Problemas familiares la llevaron a tomar la decisión

Quinceañera se prende fuego con gasolina

15 A
21 de agosto, 2016 - 10:31 am
Wilson Alvarado / wilsonalvarado@quepasa.com.ve

Se encerró en el baño para cometer el suicidio que no pudo ser impedido por su padre

Foto: Alfredo Chinaleong

Maracaibo — Una dantesca decisión acabó con los sueños e ilusiones de una quinceañera, que decidió ponerle fin a su corta vida, roseándose gasolina por todo el cuerpo y luego lanzarse un fósforo que consumió el 98% de su cuerpo de manera voraz.

Eran las 6:00 de la tarde del pasado jueves. La alegría, las risas y el carisma de la joven identificada como Iris Daniela Peña Durán, estaban esparcida como todos los días en la humilde vivienda donde residía con su padre desde hace dos meses, ubicada en el barrio San Ignacio, sector Los Andes, municipio Santa Rita.

Allí, trataría de borrar los maltratos que recibió durante años en la casa de su madre, donde las peleas con su hermana de 17 años eran constantes y la diferencia de cariño materno las distanció lo que creó una rivalidad.

La decisión mortal

Luego de pasar ese día ameno se dispuso a platicar con su padre Heberto Osorio Peña (46), sin saber que su mente aturdida por los maltratos la arrastrarían a quitarse la vida y borrar los amargos recuerdos que rondaban en su inocente mente.

No habían transcurrido 20 minutos de haber terminado la plática, y de cenar junto a su padre, cuando decidió entrar al baño.

Su padre, quien se dispuso a descansar en un chinchorro, debajo de un bohío, escuchó los pasos de su hija y la vio ingresar al baño, sin imaginar que sería la última vez que pisaría el suelo del terruño paternal.

Una dantesca explosión alarmó a Heberto, quien de inmediato corrió a ver qué ocurría: «No me dejes morir, ayúdame, sácame de aquí que me estoy quemando», eran las desesperadas palabras de auxilio que expresaba; acción que no fue ejecutada rápidamente, pues la puerta del baño fue trancada por la adolescente.

De inmediato vecinos del sector y familiares tumbaron la puerta para sacar a la joven.

Escena impactante

Ante la escalofriante escena, Heberto quedó inmóvil sin poder tocar a su hija. La impresión se apoderó de él.

La madrina de la menor, identificada como Yulimar Inciarte, cargó el cuerpo carbonizado y lo trasladó en un vehículo de un vecino al Hospital Dr. Castillo Reverol, donde le brindaron los primeros auxilios.

Ayuda médica

Posteriormente fue trasladada al Hospital Coromoto de Maracaibo, donde estuvo más de 20 horas batallando para salvar su vida, pero no pudo superar el 98% de quemaduras que sufrió en su piel. El viernes a las 6:00 de la tarde, su corazón se detuvo, la adolescente murió de un paro respiratorio.

Osorio acudió a la morgue forense de LUZ, donde esperaba la entrega del cuerpo de su pequeña niña. Allí, ahogado en llanto, manifestó que su hija estaba falta de cariño. «No pude cumplir los sueños de mi pequeña. Teníamos muchos planes. Iríamos a viajar a Mérida como regalo de cumpleaños el próximo 29 de agosto, ahora que voy a hacer», recordaba entre el llanto.

Últimas palabras

«Padre e hija hasta el fin del mundo… Papi te amo, nunca nos separaremos», fueron las últimas palabras que quedaron grabadas en la memoria del dolido padre, quien ahora se queda sin la segunda de sus tres hijos.

Comente