Encendió un palo y lo dejó caer en el sumidero de un pozo séptico

Niño de 7 años murió devorado por las llamas

14aa
14 de marzo, 2017 - 12:15 pm
Wilson Alvarado [email protected]

Los gases acumulados provocaron la explosión que alcanzó el 60% del cuerpecito de la criatura

Foto: Rafael Rivas

Maracaibo — Su última jugada. Un pequeño de tan solo 7 años de edad, a quien se le resguarda su identidad, murió devorado por las llamas que brotaron del sumidero de un pozo séptico que se encontraba en el patio de su casa, ubicada en el barrio El Gaitero, parroquia Luis Hurtado Higuera, al este de la ciudad.

El hecho

El menor se encontraba jugando el sábado pasado  a las 2:00 de la tarde en el patio de la referida vivienda, sin imaginarse que conseguiría la muerte. En medio de la tarde amena que disfrutaba, decidió encender con un fósforo un palo y corretear por el patio.

Entre su inocencia dejó caer el palo encendido por el sumidero de un pozo séptico, lo que ocasionó la explosión de la tanquilla de manera instantánea.

El estruendo alarmó a un primo de la víctima, quien era el encargado de cuidar al menor —debido a que su madre se encontraba trabajando— y a los habitantes de la calle 123 con avenida 69, quienes despavoridos corrieron y poblaron el inmueble.

Desespero

Ante la dantesca escena cargaron a la criatura y la trasladaron al Centro de Diagnóstico Integral (CDI) de la comunidad, donde le brindaron los primeros auxilios. Posteriormente fue remitido al Hospital Coromoto, donde los galenos de turno lograron estabilizarlo.

Un tío del infortunado, a quien las lágrimas le impidió identificarse, narró entre llanto y dolor que los médico realizaron todo lo posible por salvar a la criatura, pero las heridas de tercer grado que consumieron el 60% de su cuerpecito, le ganó la batalla que el inocente hizo por su vida, durante las horas de sufrimiento.

El infante no resistió las quemaduras y desafortunadamente falleció el domingo en horas de la mañana.

Los deudos consternados por la pérdida indicaron desconocer de dónde sacó  el pequeño el fósforo para lograr encender el palo.

Por otro lado, la familia desmintió la versión policial, la cual indicó que el niño murió al estallar una pipa con gasolina que los familiares de la criatura tenían en el patio.

Los parientes resaltaron que la muerte fue corroborada, ayer, por funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC), quienes acudieron a la casa, donde se quemó el niño y realizaron las experticias correspondientes.

Según los informantes, los investigadores certificaron la causa de la muerte como un accidente, ocasionado por la explosión del sumidero, el cual presumen estaba colapsado por gases tóxicos.

El infante fue trasladado a la morgue de LUZ para la necropsia reglamentaria. Parientes informaron que el cuerpecito será trasladado al pueblo de Sabana Mendoza, estado Trujillo, su pueblo natal, donde será recibido por su padre.

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente