El infortunado fue interceptado por varios sujetos cuando regresaba del trabajo

De varios tiros lo ultimaron en el barrio Leonardo Ruiz Pineda

Familiares
10 de mayo, 2017 - 9:09 am
Wilson Alvarado / [email protected]

Según funcionarios del CICPC el infortunado era tío de un expran de la cárcel de Sabaneta. Los criminales iban a bordo de un Mazda, color blancoFoto: Nohelis Dávila

Maracaibo — No escapó de la muerte. Luis Antonio Barrios Argüello, de 53 años de edad, fue asesinado de varios balazos, el lunes a las 4:30 de la tarde, cuando se dirigía a su casa, ubicada en el barrio Leonardo Ruiz Pineda, parroquia Coquivacoa, al norte de Maracaibo.

Según funcionarios de la policía científica, el infortunado fue sorprendido en la referida dirección por varios sujetos a bordo de un carro, modelo Mazda, color blanco, quienes le truncaron el camino. Allí, uno de los delincuentes descendió de la unidad y accionó su arma de fuego en reiteradas ocasiones sobre la humanidad de Barrios.

El infortunado cayó tendido sobre el pavimento dejando un charco de sangre. Sus verdugos huyeron de la zona sin dejar rastro alguno.

Las detonaciones alarmaron a los habitantes de la jurisdicción, quienes angustiados salieron a ver qué sucedía. Entre los curiosos estaban los parientes de Barrios, pues la víctima fue ultimada a escasas cuadras de su residencia.

Los deudos al evidenciar a su pariente tendido sobre el pavimento se abalanzaron a llorar.

Desconsolados y sin dar tregua a lo ocurrido taparon el cadáver para evitar la curiosidad de los residentes.

Hipótesis

La novedad fue notificada a los funcionarios del Cuerpo de Policía Bolivariana del Estado Zulia (CPBEZ), quienes acudieron al sitio y resguardaron la escena. Posteriormente, detectives del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC), acudieron al sitio, entrevistaron a los presentes y colectaron cinco casquillos en el sitio, que se presumen sean de los proyectiles que le segaron la vida al hombre.

El cadáver fue trasladado a la morgue de LUZ para realizar la necropsia.

María Díaz, esposa del infortunado, manifestó desconocer los motivos del crimen. Aseguró entre lágrimas que su esposo era un hombre trabajador que se dedicaba al servicio de refrigeración a domicilio. La dama descartó la posibilidad de alguna rencilla que le haya ocasionado la muerte.

Sin embargo, fuentes de la policía científica indicaron que el infortunado era tío de un expran de la antigua cárcel de Sabaneta, por lo que presumen una venganza en el crimen.

Los sabuesos infieren  que guerras entre bandas de la región pudo desencadenar esta muerte por encargo por el control de alguna zona.

Palabras clave
, , ,

Comente