Steve McQueen, una vida arriesgada

steve macqueen 9
6 de octubre, 2017 - 10:31 am
Salvador Fazio

Salvador Fazio

Foto: Agencias

Terrence Steven McQueen nació el 24 de marzo de 1930 en Indianápolis, su padre abandonó a su madre antes de que él naciera y ésta lo llevó a vivir con sus abuelos, quienes a su vez durante la estrechez económica de la Gran Depresión se fueron a vivir con el pequeño Steve a la granja de su hijo Claude, tío del pequeño. Ésta fue la única imagen paterna que tuvo el actor, de las pocas personas de las cuales recibió afecto y un regalo que lo marcaría para siempre, un triciclo.

Del triciclo al Porsche

McQueen decía que aquel triciclo despertó en él la pasión por la conducción, una pasión que se convirtió en sueño, luego en realidad y más tarde en una obsesión de las que terminan quemando, una llama que arrasó con él económicamente y también con su matrimonio, Las 24 Horas de Le Mans, una carrera en la que siempre quiso participar y en la cual no pudo por prohibición contractual de la compañía cinematográfica para la que trabajaba y acerca de la cual hizo una película que fue un fracaso financiero y cinematográfico.

Carreras y peligros

Pasó la mayor pasteve macqueen 7rte de su vida sobre una moto, corriendo, compitiendo y fracturándose los huesos, compró autos deportivos, de carrera y compitió en eventos importantes, alcanzando un nivel que le permitió participar en las 12 horas de Sebring a bordo de máquinas refinadas como el Porsche 908, con Peter Revson como compañero de equipo y contra leyendas como Mario Andretti, Mike Parkes y Arturo Merzario; de él dijo Mauro Forghieri, en esa época director técnico de la Ferrari: «No era un piloto profesional, pero en la pista se hacía respetar».

Su trayectoria como actor aún hoy en día es indiscutible, pero la lista de carreras de autos y motos en las cuales participó es tan variada como exitosa, empezando en el año 1959: Santa Bárbara, Del Mar y Willow Springs, 1962: Brands Hatch, Cotati, Four Aces Moose Run, Sebring, Del Mar y Santa Bárbara, 1963: Green Horn Enduro, 1964: Hi Vista e International Six Day Trials, 1968: Stardust 7-11, 1969: Ascot y Baja 1000, 1970: Holtville, Phoenix, Lake Elsinore y Sebring.

A pesar de su capacidad de conducir autos y motocicletas, sólo una parte de las escenas de manejo en sus películas fue realizada por él, los dobles Bud Ekins, Loren James y Bill Hickman condujeron en su lugar en las escenas más peligrosas de películas como «Bullit» y «El Gran Escape», ya que la compañía aseguradora no quería correr riesgos con él.

Consagración como pilotosteve mcqueen 1

Año 1970, Steve McQueen se inscribe en las 12 horas de Sebring, participará a bordo de un Porsche 908, su compañero de equipo es el piloto profesional Peter Revson, el único problema es que Steve se fracturó el pie izquierdo en un accidente en moto y tendrá que participar con un yeso. Además de este doloroso problema, hay que cubrirle el pie con un vendaje de asbesto, ya que el yeso transmite un calor insoportable cuando maneja. Todo esto tiene un doble propósito, el gusto de correr y darle credibilidad al film que está por salir, «Le Mans», el cual es la creación de McQueen como director, actor y piloto.

El Ferrari número 19 de Andretti y Merzario con un motor de 12 cilindros lidera toda la carrera, hasta que faltando media hora para el final tiene que retirarse por problemas mecánicos, es así como el pequeño Porsche de ocho cilindros de McQueen pasa al primer lugar.

Un final histórico

La escudería Ferrari sabe que esta misión sólo la puede cumplir Mario Andretti, así que hacen entrar al Ferrari número 21, que iba en segundo lugar y le ordenan a Ignazio Giunti que le ceda el volante a Mario, de ahí en adelante éste empieza a remontar a un ritmo endemoniado, logrando alcanzar y superar al Porsche de McQueen y Revson y ganando la carrera por apenas 23 segundos de ventaja. La victoria es de Andretti y la Ferrari, pero los reflectores y los aplausos son todos para McQueen y su Porsche.

Comente