de la localidad.

El resto de los criminales que participaron en el crimen huyeron de la barriada. Funcionarios del CICPC se despliegan por el sector para dar con el paradero del grupo criminal.

 

 

Comente