La falta de aires acondicionados afecta a sus usuarios

Pacientes del CDI de Santa Rosalía sudan más que un «cocío»

CIMG0073
16 de octubre, 2017 - 10:29 am
Herwin Godoy / [email protected]

Vecinos de la zona piden a las autoridades mayor patrullaje

Foto: Ana Paola Lizardo

Maracaibo — Son las siete de la mañana de lunes a viernes y comienza  el día para los pacientes del CDI Santa Rosalía, ubicado en el centro de Maracaibo, al final de la avenida Ricaurte con avenida 61, diagonal a Fe y Alegría Radio, donde  una centena de marabinos hacen cola, por decisión propia, para ser los primeros que atiendan en los servicios de oftalmología, optometría, ecografía, RX, bioanálisis, odontología, consulta general, terapias respiratorias y terapias de rehabilitación.

Poco antes de las 8:00 a.m., hora que comienza la atención en las especialidades, los médicos salen a buscar a los pacientes para comenzar lo que será una jornada bastante calurosa y no precisamente por el clima marabino, ni tampoco como una analogía del buen trato que dan los médicos y enfermeros cubanos a sus pacientes, que efectivamente es así, pues siempre atienden a todos con una sonrisa, a pesar de no haber pasado una noche reconfortante por el mismo calor, sino por la falta de aire acondicionado que hay en uno de los CDI más importantes del occidente del país.

Aires dañados

Y  es que de los 24 aires acondicionados que están instalados en la infraestructura del CDI de Santa Rosalía, no funcionan desde hace más de un año, solo 4 están trabajando a media máquina, afortunadamente uno de ellos en el gimnasio de terapias físicas, aunque no corre la misma suerte la sala de termoterapias, magnetoterapia, o la de hospitalización, donde cinco pacientes reciben su tratamiento cubierto en su totalidad por el CDI de manos de los colaboradores cubanos, en medio del viento producido por los ventiladores que deben llevar tras su ingreso.

Abanicos de mano, carpetas, sobres manila, placas de radiografías y hasta las mismas manos sirven para generar un poco de fresco que mengüe el calor que, cercano el mediodía, puede resultar sofocante sobre todo para los pacientes mayores.

Robos vs colaboración

El CDI ha sido víctima del hampa en múltiples oportunidades, al parecer la comunidad que lo rodea se ha encargado de castigarlo, bien sea con su silencio o con su participación en los hurtos de máquinas y de aparatos de aires acondicionados, son los mismos pacientes recurrentes quienes  con los colaboradores cubanos han logrado aumentar la seguridad con protecciones en la infraestructura o  reponiendo con colectas insumos para tratamientos colectivos como terapias.

Pacientes como Doña Emilia Casanova (65) piden al gobierno regional y nacional que volteen su mirada hacia este centro asistencial y brinden mayor seguridad y arreglen los aires acondicionados que tanto necesitan.

«Aquí nos tratan muy bien, pero el calor es insoportable, necesitamos que ayuden con los aires acondicionados», dijo Paulino Arrieta, «es hora de que den seguridad a este espacio», agregó.

Palabras clave
, ,

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente