Convite local con alcance global

Rubí festejó por todo lo alto sus 15 años

A1
28 de diciembre, 2016 - 9:10 am
Excelsior México

Uno de los eventos más esperados de este agonizante año fue los 15 años de Rubí Ibarra García, una prometedora fiesta que tal parece no la tuvieron ¡ni las hijas Obama!Fotos: Agencias

Tras publicar la invitación en redes sociales y sumado a la hospitalidad de sus padres Anaelda y Crescencio, sumaron más de 1.200.000 personas las que confirmaron su asistencia al magno evento, además de algunos artistas que podrían integrarse al cartel ya mencionado como Larry Hernández o Espinoza Paz.

Sin contar la cantidad de memes y hasta mensajes en son burla, enviados a través de las redes sociales, de figuras como Thalía, Olga Tañón, Lucía Méndez y hasta Alfonso Waithsman, maquillador de Paris Hilton, manifestaron que «asistirían al mango evento».

A2 (SILUETA)

Original invitación

La fiesta por los 15 años de la joven mexicana Rubí fue prevista de manera original para familiares, amigos y vecinos de la familia Ibarra, en la comunidad de La Joya, San Luis Potosí.

Sin embargo, la invitación difundida en redes alcanzó a miles y la celebración a la usanza rural tuvo alcance global, vía Internet y con la presencia de los medios de comunicación, además de miles de invitados.

Desde la noche del domingo y la madrugada del lunes se trabajaba en los detalles del festejo a unas horas de que iniciara.

Lo primero de este lunes fue la tradicional misa de la quinceañera. Luego del acto eclesiástico, la familia Ibarra García se dirigió a las carpas, lugar en que se serviría la comida a los comensales.

A4

El traslado tuvo un imprevisto, Ana Elda García, madre de la festejada, abrumada por los camarógrafos lanzó un insultó: «Entiende más un animal que los de la prensa», lo que le ha generado algunos reclamos en redes sociales.

Las mesas con un mantel rojo y las sillas con el respaldo en el que se apreciaba el nombre de la festejada, fueron el común denominador y un referente entre los asistentes, que recibieron como recuerdo un tortillero o un servilletero.

El banquete servido a los asistentes incluyó arroz, barbacoa, mole y el tradicional pastel para 1.800 comensales.

Ya entrada la noche, el festejo y el baile estuvo a cargo de al menos 15 bandas, y donde la festejada Rubí agradeció a los asistentes por estar en su fiesta, y a quienes sugirió «si toman, no manejen».

Hasta Hilario Ramírez Villanueva, concejal de San Blas, Nayarit, mejor conocido como Layín, le envió días antes un automóvil de regalo.

A3

Detalles de la pachanga

Mil mesas fueron montadas la madrugada del lunes para los invitados procedentes de todo México y Estados Unidos.

Como buena pachanga mexicana, su organización fue una fiesta, una chacota mediática que le cambió la vida a La Joya (San Luis Potosí), un pueblo de agaves y minas.

La música llegó sola. Grupos, compositores y cantante voluntarios estaban en lista de espera para colarse la tarde del lunes en el baile.

La próspera y nunca en crisis industria de la pachanga mexicana hizo acto de presencia: que si las flores naturales y de papel; los arcos de globos, las sillas, mesas y manteles; los equipos de foto y de video; los diseñadores de imagen con maquillistas incluidos; la renta de sonido, la comedera interminable, las camisetas alusivas al evento.

Orgullosos, los policías  desplegados en La Joya comentan que ni siquiera Estados Unidos ha tenido una fiesta así.

Tienen razón; y es que a la invitación abierta que don Crecencio y Doña Ana hicieron que a los 15 de su hija, los primeros en sumarse fueran los medios de comunicación, cuyas cámaras terminaron siendo desdeñadas por la familia.

Paradójicamente, en esta ranchería no hay señal de Internet. Pero claro que la mayoría cuenta con un celular y un muro virtual donde contaron el gusto de estar presentes en una fiesta local de alcance global y que ningun asistente olvidara.

 

 

Comente